ISAACS JORGE (1837 – 1895)


La novela María se reeditó infinidad de veces, se tradujo a varios idiomas y fue leída con gran entusiasmo, por tres generaciones, fueran estudiantes o no, porque es fácil su lectura, sin otro lenguaje que el de una sana y profunda pasión de juventud.


Su autor, Jorge Isaac nacido en el pueblo colombiano de Cauca, un pueblo de vida rural sencilla, más muy poco se sabe sobre su infancia.


 Estudió en Cali, luego en Popayán, y por último en Bogotá, entre 1848 y 1852, durante el gobierno de José Hilario López.


Ello no conformaba al joven Isaac que soñaba con las luces de la capital a fin de desempeñar un puesto administrativo. Anhelaba ser un resorte más en el ámbito de la burocracia.


 Circunstancia contraria a los anhelos de su padre,  George Henry Isaacs, un judío inglés oriundo de Jamaica, que  veía en su hijo el administrador de sus tierras y de los hombres que las trabajaban y detestaba verlo ubicado en una oficina pública.


Pero la vida tiene sus vueltas imprevisibles... “Un día de una lluvia que caía a raudales, el joven burócrata se guareció en un portal junto a un desconocido, y mientras esperaba que cesara de caer el agua, le contó que tenía un volumen de composiciones escritas, listas para ser impresas más que por el momento carecía de los medios económicos.


Su receptor resultó ser nada menos que el consagrado hombre de letras de su tiempo, José María Vergara y Vergara, quien de inmediato le pidió que recitara algún párrafo de sus escritos.


Por esa casualidad leyó sus poemas a los miembros de la tertulia "El Mosaico", quienes decidieron costear su publicación.


En 1854, también  luchó en las campañas de Cauca contra la dictadura del general José María Melo, por siete meses, atravesando su familia una sufriente situación económica a causa de la guerra civil.


Dos años después se casó con Felisa González Umaña, quien contaba por entonces diecinueve años, pero dueña de una gran fortaleza y le daría abundante descendencia y perseverancia para que se escudara en ellos.


Intentó dedicarse al comercio, sin mucho éxito, y probó suerte con la literatura.


Sus primeros poemas, los cuales datan de los años 1859 a 1860; emprendiendo durante esos mismos años, la escritura de varios dramas históricos.


En 1860 tomó de nuevo las armas para combatir al general Tomás Cipriano de Mosquera, que se había levantado contra el gobierno central, y combatió en la batalla de Manizales.


En 1861 murió su padre cuando  terminaba esa guerra e  Isaacs regresó a Cali para encargarse de los negocios paternos, llenos de deudas, que lo obligaron a  desprenderse de las haciendas "La Rita" y "La Manuelita".


 Agotado por sus desventuras económicas, marchó a Bogotá  en busca  de abogados que le resolvieran su déficit financiero, y sin pensarlo encontró eco su fibra literaria.


La obra de Isaacs se reduce al libro de poemas que publicó en 1864 y a su única novela, María (1867), considerada una de las obras más destacadas de la literatura hispanoamericana del siglo xix.


La novela María es considerada por sus biógrafos, que la misma se basa  en experiencias románticas, tiene un tono elegíaco, y narra la historia de los amores trágicos de María y su primo Efraín, en el departamento del Valle del Cauca. omo el propio autor.


Efraín debe abandonar el Valle para seguir estudios en Bogotá. Este viaje lo obliga a separarse de su prima María, de la que está enamorado.


Efraín y María vivieron juntos durante meses, al cabo de los cuales el joven debe viajar a Londres para completar su educación. Cuando regresa, seis años después, María está muerta.


Algunos autores afirman que el personaje de María fue inspirada por María Mercedes Cabal quien vivió en la hacienda "El Paraíso" y luego sería esposa del Presidente Manuel María Mallarino.​


Isaacs militó al principio en el Partido Conservador, pero después adhirió al liberalismo radical y, en 1870, fue nombrado cónsul general en Chile.


A su regreso, intervino activamente en la política de Cauca, tanto como editor de periódicos como representando a su departamento en la Cámara de Representantes.


 Intervino de nuevo en las luchas políticas de 1876, en las que tomó de nuevo las armas.


Fue expulsado de la Cámara de Representantes en 1879, a raíz de un incidente en que Isaacs, ante una sublevación conservadora, se proclamó jefe político y militar de Antioquia.


Tras este incidente, se retiró de la política, y publicó, en 1881, el primer canto de un extenso poema que no llegó a concluir, titulado Saulo. Nombrado secretario de la Comisión Científica, exploró el departamento de Magdalena, en el norte de Colombia, hallando importantes yacimientos de carbón, petróleo.


Los últimos años de su vida los pasó retirado en Ibagué (donde había dejado alojada su familia años antes), departamento de Tolima, proyectando una novela histórica que habría de ser su obra maestra y que jamás llegó a escribir, debido a que contrajo paludismo.


Murió en Ibagué el 17 de abril de 1895, siendo su última voluntad que su cadáver fuera enterrado en Medellín; no obstante, siempre expresó su amor por Cauca (su querido "país vallecaucano"): “¡Sí, mucho amo al Cauca, aunque es tan ingrato con sus propios hijos!”.


Según Baldomero Sanin Cano: “Fue Isaacs hombre de mediana estatura, de cabello negro ligeramente ondeado, ojos oscuros y pequeños de vivacidad y brillo casi inquietantes. Tenía la frente un tanto echada para atrás , se dejaba crecer el bigote y todas estas apariencias unidas le daban una semejanza a Federico Nietzche”.

 

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto.

Isaacs. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde Gorriti a Vélez Sarsfield.
Se le impuso ese nombre por D. 4669 del año 1977.
Recuerda al autor de la consagrada novela “María”, Jorge Isaacs (1837 – 1895).