LAPORTE LUIS BERNARDO (1789 – 1951)

El Ingeniero Luis Bernardo era hijo de Pierre Laporte y de doña Juana Luisa Menvielle, ambos franceses, quienes al llegar a la Argentina, se radicaron en Buenos Aires para ejercer actividades comerciales.


Nació el  niño el 7 de junio de 1789,realizando sus estudios primarios y  secundarios en el Colegio Nacional de esa ciudad primero y después  en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad de Capital Federal.


Sus condiscípulos escuchaban y respetaban sus juicios mientras sus profesores admiraban su capacidad de trabajo y realizaciones.


Tempranamente comenzó a trabajar mientras estudiaba, cumpliendo con la premisa “que nada se consigue sin esfuerzos.”


Poseía una inteligencia clara y rápida para solucionar problemas hasta alcanzar los objetivos que un día apuntó y logró cristalizarlos.


Al recibir  en su graduación de Ingeniero Civil, le entregaron una medalla de oro al mérito y simultáneamente fue designado Miembro del Congreso Científico Latino Americano de 1898, en Buenos Aires.


Desde su primer cargo, comenzó enalteciendo la función pública por se dedicación, honestidad e iniciativas.


En 1906 pasó a integrar la Comisión de Estudios del canal La Plata – Buenos Aires y ampliación del Puerto porteño y el de Bahía Blanca.


Vinculados sus padres a personalidades coterráneas, encargadas de la construcción del Puerto de Rosario se trasladaron  acá, a fin de ocuparse el padre de tareas afines a su profesión de las referidas obras.


Según refiere el historiador Juan Alvarez,” a propuesta del Diputado Nacional Luis Lamas se creó para Rosario, en el año 1906, la Escuela Industrial de la  Nación, ubicada en el viejo edificio de la calle 1° de Mayo 1059.


En 1909 se designó Director de la misma al Ingeniero Laporte, quien desempeñaba varias cátedras de asignaturas técnicas.”


Su actitud didáctica más el apoyo de la prensa le facilitó a la población, comprender   los beneficios de las carreras técnicas logrando que se cuadriplicara el alumnado de ese establecimiento.


Y antes de 1915 comenzó una lucha feroz por la creación de la Universidad de Rosario. Pensar que pasarían varias décadas para la realización de dicho emprendimiento, porque recién se instaló en 1968.


 Se dedicó también a la construcción de edificios privados y públicos, entre los que merecen ser destacados el Hospital Provincial de calle Alem 1450 y la iglesia anexa de la esquina de Alem y 9 de  Julio.


Acota Mikielievich:”El  ingeniero Laporte fue de aquellos hombres superiores que supieron comprender el sentido humano y filosófico de la vida e hizo de la suya un apostolado de la conducta y  la acción inspirado en los perdurables valores morales del hombre, porque el sublime ejemplo de las virtudes  humanas constituye la única herencia, el verdadero legado del espíritu que se transfiere intacto y sin mácula a la posteridad.”

 

Bibliografía:

La expuesta en el texto.

Laporte. Calle.Topografía:

Corre de N. a S. desde calle Aldrey hasta calle Pintor Musto, a la altura de Martín Fierro 500.
Se le impuso ese nombre por O.  N°893 del 16 de mayo de 1952.

Recuerda al Ingeniero y profesor universitario argentino Luis Laporte (1879 – 1951).


INSTITUTO POLITÉCNICO SUPERIOR de ROSARIO “GENERAL SAN MARTÍN”


La Escuela Industrial de la Nación fue creada por Ley Nº 5012 del Honorable Congreso de la Nación, dictada el 26 de septiembre de 1906.


Se inauguró en 1907, comenzando sus actividades con una exigua población estudiantil de solamente 28 alumnos.

En los articulados de la ley quedan expresadas las motivaciones y objetivos de la creación, destinados a impartir enseñanza técnica a los jóvenes que deseaban dedicarse a las carreras industriales. La ciudad de Rosario, emplazada sobre las márgenes del río Paraná y en el sur de la provincia de Santa Fe, como así también su zona de influencia, carecían de un desarrollo industrial de envergadura y la población, todavía dedicada casi exclusivamente a las actividades comerciales y agrícola-ganaderas, fue originalmente reticente al cambio que se proponía. Prueba de ello fueron los ingentes esfuerzos necesarios para mantener el funcionamiento de la Escuela en sus primeros años de existencia.

