JACOBACCI GUIDO (1864 – 1922)

El fracaso del empréstito de 1884 provocó el envío a Europa de Carlos Pellegrini, quien logró finalmente un préstamo de mayor cantidad  que la del empréstito, pero de condiciones tan  gravosa como la promesa formal de no pedir nuevos préstamos y cláusulas de garantía que importaban hipotecar la Aduana .

Pese a la gran oposición que despertó este acuerdo, fue aprobado y constituyó una hecho movilizador  para la construcción de ferrocarriles.

Al comenzar el gobierno de Roca, la red ferroviaria argentina alcanzaba  a 2.516 kms. Las inversiones estaban fuertemente garantidas y producían buenas ganancias.
Entonces no sólo se multiplicaron las nuevas concesiones sino que se afianzaron las empresas existentes : el Ferrocarril Central amplió su capital y el de Buenos Aires  - Rosario se reorganizó sobre nuevas bases.

En 1882 se fundó el ferrocarril de buenos Aires y el Pacífico, que comenzó a materializarse hacia 1885.

La red ferroviaria se extendía hacia el sur, el oeste y el norte como un amplio abanico y sus bases eran los puertos de Rosario y Buenos Aires, por los cuales salían al exterior la mayor parte de los frutos del país. El ferrocarril había sido concebido y realizado en función de la exportación.

Nuestro país hacia fines del siglo XIX, partiendo de la administración de Roca contrató  a ingenieros europeos para realizar obras de envergadura, los  que no sólo contaban  con sus estudios específicos sino con capacidad  de vincular los proyectos desde el punto de vista técnico y la factibilidad económica de realizarlos.
      
Uno de ellos fue el ingeniero Guido Jacobacci nacido en Módena, Italia, el 1° de julio de  1922 quien  luego de cursar estudios en las Universidades de Parma y Turín, como profesional construyó  los ferrocarriles del norte de Italia. Recibida la propuesta argentina, en 1889 arribó a Buenos, donde revalidó su título.

Dueño absoluto de una nueva tecnología del riel, más su aplomo para encarar la extensión y modernización del sistema, en 1894 entró a formar parte del departamento de ingenieros como asesor de estudios del ferrocarril y conductor de la empresa que llegara al gran lago Nahuel Huapi y hasta se hiciera trasandina.
      

Fue un sueño visionario concebido por el perito Moreno, Julio A. Roca o Ezequiel Ramos Mejía. Tenían cifradas sus esperanzas en ese italiano más argentino que muchos. Pese a la intrincada historia de luchas políticas, personales, agobiada con el cargamento de pasión y frustraciones, sin embargo logró que las vías llegaran por primera vez junto al escenario más bello de los Andes.
     
Aparte Jacobacci al percibir la expansión poblacional de la capital del país,  proyectó un sistema de vías subterráneas, “primer trabajo de esa índole hecho en Argentina.”
Después de un viaje a Europa en 1906, escribió un informe  sobre los grandes puertos de Hamburgo, Amberes y otros con la sugerencia de infraestructuras de posible reproducción en el área porteña.

El Poder Ejecutivo Nacional lo designaría  de inmediato, jefe de la oficina de proyectos sobre vías de comunicación  hacia otras regiones patagónicas. Más muchos de sus proyecciones de futuro se cortaron por razones de salud. 

Se radicó en  Andalgalá, Catamarca, teniendo en cuenta que por entonces, el aire de montaña o serrano se consideraba beneficioso para las afecciones pulmonares.

En esa localidad aún sintiéndose enfermo, trazó las obras de defensa del río Andalgalá.

Falleció  de cáncer allí,  el 10 de julio de 1922– retirado y en el olvido – quien había sido uno de los grandes contribuyentes a la expansión económica nacional a partir de 1880.

 

Bibliografía:
Relatos olvidados: “De constitución al Nahuel Huapi”. Diario La Nación, 22 de julio 2001.

Rivarola Horacio, García Belsunce César:   “Expansión y crisis del gobierno de Roca”. Historia de Levillier.    Tomo IV. Pág. 3012 y sig.

Jacobacci. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 7600 hasta 7699, a la altura de Donado 700 Bis.
Se le impuso ese nombre por D. 4673 del año 1977.
Recuerda al ingeniero italiano Guido Jacobacci (1864 – 1922) contratado por el presidente Roca  para realizar tendido y extendido  de líneas ferroviarias nacionales.