ISAACS JORGE ( 1837 – 1895)

La novela María se reeditó infinidad de veces, se tradujo a varios idiomas y fue leída con gran entusiasmo, por tres generaciones , fueran estudiantes o no, porque es fácil su lectura, sin otro lenguaje que el de una sana y profunda pasión de juventud.


Su autor, Jorge Isaac nacido en el pueblo colombiano de Cauca, un pueblo de vida rural sencilla, más su familia tenía estridencias propias.


Ello no conformaba al joven Isaac que soñaba con las luces de la capital a fin de desempeñar un puesto administrativo. Anhelaba ser un resorte más en el ámbito de la burocracia. Circunstancia contraria a los anhelos de sus mayores que veían en su hijo el administrador el administrador de sus tierras y de los hombres que las trabajaban y detestaban verlo ubicado en una oficina pública. Pero la vida tiene sus vueltas imprevisibles... “Un día de una lluvia que caía a raudales, el joven burócrata se guareció en un portal junto a un desconocido, y mientras esperaba que cesara el agua cesara de caer , le contó que tenía un volumen de composiciones escritas, listas para ser impresas más que por el momento carecía de los medios económicos.


Su receptor resultó ser nada menos que el consagrado hombre de letras de su tiempo, José María Vergara y Vergara, quien de inmediato le pidió que recitara algún párrafo de sus escritos.


El anciano literato sin dudar se dio a conocer invitándolo esa misma noche a la tertulia “El mosaico”. Causó tal efecto entre los hombres de letras concurrentes que resolvieron costearle la impresión”.

Domingo faustino Sarmiento, a pesar de su personlidad dominante, acostumbraba a congregar a sus ilustres colaboradores y entre ellos Nicolás Avellaneda para que desrrollaran con esmero reuniones y muchas veces encuentros iban más allá de lo administratativo.

Relata Manuel M. Zorrilla en Recuerdos de un Secretario que, en una ocasión en que esperaban la entrada puntual del mandatario, Avellaneda , de pie, alzándose sobre los tacos altos con que procuraba disimular su baja estatura, sacó de sus bolsillos unos papeles que era un estudio sobre la recién aparecida novela "Amalia". Lo que significó que todo el gabinete estaba entregado a la literatura, antes de abordar cuestiones de Estado.


Issacs después de la publicación de su novela, como si un impacto interno lo hubiese llevado a cambiar de vida , comenzó a viajar y a dedicarse a la política. Intervino en movimientos revolucionarios de su país, porque una vez que fuera tomada la ciudad de Medellín intervino en la deposición del gobierno, a pesar que las fuerzas del ejército nacional habían vencido a las tropas a su cargo.


Desde entonces abandonaría todo, volviéndose un misántropo con la única motivación de visitar en secreto a la mujer, quien había sido la heroína de su obra y obviamente su gran amor hasta que murió en 1895.


Según Baldomero Sanin Cano: “Fue Isaacs hombre de mediana estatura, de cabello negro ligeramente ondeado, ojos oscuros y pequeños de vivacidad y brillo casi inquietantes. Tenía la frente un tanto echada para atrás , se dejaba crecer el bigote y todas estas apariencias unidas le daban una semejanza a Federico Nietzche”.


Por su talento y fogosidad política tuvo enemigos y críticos que motivaron tintes de amargura en un espíritu sensible pero que no pudieron opacar su ternura interior a tal punto que produjo al igual que Chauteabriand con su obra “Atala”, “María” donde se conjugan los más puros sentimientos y emociones de dos seres inspirados por una naturaleza desbordante.


Luis Alberto Sánchez dijo : “María es y será la obra cumbre de América. No sólo la novela de los quince años, sino la de toda la vida.”
Algunos historiadores afirman que la mujer depositaria de su amor perteneció a una familia ligada a la suya, casada, de raza celta que el escritor al ver su partida a Europa, la hizo morir literariamente como una joven atacada de una misteriosa enfermedad...Más, años más tarde la realidad lo favorecería, pues su amada regresó tras un breve luto a Colombia.


Por ello Isaacs retiróse del mundanal ruido, para dedicar sus últimos años a su reverdecido amor. Siempre prefirió callar llevándose el misterio a la tumba.

Bibliografía:
La expuesta en el texto.

Isaacs. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde Gorriti a Vélez Sarsfield.
Se le impuso ese nombre por D. 4669 del año 1977.
Recuerda al autor de la consagrada novela “María”, Jorge Isaacs (1837 – 1895).