LIBERMAN RAQUEL (1900-1935)

TRAZOS DE UNA MUJER VALIENTE


La historia de Raquel Liberman, una prostituta judía, que en 1929 se atrevió a denunciar a la organización de tratantes de blancas, conocidas como “Zwymigdal”, es recreada por Myrtha Schalon, en su novela “La polaca”.


Es la historia de una heroína trágica, una mujer de coraje que en un momento de su vida pateó el tablero y decidió enfrentarse con la red de delincuentes y rufianes, que incluía a la policía, la Dirección de migraciones, la de Sanidad, incluyendo a la justicia.


Ruchla Laja Liberman nació en Ucrania y fue víctima de la trata de personas.
Verdaderamente es un símbolo del padecimiento de tantas polacas, muchas veces niñas, que a principios del siglo eran traídas engañadas con promesas de matrimonio o casamientos fraguadas, y luego sometidas y esclavizadas en los burdeles.


En 1923, Raquel, desembarcó con sus 2 hijos en la Argentina, tras los pasos de su marido, quien había arribado un año y medio antes para instalarse en la ciudad de Tapalqué, provincia de Buenos Aires, donde ejercía el oficio de sastre.


A los tres meses de su arribo su esposo falleció y sus cuñados Helkeimoshe y Milbroth -ambos miembros de la Amigdal- la hicieron ingresar en un famoso burdel ubicado en Valentín Gómez 2888 en Buenos Aires. Allí permaneció durante unos cuatro años hasta juntar el dinero para comprar su libertad.
Sin embargo, otro mafioso fraguó matrimonio falso con rabino incluido más golpeándola, la regresó al prostíbulo.


En 1929, Raquel decidió radicar una denuncia que tomó un giro a su favor.


Sobre nuestra biografiada solo se supo que volvió a vivir con sus hijos, y que, en 1934, gestionó una visa para regresar a Polonia; retorno que nunca se concretó, debido a que falleció un año después a los 35 años.

 

Bibliografía:
Bernstein Gustavo en “Trazos de una mujer valiente”. Artículo del diario “La Capital”. 31 de agosto, 2003.


Liberman. Calle. Topografía:
Carece de designación oficial, al igual que su ubicación.
Recuerda a su ciclópea obra. En Argentina existe los “premios Raquel Liberman”, dedicados a los derechos humanos contra la violencia de género.

La estación Callao, de la red de subterráneos de la Capital Federal de Buenos Aires, lleva su nombre.