INGLATERRA

De 1810 en adelante, se hubo consolidado en el país una colectividad inglesa, escocesa, galesa e irlandesa que el 1914 constituiría la más numerosa y más rica de las naciones angloparlantes fuera del Imperio.

Para los ingleses la Argentina era un destino casi ideal, si bien no tenían las garantías de una autoridad como la Reino Unido de Gran Bretaña, tampoco sufrían los rigores climáticos de muchas de sus colonias.

El Imperio no intervenía en la economía argentina sino que eran los capitalistas británicos quienes optaban por invertir por su cuenta y riesgo, surgiendo una época de fuertes inversiones en ferrocarriles, gas, industria y comercio.

Si bien esos capitales privados verían en Rosario, un campo propicio para su expansión económica dejaron huellas indelebles de progreso: sistema bancario, aguas corrientes, gas y tendido de líneas férreas.

El establecimiento de la Compañía británica ferroviaria implicó el traslado desde Gran Bretaña del personal administrativo y técnico que se requería para llevar adelante las instalaciones del Ferrocarril Central Argentino, dando origen a un barrio céntrico que comprendía seis manzanas incluidas en un triángulo isósceles limitado por la avenida Wheelwright y las calles Jujuy y Uruguay (hoy Italia)

Según palabras del historiador Mikielievich: "Contados rosarinos mayores de 80 años recordarán hoy al viejo barrio de los ingleses transformado en zona residencial colmada de altos y modernos edificios habitados por miles de seres, probablemente ninguno descendiente de quienes originaron su gentilicia denominación".

Este barrio vasallo de Victoria I se disgregaría poco a poco con el éxodo de los funcionarios jerárquicos que intentando recrear el paisaje y el estilo de vida de su país de origen se mudaron al pueblo de Fishertown (1889) mientras el resto de los empleados debió permanecer en las cercanías de la estación y de los talleres.

Las relaciones entre ingleses y argentinos en el siglo XIX fueron estables, algunas veces armoniosas, otras no tanto, pero siempre trascendentes como expresa el caso de "Rosario y su polémica ferroviaria" por Mikielievich.

En avenida Alberdi al 100 se levantaron dos conjuntos habitacionales destinados a albergar a esa porción del personal El Batten Cottage y el Morrison Building, en homenaje a dos directores de la empresa anglosajona que no se contarían entre los funcionarios locales.

El primero fue ocupado por personal administrativo de jerarquía, cuyas viviendas individuales eran de dos plantas pero tipo campestre.

En cuanto al segundo, destinado a un grupo de obreros especializados consistía en una serie de departamentos de acuerdo a líneas típicamente británicas, tanto de planta alta como de planta baja, formaban un mismo bloque. El acceso de daba a través de galerías perimetrales de circulación cuyos espacios tanto únicos – patios - como compartidos serían de menor superficie respecto del otro tipo de viviendas.

El estado de abandono en que se encontraron con el paso del tiempo llevó a la Municipalidad en 1997, a reparar y refaccionar el lugar para preservar tan singular patrimonio histórico.

Inglaterra dominante del sistema ferroviario seguiría preocupándose por una estructura mejor del riel, como en 1924 cuando el Directorio del ex Ferrocarril Argentino considerando que las dos estaciones de pasajeros Rosario Central y Rosario Norte (Sunchales) eran muy antiguas con falta de comodidades presentó al gobierno un proyecto de establecer una estación terminal única sobre Wheelwright entre Santiago y boulevard Oroño hacia el río proponiendo además la instalación de una gran playa de clasificación y distribución de vagones en el predio de su propiedad, desde Av. Alberdi hacia el Oeste, que nunca se hizo realidad.

Los inmigrantes británicos también trajeron consigo su estilo de vida, sus costumbres y tradiciones. Entre ellas las actividades deportivas como fútbol, tennis, golf, rugby y jockey dando origen a instituciones que hoy tienen más de un siglo de antigüedad.

Con ello deducimos que sería eximia y detonante la influencia inglesa en la formación de la nacionalidad argentina y en este rincón del mundo.

 

Bibliografía:

Sáenz Quesada: "Argentinos y británicos" en Revista Todo es Historia. N° 374. Setiembre de 1998.

Reati, Atilio: "Rosario y su polémica ferroviaria. Diario La Capital del 19/11/94.

 

Inglaterra. Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. desde 500 al 599, a la altura de Juan José Paso 1500.

Carece de designación oficial.

Recuerda al Reino Unido en su relación con el país y nuestra ciudad.