LARGUÍA JONÁS (1832 -1891)

Nacido en la localidad cordobesa de San Roque, Larguía realizó sus estudios en la ciudad capital de su provincia.


Posteriormente, recibió una beca del escritor Juan María Gutiérrez, lo que le permitió trasladarse a Roma para estudiar en la Insigne Pontificia Academia di San Luca.


Nuestro Congreso Nacional, ya instalado en Buenos Aires, a partir de 1862, se  reunía primeramente en la sede  de la legislatura  de la provincia de Buenos Aires.


Aún así se hacía necesario contar con un edificio propio donde se albergaran sus autoridades.


Tras regresar  Larguía a nuestra patria,  el presidente Bartolomé Mitre le encargó la construcción del Palacio Legislativo de Buenos Aires, para que el Congreso pudiera sesionar.

Realizó los planos del edificio que se ubicaría frente a la Plaza de Mayo, en la esquina de las calles Balcarce y Victoria (actualmente Hipólito Yrigoyen), donde antiguamente se encontraba el antiguo fuerte de la ciudad.


 El 12 de marzo de 1863, el ministro Guillermo Rawson aprobó y firmó los planos y el presupuesto para la iniciación de las obras.


El edificio, de tres arcos y con algunos detalles coloniales, fue inaugurado el 12 de mayo de 1864, con la presencia de Mitre y de todos sus ministros.

En 1865, Larguía presentó los planos para la construcción de la Parroquia San Pablo de Salto, los cuales fueron aprobados. El 23 de abril de ese mismo año se colocó la piedra fundamental del templo y comenzó la construcción de los cimientos.


Sin embargo, Larguía no se presentó en la localidad para dar inicio a la obra y fue reemplazado, a partir de 1867, por el arquitecto Scolpini, porque otro emprendimiento tenía en mente: “El agua de consumo en el Rosario a mediados del siglo XIX.”


José Amaro clarifica la situación; la obtención de un agua de consumo que reuniera algunas condiciones de potabilidad, fue un problema que afectó durante muchos años a la ciudad de Rosario. Sus habitantes, como los de otras del país, no poseían servicios de aguas corrientes, se surtían de este elemento en los numerosos posos y aljibes existentes en los domicilios particulares. Existieron tales pozos de baldes en las plazas 25 de Mayo y López y algunos en las cercanías del Bulevard Santafesino (en la actualidad Bulevard Oroño).


Otro pozo que existió fue en la calle Mendoza entre las de 1° de Mayo y Belgrano (actualmente calle Alem).


Por su parte, los aljibes dependían, para su efectividad de la frecuencia e intensidad de las lluvias, cuyas aguas almacenaban.


Es por esto que la población quedaba supeditada a la actividad de los aguadores, quienes la extraían directamente del rio y la repartían casa por casa.


Desde luego se pensó en lograr la solución de este problema, que tanto incidía sobre la salud púbica, mediante la implantación de las aguas corrientes.


El primer proponente para el establecimiento de este servicio fue Jonás Largía en 1865. Su exigencia de un privilegio de explotación exclusiva, por un largo plazo, la Municipalidad consideró excesivo provocando el rechazo de la propuesta. Le siguieron otras nuevas iniciativas.


Larguía es también autor de la residencia “La chinesca”, que fue construida para el Gobernador de Santa Fe, Mariano Cabal; en ella, incluso, llegó a funcionar la legislatura provincial.


Jonás Larguía falleció en 1891 en la ciudad de Santa Fe.

 

Bibliografía:
Biografías y Vidas. “Jonás Larguía” (en español). Diario Clarín. Año 2002. Pág.22
Cámara de Diputados de la Nación Argentina. “El Congreso Nacional de la calle Victoria” (en español). Historia del Congreso Nacional. 

 

Larguía. Pasaje. Topografía:
Corre  de N. a S. entre las calles Alem y 1° de mayo, desde Ayolas a bulevard Seguí.
Carece de designación oficial.
Recuerda  al arquitecto, ingeniero Jonás Larguía ( 1832 -1891), que proyectó y construyó  el Congreso Nacional inaugurado en 1864.