LONDRES

Antigua y moderna, cosmopolita y señorial; la capital del Reino Unido muestra sus miles de caras sin dejar de ser única y personal.

La ciudad tendría que entender que no es única que aparte de ella existen muchas otras ciudades en el mundo que poseen lo suyo y que son atractivas.

Incluso habría que explicarle que no es necesario tener todo y de manera opulenta. Pero no, Londres parece que no lo sabe y, si lo sabe, se hace que lo ignora. Y así, con ese ignorar va construyendo todo un universo dentro de sí misma para mostrarse verdaderamente como única e irrepetible.

Indiscutida capital del Reino Unido (como dije) desde la conquista normanda de 1066, alberga algo más de siete millones de personas en 1580 kilómetros cuadrados..

Desde su clásico edificio del Parlamento, a orillas del Támesis, gobierna a los sesenta millones de habitantes de los cuatro países que componen la Gran Bretaña: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

Hacia el norte del Támesis, más allá del London Bridge (puente de Londres) empieza a vibrar la City, distrito financiero y gran centro de la ciudad, es hiperactiva, ocupa la zona que alguna vez usó el Imperio Romano cuando fue dueño de esas tierras.

Hoy, 20 siglos después, el panorama se conjuga con edificios modernos repletos de oficinas y construcciones de esbeltas columnas con vestíbulos de mármol que recuerdan la exquisitez victoriana.

Londres es la ciudad de los jardines. Basta mirar un plano para sorprenderse que entre el enrejado de calles y avenidas se aprecian grandes manchas verdes que corresponden a Hyde Park, Green Park, St. James, entre otros tantas.

Los servicios religiosos cuya solemnidad culmina en los días festivos son sumamente interesantes, y el culto más rico es sin duda el oficial: el anglicano, y los templos más deslumbrantes son la catedral de San Pablo y la Abadía de Westminster; pero el culto católico es excelentemente cuidado, pues cerca de la Abadía se halla la Catedral católica de Westminster, donde se puede oír el más puro canto gregoriano.

Un fenómeno natural que caracteriza a Londres es la niebla, tan aparatosa a veces y en su modo de cubrir la ciudad, que en escasos kilómetros de un área nos encontramos en plena oscuridad debiéndose encender los faroles.

Otro hecho pintoresco que nos aproxima a esa ciudad es considerar como imperdible el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham.


Bibliografia
Diario Clarín 14 de abril de 1996.
Diario La Nación 21 de febrero de 1999

Londres. Calle. Topografía:
Corre en línea quebrada al oeste de la Avenida Ovidio Lagos, desde la calle Latzina a la de Hopkins.
Carece de designación oficial.
Recuerda a la ciudad capital de Gran Bretaña.

Londres y nuestra ciudad

Ahora me referiré al conflicto de Rosario con el Banco de Londres, que se produjo en 1876, el que se transformaría en un verdadero encono con la Gran Bretaña misma.
Nos clarifican tal situación financiera, Nicolás Baclini y Alberto Campazas en su obra “Crónicas Históricas de la ciudad de Rosario”; páginas 37, 38, 39 y 40, bajo el título: “Se prohíbe al Banco Inglés la emisión de dinero”.
Según Charles Jones en “Britich Financial Institutions en Argentine 1860 – 1914”, tesis de la Universidad de Cambrige, aseveró: “La política establecida por la casa matriz en Londres consistía en operar estrictamente como banca comercial, tomando como garantía de sus créditos sólo valores de gran liquidez, siendo sus préstamos a corto plazo…”.
Y Gallo en “Agricultura y Colonización” agrega: “Al producirse la quiebra de algunos tomadores de crédito, el Banco de Londres encontró en propiedad importantes extensiones de tierra; señalando las de Mariano Cabal, quien anteriormente había sido fundador del Banco Comercial de Rosario, cuyas
grandes zonas de tierra cultivable, pasaron a manos de su acreedor, el Banco Londres y Río de la Plata en 1870.
Idéntica situación le sucedió a otros terratenientes en dificultades, como J. C. Godeken, Eugenio Terrason; Schffnifer, fundador del actual teatro El Círculo, Juan Canals, quien había sido el constructor de los Tribunales, (estructura donde actualmente funciona la Facultad de Derecho ubicada sobre calle Moreno entre Córdoba y Santa fe, frente a plaza San Martín).
El gobernador don Servando Bayo en un acto ejemplar en defensa de nuestra soberanía emitió un decreto el 19 de mayo de 1876: “Cesa desde el día de la fecha, la autorización concedida a la Sociedad anónima Banco de Londres y Río de la Plata para su establecimiento en la provincia de Santa Fe.”
Ese mismo gobierno ordenó después la liquidación del banco londinense y el secuestro de sus valores que ascendían a 18.000 libras esterlinas.
Financieramente el Banco aceptó la derrota pero salvó la crisis con grandes extensiones de tierra santafesina.

Bibliografía:
La establecida en el texto.