LA CERÁMICA (CALLE Y BARRIO)

El inicio del siglo XX encontró a Rosario convertida ya en una ciudad que se preocupaba por desarrollarse, al impulso de una burguesía dispuesta a emprendimientos que la favorecieran.

Juan Alvarez, en su imprescindible Historia de Rosario señala que “en 1906 disponen ya de agua corriente el 85 por ciento de las viviendas pero las cloacas sólo sirven a un tercio, limitadas como están al perímetro Dorrego –avenida Pellegrini; aunque los desagües de las calles continúan siendo defectuosos.

Los historiadores De Marco y Ensinck asienten: “Como se dijo en 1906 la ciudad ya era recorrida por algunos automóviles y todo se complicó. La ordenanza N°14 de ese año, fue un reglamento de tránsito. Se indicaba la carga máxima para los carros, su zona de circulación…en cuanto a los automóviles, su velocidad no debía exceder de 14 kilómetros por hora, a igual que las motocicletas.

Rosario por entonces podía contabilizar múltiples fábricas de elementos muy dispares como escobas, cepillos, canastas, baldosas, sillas y refrescos, sobre todas fruto de una artesanía que tenía poco apoyo de la tecnología, que no era ciertamente sofisticada.

En cuanto a las industrias mayores, que eran muy pocas, mencionaremos cuatro fábricas de aceite y dos de cerveza “La Germania” que había sido fundada en 1886 y la “Cervecería Alemana” y no olvidemos la “Refinería de Azúcar” abierta en 1889 que ocupaba 700 obreros.


El 17 de mayo de 1907 la fábrica Cerámica Alberdi*S.A comenzó sus actividades, con una sola planta, un solo horno y en muy precarias condiciones – . siendo sus fundadores Ciro Echesortu y Guillermo Ciro Sugasti.


Para 1946 la fábrica ya ocupaba cuatro manzanas con doce pabellones y moderna maquinaria. El 17 de marzo de ese año se produjo un incendio que destruyó parcialmente las instalaciones que fueron posteriormente restablecidas, abriendo a su vez fábricas hermanas en José C. Paz (provincia de Buenos Aires) y San José de Guaymallén, en Mendoza.

Nos dice Sebastianelli: “La fábrica de Rosario ocupaba 13.200 metros cuadrados y producía 120 toneladas de material crudo; la de José C. Pz 5.000metros cuadrados y 60 toneladas y la de Guaymallén 4.700 y 25 respectivamente. En Rosario en época de esplendor de la firma, emplearon 600 obreros.*

Continúa informando Sebastianelli “Alrededor de una fábrica se formó un núcleo poblacional que tomó el nombre de ésta”. En el último tercio del siglo XIX, tuvo su origen un importante establecimiento industrial, que había nacido como un humilde horno alfarero y se constituyó con el tiempo en la fábrica Cerámica Alberdi, que daría denominación a esa barriada.”

Bibliografía:
La establecida en el texto.

La Cerámica. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde 3000 hasta 3099 a la altura de Gazcón 2500.
Carece de designación oficial.
Antes se denominó Victorino de la Plaza.
Recuerda a la fábrica que diera el nombre a un barrio y una calle de Rosario.