MACHADO DONCEL JUVENAL (1892 – 1951)

Los grandes hombres no son fruto de la casualidad o de una misteriosa predestinación. Son un producto histórico en cuya plasmación gravitan los ideales de vida del medio social, las nociones morales básicas inculcadas por la familia y manifestadas por el ejemplo de sus padres y el desarrollo intelectual estimulado por la escuela en sus distintos niveles. Eso aconteció con Juvenal Machado Doncel.

En 1888 el empresario Juan Canals presentó al Gobierno provincial la propuesta para construir el Palacio de Justicia. El empresario se comprometió  a construir el edificio a sus expensas y con la renta de las oficinas durante 30 años recuperar su inversión.


El edificio se emplazó en un terreno donado por la Municipalidad que antiguamente formaba parte de la Plaza de Carretas y una fracción propiedad del propio Canals. La densidad edilicia de la zona era muy baja, la ciudad llegaba hasta calle Italia.


En 1892 fue  habilitado el edificio sede de los Tribunales Provinciales de Rosario, dando cabida también a las sedes del Colegio de Abogados y Colegio de Escribanos, en los primeros meses de 1892, estando todavía en obra. Los trabajos de terminación se prolongaron por varios años. Por las crónicas de la época se sabe que lo primero se concluyeron fueron las fachadas.


Año en que nació Juvenal Machado Doncel el 10 de noviembre de 1892.


En cuanto a  nuestro doctor en leyes hizo estudios primarios y secundarios en Rosario, debiendo  concurrir a la Universidad Nacional del Litoral de  la ciudad de Santa Fe, porque en nuestra ciudad no existía tal facultad para estudiar Derecho.


Ya profesional colaboró con diarios y revistas y simultáneamente en Buenos Aires, también fue asesor letrado de la Municipalidad, ejerciendo también  años como profesor universitario donde cultivó las letras y la historia.


Estudioso infatigable, hizo un gran aporte a la cultura jurídica  argentina. Su gran pasión fue la docencia, a la que llegó desde la ciencia de las leyes, que conoció e incrementó  de manera constante.

Entendía que la cátedra impone deberes especiales y que para ser digno de ella el profesor debe acreditar capacidad y vocación probadas, sino también  ser ejemplo de dignidad por su conducta en su vida pública y privada.

Fue eximia su obra: Los derechos y garantías individuales en la Constitución Argentina, 1938.

Juvenal fue un hombre  al que nada  de cuanto tuviera que ver  con el saber, la transmisión  del conocimiento y la defensa de la libertad le fuera indiferente. Tanto, que resultó uno de las decenas de profesores universitarios que el 15 de octubre de 1943 dieron a conocer el “famoso manifiesto por la democracia efectiva y solidaridad americana”. Documento  a cuyos firmantes  les costó sus cátedras.


Pensamiento que tradujo en sus obras:”Libertad de prensa” y ”El poder de policía”  entre otras.


Murió el 22 de mayo de 1951.

 

Bibliografía:

Mikielievich Wladimir C: Diccionario de Rosario (Obra inédita). Rosario,1994.

 

Machado juvenal. Pasaje. Topografía:

Corre de E. a O. a la altura de Magallanes –Rouillón 1400.

Carece de designación oficial.

Recuerda a Juvenal Machado (1892 -1951) jurisconsulto, magistrado y profesor universitario.