Desde su creación y hasta 1920, la Escuela dependió del Ministerio de Instrucción Pública de la Nación. A partir de esa fecha pasó a depender de la Universidad Nacional del Litoral, como anexa a la Facultad de Ciencias Matemáticas, Físico-Químicas y Naturales aplicadas a la Industria. Desde ese momento la Escuela Industrial se convirtió, en los hechos, en la institución que preparaba, a través de su ciclo medio, a los futuros ingresantes a las carreras universitarias de dicha Facultad. Éste fue, en realidad, el objetivo de los primeros años.


 Se erige un Busto del General San Martín en el vestíbulo del instituto.


El aumento de la población, debido fundamentalmente al aporte inmigratorio, fue factor principal en el desenvolvimiento económico del comercio y las industrias. Por consiguiente ese paulatino desarrollo industrial trajo aparejado un aumento considerable de la cantidad de egresados que no seguían estudios universitarios, sino que se volcaban de lleno al campo laboral, con alta calificación profesional. En otros casos, paralelamente al trabajo como técnico, muchos abordaban estudios superiores.

Como consecuencia el objetivo inicial se amplió, ante una nueva realidad, siendo necesario formar técnicos del mejor nivel profesional, al margen de que siguieran estudios universitarios. En 1961 se fijaron los objetivos en forma indubitable, al establecerse que la Escuela no debía formar futuros estudiantes de ingeniería, ni obreros calificados, sino la capa media de ejecutivos de la industria, que sean el nexo entre los niveles superior e inferior de la estructura ocupacional, poseyendo por lo tanto un perfil propio.

Esto condujo a que, durante 1962 / 63, se propusiera un cambio sustancial en los planes de estudio, que abarcó los siguientes aspectos: actualización de planes y programas, estructura docente departamentalizada, reequipamiento de laboratorios y talleres, renovación del material didáctico, modificación del régimen de promoción y permanente evaluación del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Compatible con los nuevos objetivos, se produjo una variante de la estructura educativa, dando una articulación vertical a nivel de 5.º año, bachiller técnico; con ingreso a cualquier carrera universitaria y un ciclo técnico diversificado, técnico IPR; con un total de 7 años de estudio.

La nueva estructura educativa comenzó a aplicarse a partir de 1969. El 19 de marzo de ese año, la Escuela Rosario pasó a denominarse Instituto Politécnico de Rosario «General San Martín», nombre que resultaba más acorde con las nuevas funciones y objetivos. Más tarde, por Decreto Nacional Nº 2603 del 25 de junio de 1970, el Instituto Politécnico pasó a ser dependencia directa de la Universidad Nacional de Rosario, creada en 1968; desanexándose de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Arquitectura, tal como corresponde a una institución que posee objetivos propios.

Siendo una escuela universitaria que imparte enseñanza secundaria, «su existencia se justifica si en ella se aplican, en su funcionamiento, métodos modernos y especialmente los no ensayados aún en el país; es decir que la institución debe actuar como escuela piloto y centro de investigación pedagógica, transmisor de sus experiencias educativas. De hecho sus egresados deben ser de primer nivel». Dadas sus características de escuela piloto, fijadas en el Estatuto de la Universidad Nacional de Rosario, el Instituto Politécnico pudo completar una etapa más del ciclo de ordenamiento y estructuración racional de la enseñanza que en él se imparte, planificándola de manera adecuada a su área de influencia.

Con posterioridad, en 1975, la institución pasó a denominarse Instituto Politécnico Superior «General San Martín», abriéndose así el camino a la enseñanza de nivel terciario, que de hecho existía a través de la formación de técnicos ópticos, con población estudiantil proveniente, en su mayoría, de los bachilleratos ordinarios.

En la actualidad han sido incorporadas nuevas carreras de nivel terciario, para satisfacer demandas del sector productivo y empresario. Así se está desarrollando la especialidad de Plásticos y Elastómeros, que se enmarca en un convenio con la Sociedad Alemana de Cooperación Técnica (GTZ), quien colabora con una importante provisión de equipos, asesoramiento técnico y capacitación de docentes.

En la localidad de El Trébol, cercana a la ciudad de Rosario, se desarrolla la especialidad de Tecnología de Alimentos. Mientas tanto en Rosario se desarrollan las especialidades de Construcciones, Sistemas Electrónicos, Analista en Sistemas, Óptica, Química, Mecatrónica y Organización Industrial.

A partir del año 2010 los alumnos ingresados están bajo un nuevo plan de estudio que involucra 6 años (3 años comunes a todos los cursos y 3 años de especialización) con un diploma de tecnicatura en las siguientes especialidades: Química, Mecánica, Plantas industriales, Construcciones, Electrónica e Informática.