ESTADO DE ISRAEL

El Estado de Israel es uno de los más antiguos de la Tierra, pero también uno de los más jóvenes. Nació por vez primera hace tres mil años, cuando el pueblo hebreo guiado por Moisés y luego por Josué, llegó a la bíblica Tierra Prometida.


Ese reino duró trece siglos y después fue destruido. El pueblo hebreo desde entonces ha vivido disperso en todos los países del mundo, inteligentes unos y perseverantes otros lograron alcanzar posiciones de relieve en todos los continentes. No tenían los hebreos un estado nacional porque Palestina permaneció ocupada primero por los cristianos y, después, durante centurias por los musulmanes, hasta que en 1948, resurgió a la faz de la Tierra como un verdadero Estado en el concierto de los países libres y soberanos.


Después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, el motivo de tensión fue la aspiración, con el patrocinio de la O.N.U, de crear el Estado de Israel enclavado en el corazón del mundo árabe y la negativa del mismo a reconocerlo oficialmente.


Una primera guerra se iniciaría, después de la decisión de Naciones Unidas de dividir Palestina, administrada por Gran Bretaña, en dos estados: uno hebreo y otro palestino, hasta que en 1949 el fin del armisticio, daría por tierra la diáspora de tantas centurias.


Buscar las razones del triunfo humano, constituye una tarea difícil de cumplir en plenitud, más podemos definir tres condiciones bien marcadas del pueblo judío: "Absoluta claridad de objetivos, férrea tenacidad y notable espíritu de sacrificio sumado al respeto por las tradiciones y culturas propias y ajenas".


El historiador Haim Avni, según su criterio caracteriza así a la comunidad judía en Argentina luego de la creación del Estado de Israel:"Hay una paradoja porque el momento de la creación del Estado de Israel coincide con el mayor auge de la comunidad local, producido en parte por el nacionalismo económico y el desarrollo industrial que hizo que muchos judíos se convirtieran en pequeños industriales. Entonces la idea de abandonar Argentina para ir a Israel cuando en ese mismo momento se estaba dando la absorción de los sobrevivientes del holocausto y de los judíos provenientes de países árabe no resultaba muy atractiva. En ese contexto sólo prevaleció el componente ideológico. Teóricamente en una comunidad tan sionista, se aceptó la aliá ( el irse a vivir a Israel) como un mandato hacia la tierra prometida".


Buscar las razones del triunfo humano, constituye una tarea difícil de cumplir en plenitud, más podemos definir tres condiciones bien marcadas del pueblo judío: "Absoluta claridad de objetivos, férrea tenacidad y notable espíritu de sacrificio sumado al respeto por las tradiciones y culturas propias y ajenas".


Ese mismo escritor se refiere a la inmigración judía en el país, con estas palabras: "Argentina ha sido un país agropecuario, podríamos decir desde siempre, y la comunidad judía que se instaló aquí lo hizo basándose en una obra colonizadora agrícola. En Argentina la colonización organizada antecedió a la realidad urbana. Es más la misma empresa colonizadora - la Jewish Colonization Association – ayudaba a la formación y al mantenimiento de las principales instituciones en el país. La empresa del barón Mauricio de Hirsch constituyó una ayuda extraordinaria y única en su género en el mundo entero.


Era una institución fortísima que puso los cimientos y fomentó una política inmigratoria que no existía antes.


Hoy a medio siglo de aquella emblemática victoria del hombre, y a 12 años de lo que dijera Luis A. Echeverry en su artículo "Triunfo humano más pleno" de diciembre de 1994 repito: "De todas maneras, es posible que, más allá de los avatares que signen los diversos criterios imperantes en la sociedad y los escozores que provoquen las acciones terroristas de los musulmanes fundamentalistas que se niegan a aceptar la existencia del Estado, una paz eficaz y duradera no constituye algo inalcanzable".

 

Bibliografía:
Haim Avni: "Argentina y las migraciones judías, de la inquisición al Holocausto y después". Reedición en 2005 y presentación en la Feria del libro en Buenos Aires y Rosario.
Drzazga Alejandro, Glück Mario. "En Argentina se estableció una vida judía intensa."Art. del diario La Capital, 26 de junio de 2005.
Estado de Israel. Calle. Topografía:
Corre de E. a O. desde 300 – 40; 1000 – 3100 a la altura de Ayacucho 4600; Av. San Martín 4600; Bv. Oroño 4600.
Se le impuso ese nombre por O. 4670 del 16 de septiembre de 1977.
Recuerda a la creación del Estado de Israel, como uno de los mayores logros del hombre del siglo XX.

NOTA CURIOSA PARA NUESTRA CIUDAD:


Antecedentes históricos de la colectividad judía en Rosario, por Alberto Campazzo, enero 1997.


Entre 1881 y 1914, la Argentina recibió 120.000 judíos.


Los primeros que llegaron a nuestro país el 14 de agosto de 1889 en el vapor Wesser eran oriundos de Rusia, de la ciudad Kamenetz, Podolsk.


En 1891, en el vapor Tiyua llegaron otras 300.000 familias y en 1893, 2.850 inmigrantes, calculándose que en 1908 sumaban en Rosario entre 35 mil y 40 mil personas.


Esta inmigración se radicó en principio en zonas agrarias de Entre Ríos y Santa Fe, y posteriormente, importantes contingentes comenzaron a dedicarse a oficios artesanales y al comercio, radicándose en las grandes ciudades como Buenos Aires y Rosario.


El 6 de septiembre de 1903 se fundó la Asociación Israelita de Beneficencia y su actual sinagoga es considerada como una obra arquitectónica notable al estilo oriental-arábico, ubicada en calle Paraguay 1152, y con salida por calle San Juan se encuentra la actual escuela Jaim Najman Bialik.

 

ESCUELA J.N. BIALIK
Desde los comienzos de la vida comunitaria en Rosario, la escuela ocupó un lugar fundamental de su desarrollo, es el lugar donde las jóvenes generaciones fueron recibiendo la herencia tradicional histórica cultural del pueblo judío.

escuela.html


La escuela lleva el nombre de un poeta Jaim Najman Bialik, que fue uno de los forjadores del renacimiento del idioma hebreo.

balik.html