IRLANDA

Una ciudad es según el diccionario, un lugar donde vive un gran número de habitantes, una aglomeración densamente poblada con una concentración comercial. La palabra implica un ritmo acelerado, sofisticación y cierto grado de estrés.

Irlanda, todavía muy rural a pesar de los centros comerciales y de las autopistas financiadas por la Comunidad Europea, es  hoy una acumulación de pubs alrededor de una plaza en la que se puede comerciar los días de mercado y charlar durante todo el año.

La cercanía del campo a la vida urbana irlandesa queda subrayada  por las tiendas de ultramarinos, que a menudo son lugares pequeños donde se exponen artesanías, frutas y verduras, con toda ausencia de empaquetamiento de plástico.Toda da la idea de haber sido cosechado al lado de la carretera , como probablemente lo fue .

Las ciudades guardan un ambiente antiguo y encantador, escaparates repletos de cacharros para uso agrícola o de jardinería, ancianos que pedalean montados en bicicletas viejas y pesadas, perros que deambulan libremente de un lugar a otro, rubicundos  escolares uniformados y amas de casa que charlan largamente en la puerta de sus hogares. Aunque es cierto que sigue habiendo desórdenes  políticos, la mayoría del pueblo tanto en el norte como al sur de la frontera vive pacíficamente y se centra en los asuntos domésticos y normales.

Hay numerosas otras cosas singularmente irlandesas, como los nombres de las tiendas escritas en gaélico y la versatilidad de los hombres irlandeses de negocios., capaces de combinar la  dirección de una empresa estatal con la de un salón de té , o la de pub con una funeraria.

El pueblo puede hablar con extraños cualquier tema que surja, ellos eluden tratar temas de religión, al aborto y el divorcio.

En cuanto a los típicos pubs, la mayoría cuentan  aparte de mobiliario arcaico, con ventanas escarchadas o pesadas cortinas, no se conocen si uno no ingresa , y al hacerlo siempre encontrará personal y clientes afables.

La música  es de gran atracción en muchos de ellos. La música tradicional es muy querida por los irlandeses, y el violín es infaltable.

En cuanto a Irlanda país,  ha estado dividida políticamente desde 1920. Y desde hace siglos bajo gobierno británico, 26 de sus 32 condados obtuvieron su independencia. Seis quedaron afuera  y formaron Irlanda del Norte, que se mantiene dentro del Reino Unido. Su capital es Belfast, mientras los condados independientes formaron la República de Irlanda, con capital en Dublín.

Irlanda país por el borde occidental es la tierra más oceánica de Europa, precisamente de frente a la bahía de Galway, se extiende un pequeño archipiélago formado por tres minúsculas islas que es atracción de turistas poblados por gente simple y gentil. Tierras de piedras aparentemente inhóspitas , pero de una belleza casi mística. Asombra el ir y venir de los corredores, de murallas que van trazando un misterioso jeroglífico.

Todo el paisaje se presenta como un gigantesco mosaico que se extiende por kilómetros mediante esas tapias construidas piedra sobre piedra a lo largo de los siglos exclusivamente con roca sedimentaria o granito.

Mi acotación personal: “Nosotros, la mayoría de los  argentinos por razones económicas no está al alcance disfrutar la espectacularidad de paisajes semejantes a los de Irlanda en el borde occidental, cuando en algunos trechos  de costas de  la Patagonia, alcanzan su expresión máxima al caer el borde de las paredes del territorio de rocas sedimentarias en forma vertical  también contra la espuma blanca del agitado océano Atlántico que toma el nombre de Mar Argentino”.

 

Bibliografía:

“Irlanda”. Artículo del diario La Capital en su edición del  18 de mayo de 1997.

Carné Enrique : “Irlanda. La utopía del viaje”. Art. del mismo diario, 27 de setiembre de 1997.

 

 

Irlanda. Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. desde 300Bis hasta 399 a la altura de Av. Morrison 7800.

Recuerda al país europeo muy pintoresco y célebre por la amabilidad de sus habitantes.