IVANOWSKI TEÓFILO (1827 – 1874)

Desde Caseros se había intentado mejorar el estado de indefensión de las fuerzas armadas de la Nación, incorporando para ello, hombres en calidad de “enganchados”.
Para preparar las fuerzas que enfrentarían a Rosas en la batalla de Caseros (1852), la Argentina por entonces llamada Confederación no estaba preparada en condiciones de acometer tamaña empresa bélica.

Sacudida por las disensiones intestinas , sin ejército casi, pues los poco numerosos batallones de línea estaban empeñados en contener al indio en las fronteras, debió reclutar individuos extraños, traídos de lejanas regiones algunas europeas, sin vínculos de compañerismo - lo que hoy llamamos espíritu de cuerpo - sin amor a la bandera que vinieron a defender, sin instrucción técnica y sin manejo del idioma, constituyendo un elemento militar muy heterogéneo, que no era posible exigirle en el momento solemne, un deber que aún no correspondía.

Teófilo Ivanowski, nacido en Posen, Prusia en 1827, cuyo verdadero nombre era Enrique Reich (Karl Reichert) según el general Fotheringam, que lo conoció personalmente, estaba en 1851 en el puerto de Hamburgo, en el justo momento que se estaban reclutando mil hombres para integrar el ejército brasileño, quien no pudo incorporarse en ese momento por no estar dignamente vestido, pues sólo cubría sus cabellos rubios una gorra vasca.

Rápido en sus decisiones buscando un ropaje relativamente presentable sin mediar se presentó incorporándose al ejército del Imperio, que pasaría a sumarse en Montevideo a las tropas del Marqués de Castiglione que enganchaba hombres para sumarse al Ejército Grande del general Urquiza.

Inmediatamente incorporado al 3 de Infantería de Línea como simple recluta, se empeñó sin límite a dominar el idioma castellano, el que le abriría las puertas de su carrera militar, alcanzando así en poco tiempo en forma meteórica el grado de teniente

El capitán José Giribone obtuvo la autorización del gobierno de Buenos Aires para formar parte de la Legión Voluntarios de la Libertad, que en setiembre de ese mismo año guarneció la ciudad de Rosario, Cuerpo en el que se hallaba Teófilo Ivanowski.

Nos dice el historiador De Marco en su obra “La guerra del Paraguay (1865-1870):”En agosto de 1861, ante la inminencia de la lucha que se avecinaba, el gobierno movilizó la Guardia Nacional de Buenos Aires y de las provincias, con diferente suerte, pues mientras aquella ciudad no lo hizo, la campaña porteña y Santa Fe- acaudillada por el gobernador Nicasio Oroño – aportaron religiosamente los regimientos y batallones que se le reclamaron”.

Ivanowski con una capacidad innata de militar entrenó a destajo a aquellos hombres de nuestra región, que muchos de ellos jamás habían peleado, preparándolos para el conflicto que debía librarse en un terreno completamente hostil.
El marchó enrolado en el 3 de Línea.


Tras cinco años regresó del Paraguay muy envejecido, porque aparte de las heridas recibidas en las batallas, había pasado junto a otros tantos héroes graves penurias atravesando esteros y selvas, alimentados magramente y en alojamientos muy precarios.

En 1873 fue ascendido por el presidente Sarmiento a General sobre el campo de batalla, luego de sofocar una revolución del coronel Segovia.
Al año siguiente al alzarse el general José M. Arredondo contra el gobierno nacional, éste ordenó el arresto de Ivanowski, jefe del 3 de Línea. que se hallaba en la Frontera en San Luis.

Todo su accionar militar tuvo algo de pintoresco y mucho de novelesco porque al recibir a través de un teniente la orden de arresto, Ivanowski a pesar de lo dramático de la situación no le pasó por su mente rendirse y entretuvo a su enemigo hablándole en idioma alemán y como aquél no lo entendiera, decidido a morir como siempre lo había hecho, le arrebató el arma disparándole dos tiros a quemarropa; obviamente los soldados del piquete de arresto lo acribillaron a balazos, alcanzando a decir estas últimas palabras ¡No me rindo. No me rindo!

Ignacio H. Fotheringham en su obra “Vida de un soldado”, Tomo I, pág. 227, narró: “Las balas que lo habían respetado en la Guerra del Paraguay mientras cargaba la bandera del 3 de Línea, despedazaron su pecho en una tonta lucha fratricida”.

Bibliografía:
La establecida en el texto.

Ivanoswki. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 400 hasta 899 a la altura de San Martín 3900.
Carece de designación oficial.
Recuerda al militar alemán Teófilo Ivanwski, que se uniera a nuestro ejército luchando heroicamente en la desdichada Guerra del Paraguay.