JUJUY (Provincia argentina)

Posible origen de la palabra “Jujuy”: en la obra Marta Riquelme, Guillermo Enrique Hudson (también conocido como William Henry Hudson, 1841-1922) dice: “El kakuy es un ave que frecuenta los bosques (…) Kakuy era el antiguo nombre de ese territorio, que los primeros exploradores deletrearon por error 'Jujuy', nombre corrupto que por fin le había quedado”.


Oficialmente la provincia de Jujuy  es una de las 23 provincias de la República Argentina y de los 24 estados autogobernados (o jurisdicciones de primer orden) que conforman el país, así como también uno de los 24 distritos electorales legislativos nacionales.

Se ubica al Noroeste del país y limita al Oeste con la República de Chile hasta el trifinio cerro Zapaleri, donde comienza su frontera con el Estado Plurinacional de Bolivia (hacia el Norte), y al Este y Sur con la Provincia de Salta.


Su capital y ciudad más poblada es San Salvador de Jujuy mientras que ciudades como San Pedro de Jujuy, Palpalá, Perico y Libertador General San Martín también son importantes centros de población.

 

Historia: Época colonial
En el siglo XV, el actual territorio de Jujuy estaba poblado por diversos pueblos indígenas.


Predominaban los ocloyas, quechuas, Aimaras y los jujuyes, de quienes deriva el nombre de la provincia, aunque los atacameños -en especial la parcialidad lipe- eran predominantes en la región puneña.


Los omaguacas eran una síntesis étnica de calchaquíes y atacameños con un fuerte componente genético arawak.


La tenaz resistencia de estas poblaciones dificultó primero el avance de los incas y luego el avance español, hacia 1470 el territorio fueinvadido por los quechuas procedentes del sur de Perú aliados con los aimaras procedentes del norte del territorio que hoy pertenece a Perú.


En 1536 Diego de Almagro recorrió la Puna jujeña.


El 20 de agosto de 1561 Juan Pérez de Zurita fundó una ciudad con el nombre de Nieva en el actual territorio jujeño entre los ríos Grande y Xibi-Xibi, pero a mediados de 1563 fue destruida por los indígenas.


En 1563, el rey Felipe II de España expidió una Real Cédula determinando los límites jurisdiccionales de la Real Audiencia de Charcas dentro del Virreinato del Perú, incluyendo dentro de ellos a la Gobernación del Tucumán.


De este modo se la separó de Chile, separación que se completó en 1564 con el nombramiento de un gobernador para la “Provincia del Tucumán, Diaguitas y Juríes”, con residencia en Santiago del Estero. El actual territorio jujeño quedó incluido en la nueva gobernación.


El encomendero de Omaguaca Pedro Ortiz de Zárate fundó San Francisco de la Nueva Provincia de Álava, el 13 de octubre de 1575 en la zona llamada Punta de Diamante por la cercana unión de los ríos que franquean la ciudad (el Grande de Jujuy y el Xibi Xibi), pero a principio de 1576 fue destruida nuevamente.


La resistencia de los omahuaca u omaguacas estuvo comprendida con la de los diaguitas de modo que en la llamada Guerra Calchaquí participaban los pueblos aborígenes de Jujuy destacándose en ellos los jefes Kipildor (Quipildor) y Viltipoco.


 Fue precisamente en esta provincia que los españoles cerraron el cerco a los «calchaquíes» al ser fundado el 19 de abril de 1593, en el lugar donde está emplazada actualmente la plaza Belgrano, siendo un lunes de Pascua de Resurrección y bajo la invocación del Salvador, Francisco de Argañarás y Murguía dejó establecida la fundación de la ciudad de San Salvador de Velasco en el valle de Jujuy donde quedó definitivamente asentada.


La región formó parte del Virreinato del Perú hasta 1776, en que la corona española creó el Virreinato del Río de la Plata. Al subdividirse administrativamente el Virreinato del Río de la Plata, conforme a la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, la actual Provincia de Jujuy quedó ubicada dentro de la Gobernación Intendencia de San Miguel de Tucumán.


Un año y medio después, la Real Cédula del 5 de agosto de 1783, suprimió la Gobernación Intendencia del Tucumán, con lo cual Jujuy junto con Catamarca, Santiago del Estero, Salta, Tucumán y la Puna de Atacama, pasó a integrar la nueva Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán, con sede gubernativa en la ciudad de Salta.


“En medio de caminos que se mezclan con las nubes, esta provincia hoy no hace caso del paso del tiempo y murmura sus costumbres al oído de los viajeros curiosos” – nos dice Jorge Benedetti en su artículo del diario La Nación del 2 de enero de 2000.


Sus pucarás intactos trepados en lo alto, las pinturas rupestres e incluso las postas que se amparan al costado de la ruta nacional 9 narran el recorrido de la historia.

pucara.html


Y también huellas dejadas por las carrozas de los marqueses que bajaban del Virreinato del Alto Perú hacia el Río de la Plata.


Tumbaya, Purmamarca, Hornillos,Maimará, Tilcar, Huacalera, Humahuaca,Yaví conservan los nombres de su lengua original, con callejuelas pedregosas de caminar pausado y las iglesias de más de tres siglos de antigüedad; como también los cementerios enclavados en las alturas, que se mezclan con las nubes.


Perduran las sagradas costumbres de agradecer a la madre tierra, sus frutos. El 19 de agosto de cada año celebran la fiesta con niños, bombos y regalos donde se hace un convido a la “tierra” como si fuera una ley divina.


Más allá de la imponencia de los paisajes Jujuy sin proponérselo logra acercar a los visitantes a una forma diferente de concebir la historia de su pueblo y de la Patria.

jujuy.html

 

 

Bibliografía:
La establecida en el texto.

Jujuy. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 1300 hasta 3399, a la altura BV. Oroño 100; Crespo100.
Se le impuso ese nombre por O.3 del año 1905.
Recuerda a la provincia del noroeste argentino, en cuya capital el 25 de mayo de 1812 el general Belgrano desconociendo el enojo de las autroridades de Buenos Aires, ante el pueblo de Jujuy bendijo la Bandera que había creado en Rosario el 27 de febrero de ese mismo año.

NOTA CURIOSA:
Pucará de Tilcara
El Pucará de Tilcara es un sitio arqueológico formado por numerosas construcciones realizadas por los indígenas tilcaras, una parcialidad de los omaguacas, en un punto estratégico sobre la Quebrada de Humahuaca, en la Provincia de Jujuy, República Argentina.