LOS BAÑOS

El esfuerzo y el sacrificio como  inmigrante Don Manuel Arijón, lo posesionó  de un capital propicio para emprendimientos de gran envergadura como sería  la compra de   terrenos próximos al arroyo Saladillo que se dividía en dos brazos  que   se unían frente al sitio -  donde se instalaría mucho tiempo después el  frigorífico Swift.-


Construyó  sobre el brazo norte y su unión con la hoy avenida Nuestra Señora del Rosario, una instalación balnearia propia  e inmediatamente ante la solicitud de varias familias levantó "baños públicos" consistentes en piezas (en lenguaje actual llamamos vestuarios)  y piletas.


En el mes de septiembre de 1886, sumaban  un total de  cuarenta y seis baños,  con el propósito que concurrieran en la temporada estival, elevado número de bañistas.


Considerando que esas aguas eran curativas por contener sales e yodo, hizo crecer la concurrencia y al año siguiente, ampliaría la pista para baños de natación con 17 nuevos ambientes, más un tambo, una casa que sería su residencia, y cinco años después un restaurante llamado “Los Baños”.


 Al balneario o Baños del Saladillo se podía arribar con un vaporcito llamado "La Abeja" que partía de la rada 34 Bajada Grande (hoy Sargento Cabral) ubicada en el centro hasta el mencionado muelle.


El transporte  hacia el Saladillo (hoy barrio Roque Sáenz Peña) se hacía también  en galera, vehículo que partía todas las mañanas a las seis, desde el almacén del Pobre Diablo situado frente al Mercado Sud (hoy Plaza Montenegro.) o bien tomando en el “Tramway N°8.


Arijón para facilitar la concurrencia hacía correr carruajes tirados a caballos, desde el balneario hasta los mataderos, ubicados en la actual avenida Abanderado Grandoli y calle Saavedra, punto donde terminaba la línea de Tramways “Ciudad de Rosario” y transbordaban los pasajeros.

Dos años después Arijón, 1888, estableció su propia línea de tranways igualmente vehículos arrastrados por caballos y en otras ocasiones por una línea más pequeña que recorría desde la plaza López a Puerto Plaza, en la desembocadura del arroyo. Los coches tomaban San Martín siguiendo un trayecto a lo que hoy es avenida Arijón.

En las calles sin pavimento el camino se mantenía en el mejor estado posible por cuadrillas de peones camineros, contratados por el empresario.

Asevera el historiador Mikielievich en “Memorias de Rosario, Colección Crítica y Ensayo”. Tomo I, febrero 1986, Editorial Módulo de nuestra ciudad: “era necesario conservar el mejor estado del terreno formado por una capa de tierra vegetal sobre un subsuelo impermeable donde se acumulaba agua en el intervalo de dos lluvias”.

Agrega información: “En épocas estivales nubes de mosquitos como brigadas suicidas, atacaban a los viajeros y a partir de 1924 con la instalación del frigorífico Swift, la atmósfera se inundaba de un penetrante olor a cocido de carnes y huesos lo que provocó  la merma en la presencia de bañistas.

Con el correr de los años e instalada bromatología en Rosario, se verificó que las aguas no eran sanitariamente tratadas, y que las mismas eran agentes de contaminación, clausurando definitivamente los baños en 1965, el predio y las instalaciones que desde hacía varias décadas pertenecían a la Municipalidad.

 

Bibliografía:

La establecida en el texto.

 

Los baños. Pasaje. Topografía:

Corre de Este a Oeste en la manzana limitada por  Avenida Ntra. Sra. del Rosario, Av. Argentina y arroyo Saladillo, en el barrio Sáenz Peña.

Carece de designación oficial

Recuerda a los baños del saladillo que fundara Don Manuel Arijón en 1886.

LOS BAÑOS DELSALADILLO; CUYA POPULARIDAD LOS HIZO INGRESAR EN LA HISTORIA MENUDA DE ROSARIO.
EL Saladillo, ofrecía posibilidades con mayor comodidad que las islas del río, que se hacía primero en Tramways primero y en tranvías eléctricos después de 1906.
Señala Mikielievich: “que los traslados se llevaban a cabo en los finales del siglo XIX y cuando los tramways no habían extendido sus líneas hasta extramuros, se hacían en galeras que partían desde las puertas del Almacén del Pobre Diablo, frente al entonces Mercado Sud.
En 1891 Arijón agregó al complejo el Restaurant  Los Baños, que pasó a ser la posibilidad adicional para la vida social de las familias adineradas, que ya empezaban a construir sus mansiones  en el nuevo barrio.