JUSTO JUAN BAUTISTA (1865-128)

La palabra y el sentimiento de Juan Bautista Justo no eran nuevos desde Echeverría; también se dijeron socialistas a su modo Mitre y Sarmiento.

Echeverría decía allá por 1837: "El socialismo no es más que la democracia en la industria y en la propiedad raíz, en la distribución del trabajo; en el asiento y repartición del impuesto, en la organización de la milicia nacional; en el orden jerárquico de las capacidades; en suma en todo el movimiento intelectual, moral y material de la sociedad argentina".

Eduardo Wilde, uno de los hombres representativos de la generación del 80, dijo: "Era necesario reformar creencias e instituir el socialismo, pero el socialismo liberal, inteligente, ilustrado, reorganizando la República, América y hacer de toda ésta, una gran nación".Justo fue un profeta al decir: "sólo quienes se conducen decentemente en política, quienes no mienten, quienes viven para la política y no de la Habría que volver la mirada hacia aquellos hombres que exaltaron la virtuosidad del ejercicio de la política en su verdadero significado que es ser servir al pueblo..

Justo fue un profeta al decir: "Sólo quienes se conducen decentemente en política, quienes no mienten, quienes viven para la política y no de la Habría que volver la mirada hacia aquellos hombres que exaltaron la virtuosidad del ejercicio de la política en su verdadero significado que es ser servir al pueblo..

El Dr. Justo había nacido en un hogar de una sólida situación económica en Buenos Aires, el 28 de junio de 1865, donde 21 años después se recibiría de médico.Su madre, doña Aurora Castro poseía una de las casas más señoriales del Buenos Aires del siglo XIX, mientras la familia de su padre poseía campos en la zona fronteriza de Tapalqué. Situación de lejos de ensoberbecerlo, lo hizo más humano, guardando siempre una unidad de criterio y acción admirables

Por su formación intelectual y personal fue designado profesor de clínica quirúrgica a los 23. No tardó en implantar la "asepsia en nuestro país". En efecto fue un verdadero impacto, la introducción en el país de las prácticas antisépticas en las operaciones quirúrgicas y el uso de la cocaína como anestésico.

Después de haber ejercido la jefatura de cirugía del actual hospital Ramos Mejía, la cátedra de clínica quirúrgica en la Facultad de Medicina, y publicado cuarenta y siete trabajos científicos, en plena juventud abandonó la medicina y, eligiendo combatir el dolor humano desde otro ángulo, la política. Tenía Justo, una clara visión de la trágica situación argentina, que naciera a fines del siglo XIX, estrangulada doblemente por el imperialismo y la complicidad de la clase burguesa aliada al capital monopolista".

Merece la pena transcribir el examen de conciencia que lo decidió a dar ese paso: Cierto día, al retirarme fatigado del hospital, después de pasar media jornada entre lisiados, inválidos, víctimas variadas de la miseria, de la fatiga y del alcohol, empecé a preguntarme si aquella lucha entre la enfermedad y la muerte que terminaba todas mis fuerzas, era lo mejor, lo más inteligentemente humano que yo podía hacer...no, lo mejor es hacer política en favor de las clases sociales más vulnerables.

¿No era más humano ocuparse de evitar en lo posible tales sufrimientos y tanta degeneración? ¿ Y cómo conseguirlo sin iluminar la mente del pueblo todo; sin instruirlo en la verdad científica y sin educarlo en las más altas formas de convivencia social? Para esa obra humana necesaria se me presentó una infinita siembra de ideas; que acabarían con el dolor estéril de cada ser humano y darían una vida digna de ser vivida."

Contra ese estado de cosas era necesario hacer comprender a la clase trabajadora su situación de clase explotada."Quien cura los males del espíritu es la educación, pues mientras el hombre no acceda a su formación cultural no puede ser artífice de su propio destino ni ser modificador de su entorno".

Desde 1892 hasta su ingreso al parlamento nacional, fueron de creación y forja. Por último a los 44 años en plena madurez intelectual se convirtió en legislador al servicio de las masas populares.

En los días 28 y 29 de junio de 1896 se celebró en el país el primer congreso del Partido Socialista, aprobando un programa de acción que apuntaba a brindar soluciones a los plurales problemas que afectaban a la nación.

"Quien cura los males del espíritu es la educación, pues mientras el hombre no acceda a su formación cultural no puede ser artífice de su propio destino ni ser modificador de su entorno".

Desde 1912 hasta su muerte en 1928, su trabajo legislativo constituyó una dedicación permanente a la defensa de los intereses populares. Modificó costumbres y métodos de los estrados e introdujo el espíritu crítico en el análisis de la realidad nacional, defendiendo con ardor las necesidades del pueblo.

Su historia personal se realizó en dos matrimonios, casóse primero con Mariana Chertkoff, joven inmigrante rusa que murió cuando intentaba dar a luz su cuarto hijo. Volvió a casarse por segunda vez con la doctora Alicia Moreau en 1922 con la que tuvo tres hijos más.

Seis años después, su vida se apagaba el 8 de enero de 1928 en la chacra "Los Cardales". Partido de Exaltación de la Cruz, provincia de Buenos Aires.

 

Bibliografía:

Aricó José: "La hipótesis de Justo" Bs. As. 1980 (Inédito.)

Castro Barros Ignacio: "Sobre la difusión del pensamiento socialista en América Latina". Diario La Capital en su edición del 13 de junio de 1999.

 

Justo Juan B. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde 800 hasta 8600 a la altura de Av. Alberdi200,Av. Provincias Unidas 200 Bis; Teniente Agneta 200 Bis.

Se le impuso ese nombre por Ord. 6 del año 1929.

Recuerda a Juan B. Justo (1865-1928) médico parlamentario y organizador del movimiento socialista en nuestro país.