MARCOS PAZ (1811 - 1868)

Para comprender la vida pública de algunas provincias, después de la reorganización, convendrá tener presente que en cada ciudad de importancia con Cabildo, existían familias de figuración social y política y a veces con caudales, las que aspiraban que sus hijos se cultivaran intelectualmente.

De esas familias salían los representantes de su tierra y gobernantes de la Nación, como el caso del doctor Marcos Paz, abogado y militar, que inicialmente ocupó cargos públicos en su ciudad natal; gobernó su provincia desempeñando una senaduría en el Congreso de Paraná. Completó la fórmula presidencial de Mitre y ejerció la primera magistratura durante el tiempo que su compañero de fórmula desempeñara la jefatura de los Ejércitos aliados, aunque se manifestó contrario a que el jefe de Estado abandonara el gobierno para dirigir la guerra: "Usted - le escribió a Mitre - fue elegido canónicamente por el pueblo argentino para gobernar y no para mandar un ejército".

Nacido en Tucumán en 1811, educóse en los niveles secundarios y terciarios en la ciudad de Buenos Aires. Ni bien obtenido el título de jurista, el gobernador comprovinciano lo designaría secretario de sus funciones confiriéndole a su vez grados militares, que le servirían para prestar servicios de inmediato (1837) en el Ejército confederado a las órdenes del general Alejandro Heredia contra el dictador de Bolivia.

Se instaló en Buenos Aires en 1838 y casóse con una rica estanciera, Micaela Cascallares.Hizo una carrera militar modesta como edecán del general Pacheco prestando servicios ocasionales a la causa federal, más después de Caseros se incorporaría a las filas del Gral. Urquiza.

Ocupó la gobernación tucumana desde 1858 a 1860, demostrando un feroz criterio en el manejo de las cuentas públicas, levantó un empréstito voluntario para atender inversiones urgentes en bien de la comunidad, terminó obras públicas inconclusas, reestructuró organismos oficiales tales como la fundación de la Biblioteca Pública, la Sociedad de Beneficencia, y la remodelación de la Pirámide erigida en homenaje a Belgrano en 1858 más el levantamiento de un censo de población en la capital y provincia de Tucumán.

Nada le resultaría ajeno a su obra de gobierno a tal punto que al fallecimiento del Dr. Eusebio Colombres, promotor de la industria azucarera, en nombre del pueblo de Tucumán le rendiría honores militares de acuerdo a su dignidad.

Al entregar el bastón de mando gubernamental al Dr. Zabalía la Legislatura expresaría su reconocimiento:

"El gobernador Marcos Paz supo reunir dos cosas en el ejercicio de su cargo: la justicia y la fuerza, la energía en la moderación, la generosidad para con todos y el desinterés para sí sólo" reconocimiento que ratifica Yaben en su obra "Biografías argentinas y sudamericanas".

De junio a diciembre de 1861 como ocurre en los vaivenes de la política el presidente Derqui lo habría encarcelado y puesto en libertad después de la batalla de Pavón, encargándole el general Bartolomé Mitre la misión de aglutinar los discensos políticos del Norte mientras él se aliaba con el Brasil para mantener el predominio de Buenos Aires sobre las demás provincias argentinas.

Al ocupar la vicepresidencia el año 67 fue fatídico: guerra por todas partes, la civil en las provincias, pues el país enfrentaba momentos difíciles agravados por las revoluciones intestinas y la subsistencia de las montoneras, más la aparición del cólera que azotó Buenos Aires haciendo que la mitad de la población abandonara la ciudad.

Debió Marcos Paz ejercer la primera magistratura cuando su compañero de fórmula desmpeñaría la jefatura de loos Ejércitos Aliados durante la Guerra del Paraguay, aunque se manifestó contrario a que el jefe de estado abandonara el gobierno para dirigir la guerra. "Usted - le escribió a Mitre - fue elegido canónicamente por el pueblo argentino para gobernar y no para mandar un ejército."

Sin embargo su gestión gubernamental tuvo como objetivo casi exclusivo proveer a los ejércitos que llevaban adelante la guerra.

Simultáneamente se vio obligado a enfrentar varias rebeliones federales que estallaron en el interior , de las cuales la más peligrosa fue la iniciada a fines de 1866 con la "Revolución de los Colorados" en Mendoza, que rápidamente se extendió por todo Cuyo y La Rioja.El propio Mitre tuvo que regresar del frente para dirigir la represión., que terminó siendo sorprendentemente corta al ser vencidas las fuerzas federales casi en el mismo día.

Para empeorar las cosas, los soldados que volvían de la contienda con el Paraguay traían una epidemia de cólera, que causó miles de víctimas.

El último día del año 1867 escribe Elizalde: "El cólera sigue haciendo estragos no sólo aquí sino en los pueblos de la campaña y en el interior. El Dr. Paz ha sido atacado fuertemente en San José de Flores", donde fallecería como víctima del flagelo el 2 de enero de 1868."

El 14 de enero de 1868 las banderas del campamento argentino en el Paraguay, con motivo de haber llegado la noticia del fallecimiento del vicepresidente Marcos Paz, estaban a media asta y durante todo el día se disparaba cada hora un cañonazo sin bala, que era respondido por otro en el campamento brasileño.

 

 

Bibliografía:

Best Félix: "Compendio de las campañas militares más importantes realizadas desde 1810 hasta nuestros días" Tomo III. Buenos Aires.1934.

González Arrili Bernardo: "Mitre". Edit. Kapelusz. Buenos Aires. 1947.

 

Marcos Paz. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 3100 hasta 7499 a la altura de Bv. Avellaneda1100; provincias Unidas 900.

Carece de designación oficial.

Recuerda al Dr. Marcos Paz, (1811 - 1868), abogado, militar y vicepresidentede de la Nación.

 

 

Relato histórico de la relación del Dr. Marcos Paz con nuestra ciudad:

El historiador Wladimir C. Mikielievich en la "Colección Crítica y Ensayo. Memorias de Rosario". Editorial Módulo de Rosario. 1986. Pág 11. explica:

"La mayor parte de la superficie de la actual plaza San Martín de nuestra ciudad, emplazada entre las calles Moreno, Córdoba, Dorrego y San Lorenzo fue donada por el Dr. Marcos Paz con destino de "plaza de las carretas". Era un lugar de concentración de arrias de mulas y caravanas de carretas que no ingresaban directamente a la zona portuaria, llegaban por centenares después de recorrer largos y polvorientos caminos, bajo calcinantes soles o azotantes vientos invernales.

Una vez arribados, los carreteros ajustándose el chiripá volaban hacia el centro con el objeto de convertir los doce pesos ganados con el sudor de su frente durante los tres meses de la travesía, en relucientes botas lustrosas, "Agua florida"( perfume penetrante traído de la América del Sur)Norte) y el infaltable vestido largo para su china, más sendos pañuelos de seda lisa.

Primeramente el predio que fuera del Dr. Marcos Paz aparte de plaza de carretas era un mercado de frutos, donde las transacciones se operaban verbalmente, donde valía más la palabra empeñada que los papeles y donde se ofertaban harina, tabaco, quesos, azúcar, vino, tabaco, pelones de Tucumán, cueros curtidos de Córdoba y otras cargas que en gran parte iban al puerto".

Aparte intervino con éxito en cuestiones económicas , en la planificación del ferrocarril de Rosario a Córdoba, y desde nuestra ciudad, en la leyes del patronato de la Iglesia y las leyes electorales.