LINNEO, CARLOS (1707 – 1778)

La botánica (del griego “botané: hierba) es la ciencia que estudia las plantas. Es muy antigua: sin duda tanto como el hombre.

Desde sus orígenes, Linneo se interesó por la gran familia vegetal que lo rodeaba.

Trató de reconocer las  más diversas especies de plantas distinguiendo las silvestres de las cultivadas, las comestibles de las venenosas, las útiles y las intrascendentes.

En consecuencia llegó a descubrir que en las semillas de trigo, de arroz de la cebada y los guisantes se hallaban sustancias con las cuales podía alimentarse y algunas muy aceptables al paladar.

Así el hombre desde los tiempos más remotos comenzó a cultivar la tierra y poco después aprovechó sus frutos.

La exigencia de una clasificación minuciosa sobre las bases de nociones y análisis estrictamente científicos surgió en los tiempos modernos.

Los chinos fueron los primeros en dar a luz textos de botánica, 4000 años a. C. que serían auténticos tratados sobre las propiedades curativas de hierbas, arbustos y árboles.

En esos libros se pueden leer hoy afirmaciones que nos sorprenden por su precisión científica; siendo continuadores de dichos tópicos, los hebreos  en cuyas obras están consignadas cerca de setenta especies.

Otro pueblo de la Edad Antigua que se abocó al estudio de la botánica fue Grecia, siendo sus científicos: Empédocles,  quien sería en descubrir la función de la raíz; Aristóteles: comprendió que el fruto tiene la función de reproducción de la especie; y Teofrasto (372 – 287 a. C.) que dejó dos producciones valiosísimas “La historia de las plantas” y “Las causas de las plantas”.

En el medioevo en Salerno, doctos especialistas escribieron tratados sobre las hierbas medicinales preventivas y curativas de enfermedades.

Durante el Renacimiento (siglo XVI – XVII), la botánica hizo notables adelantos porque aparecieron los primeros tratados impresos, siendo el más famosos el compuesto en Roma en 1470 cuando Juan de Lignamine, tituló a su obra “Ervario di Apulelio Platónico para Mario Agripa” que contenía la descripción e ilustración de 130 especies vegetales.

En el siglo XVIII el naturalista sueco Carlos Von Linné estableció una detallada catalogación publicando una extensa obra “Sistemas de la naturaleza”, estableciendo en ella un método de clasificación sexual de los vegetales, los animales y sus afinidades naturales.
Fue el primero que caracterizó de manera cuidadosamente metódica las especies, géneros, órdenes y clases, dando forma enteramente nueva ala botánica descriptiva.

Su fama lo llevó a la Universidad de Upsala, Suecia, adonde concurría un alumnado muy nutrido para interiorizarse de sus investigaciones fitógrafas.

 

Bibliografía:
Universitas, Enciclopedia Cultural, Salvat Editores S.A. Barcelona, 1958. Tomo I, pág. 53; Tomo II, pág. 57; Tomo XI, pág. 200.

Linneo. Pasaje. Topografía:
Corre de E a O en la manzana rodeada por las calles Pasco, Perú, Ituzaigó y la Avenida Provincias Unidas.
Se le impuso ese nombre por D. 21705 del año 1958, recuerda al naturalista sueco Carlos Linneo (1707 – 1778), creador del sistema científico en el estudio de la Historia Natural.