MAMBORETÁ

Las reinas de la pampa son las gramíneas que conforman un manto verde, amarillo u ocre, según las estaciones o después de las cosechas.


En las áreas que pastan los animales,  los pastos se adaptan tanto a ellos que les son familiares, llegando a morir las pasturas cuando caen heladas en invierno.


En esta zona pampeana, los pastos son abundantes durante el clima es templado, entremezclándose  entre ellos, horneros,   gorriones y otras especies de pájaros, perdices y hasta ratones en los sembrados.


También abundan hormigas, mariposas, avispas y mamboretás.


“Mamboretá” llamaban los indígenas a la “mantis religiosa”, equivocadamente denominada así por la posición  que asume durante el acecho con  las patas delanteras levantadas y plegadas semejando una actitud de oración.


Pertenece al orden de los insectos mantoideos o mantis de 40mmm. De longitud con una cabeza triangular y patas dotadas de gran movilidad, protóraxs muy alargadas y patas delanteras raptoras.


Vive camuflada entre la hierba o las gramíneas gracias a su coloracuón, a la espera de langostas u otras presas a capturar en forma fulminante con sus patas prensiles.


Se ha hablado mucho de la presunta agresividad de las mantis y de la costumbre que tiene la hembra de devorar al macho durante el apareamiento.


Según el entomólogo Roeder, esto depende de la incapacidad de la hembra en reconocer al macho, que confunde con una presa cualquiera cuando ésta no es capaz  de aferrarse en forma correcta durante la primera parte del apareamiento.


Por otra parte aunque la hembra devore la cabeza  durante la unión, esto no altera los buenos resultados porque  los movimientos realizados durante la copulación están bajo el control del último ganglio abdominal e incluso son estimuladas porla supresión del ganglio subesofágico.

 

Se parece mucho a la variedad europea denominada “caballito del diablo".

 

Bibliografía:

Sapiens. Enciclopedia Ilustrada de la Lengua Castellana.Ed. Sopena Argentina.Tomo III.

 

Mamboretá. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 900 hasta 999,  entre las calles José Ingenieros y la

República 6900.

Se le  impuso ese nombre por  D. 4676 del 16 de setiembre de 1977.

Recuerda al nombre indígena dado a una especie de insectos ortópteros que se posa casi verticalmente, mirando fijamente a otros insectos para una capturamortal, entre sus patas delanteras prensiles.

Evaristo Carriego, al igual que los naturales, le llamó equívocamente  en uno de sus poemas, “Santo”.