LÓPEZ BUCHARDO CARLOS (1881 – 1941)

Asienta Abraham Jurafsky, digno discípulo del maestro López Buchardo:”Fue su vida un poema de amor y de ternura, tan sincero que su música sólo puede expresarlo bien. Sólo ella puede hablarnos de lo que fue su espíritu, y en verdad no se sabe si sólo existió para cantar o sólo cantó para poder existir...”

Nació  en Buenos Aires el 12 de octubre de 1881 en el seno de  una familia numerosa,  fue el tercero entre doce hermanos.

Desde pequeño sintió atracción por la música y doña Filomena Buchardo su madre, destacada pianista, alentó con fervor la vocación y el talento del niño, mandándolo a tocar piano a lo del  profesor francés Alphonse Thibaud, a su vez discípulo de Saint – Saëns  del Conservatorio de París. Sería ella el  artífice de su  formación musical y logros profesionales.

Muy adolescente compuso   música religiosa, y para  ello asistió  a clases de armonía, contrapunto y composición con el maestro Luis Fiorino.

Los primeros resultados fueron piezas para canto y piano, ya no sacras sino sobre versos de Paul Bourget publicadas como Opus I por la Editorial Breyer Hnos.

López Buchardo en su afán de perfección continuaría  estudiando viola, violín y violoncelo  con el propósito de ejecutar sus  principales obras escritas, en  la agrupación instrumental de cámara de los hermanos, Héctor, Juan Cecilio y Próspero Belllucci.

Al fallecer su madre hizo su primer viaje a Europa en 1909, radicándose en París unos cuantos años con el objetivo de estudiar con Alberto Roussel  en la Scolla Cantorum, donde se vincularía con  los artistas argentinos José André y Celestino Piaggio y el empresario Walter Mocchi, quien le facilitaría contacto con Illica, famoso libretista de compositores de éxito.

En 1913  al regresar a Buenos Aires, el director del Colón, Miguel Cané, (hijo) le ofreció estrenar su famosa ópera italianizante “El sueño del alma”.

Descubierto por el público fue valorizado por un empresario que le encargó composiciones para  obras teatrales, entre las que se estrenaron con éxito en los teatros Argentino y Rivadavia serían, piezas sinfónicas como “Escenas argentinas” en 1918,  y comedias musicales como  “Madam Lynch”. Y  “La perichona”.

Por entonces aceptó la presidencia  de la Asociación Wagneriana de Buenos Aires, función que desempeñaría durante 32 años, integrando  simultáneamente la Comisión Administradora del Colón, más la Dirección y fundación de la Escuela Superior de Bellas Artes de La Plata.
     López Buchardo, fue un polifacético músico de un espectro tan amplio que llegó a incorporar a la música culta, elementos de raigambre popular, mereciendo nombrar entre sus obras: “Canción del carretero” y “Vidala”.

En la década del 30, junto a su esposa la soprano Brígida Díaz abordó  una reflexiva acción interpretativa que no abandonó hasta el final de sus días, llegando  a representar  Tristán e Isolda de Ricardo Wagner, bajo la dirección de Arturo Toscanini.

Pese a ostentar talento, sabiduría y una lucidez envidiable en  sus últimos años no compuso más, hasta que en el amanecer del 21 de abril de 1948 silenciosamente su vida se apagó rodeado de sus afectos más caros.

 

Bibliografía:
Jurajsky Abraham: “Carlos López Buchardo”. Ediciones Culturales Argentinas, 1966.

López Buchardo. Calle. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de Baigorria 2500. Barrio 1° de Mayo (Ex - Parquefield).
Se le impuso ese nombre por D. 4.672 del 16  de septiembre de 1977.
Recuerda al polifacético músico Carlos López Buchardo (1881 – 1948).