HUMBERTO PRIMO

En el momento que el rey Humberto Primo, la tarde del 29 de julio  de 1900 estaba subiendo a su coche para regresar a la villa de Monza, después de haber entregado las medallas a los vencedores  de un certamen gimnástico, cuando el público curioso cerraba en un círculo el coche, recibió tres balas  que le hubo  disparado un hombre llamado Bressi, tejedor de 31 años, quien de inmediato  se  declaró autor material del crimen, cuyo móvil sería su odio feroz  a la monarquía.


Parece que el rey pudo decir a su acompañante: ”Creo que estoy herido”, más enseguida su respiración sería un estertor que se terminó  antes de llegar al palacio.


Aún no se había extinguido el eco  de la represión del ejército  ordenada por Humberto Primo para disolver las huelgas de los trabajadores italianos.


Más,  en 1898  ordenó una sangrienta represión  en Milán cuando los pobres de toda pobreza reclamaron la carestía de la vida por el aumento  del precio del pan debido a la guerra cubano-americana.


Su condecorado general Bava Beccaris reprimió durante cuatro días  en Milán , con el resultado de  79 muertos, y  según la estadística oficial, muchos más de  500 heridos.


Cuatro años antes, el mismo rey había frenado a los campesinos sicilianos de Lercara, Gibelina , Giardinello  y Pietrapezia que protestaron porque después de las cosechas, luego de pagar sus deudas por las herramientas compradas y por la contribución exigida por la corona, poco les quedaba.


María Luján en su artículo de Internet: ”De estaciones de subte, historias y presentes” expresa : “Fue el rey colonialista por excelencia; realizó la conquista de Eritrea aprovechándose  de las hambrunas y las epidemias que asolaban la región africana y la  convirtió en colonia de Italia, aunque cuando intentaó seguir su política colonialista fue frenado por los etíopes que le infligieron  la derrota  de Adua en marzo de 1896, que costó la vida a cuatro mil soldados italianos  y entre ocho mil y diez mil víctimas  etíopes según fuentes italianas.


Precisamente las guerras colonialistas en África le sirvieron  para favorecer los intereses de le elite  industrial y para resolver – sin distribuir -  el problema de la tierra en el sur de Italia. En fin, tres maneras autoritarias de política económica y social: emigración, colonialismo y represión.”


Había reinado desde 1878  hasta ese 21 de julio de 1900, período de la vida de Italia caracterizado por las violentas crisis  que la sacudieron y con un monarca de corazón frío y cabeza  calculadora .


Agrega la escritora con quien me identifico: “Ignoro quién decide el nombre de las estaciones ahora privatizado subterráneo (metro) de la ciudad autónoma de Buenos Aires”.


Observo atónita el nombre de la futura estación de la nueva línea H: Humberto I. Existe una calle – como decían los antiguos habitantes de Boedo - bautizada  así por una ordenanza municipal de agosto de 1900. Tiempos del presidente General Julio Argentino Roca ,cuando nuestro país era más una  república liberal  que democracia.”


“Quizás no sea una historia muy conocida pero es historia, es parte de nuestra realidad.


En estos tiempos de búsqueda de raíces, de  replanteos políticos, y defensa de los derechos humanos  se podría implantar nuevos nombres a  ciertas calles de Rosario, pues sin proponérselo  erróneamente en  la nomenclatura se  distingue a aquellos que nada entendieron de derechos y libertades, mientras ignora a otros que con su hacer honraron su  vida y la de sus semejantes.

 

Bibliografía:

La expuesta en el texto.

 

Humberto Primo. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. desde Av. Alberdi hasta calle Larrea, a la altura de Avenida Alberdi 100 Bis.

Carece de designación oficial.

Recuerda al monarca italiano que reinara Italia desde 1878 hasta el 29 de julio de 1900. Fecha en que fue asesinado.