HUERGO LUIS AUGUSTO (1837 -1913)

Luis Augusto Huergo nació en  Buenos Aires el 1 de noviembre de 1837, en una familia de excelente situación económica y con grandes aspiraciones culturales para su hijo.


Por ello hizo sus primeros estudios en el colegio Santa María de Maryland dirigido por  sacerdotes jesuitas.


En 1857   de  regreso a Buenos Aires, por un tiempo  se dedicó al comercio de cereales.


Después continuó los estudios topográficos en su  provincia, graduándose de agrimensor y siete años más tarde se graduó de ingeniero (1870).


Recién recibido el Gobierno   Nacional lo mandó a uropa para contratar y fiscalizar la construcción  de 118 puentes que se tendieron en nuestro país. 

 
Huergo realizó proyectos de ingeniería vinculados a la consolidación de la Argentina como nación, la canalización de los ríos Tercero, Cuarto y Quinto para aumentar el caudal del Salado, el ferrocarril Pacífico de Buenos Aires a Villa Mercedes (un tramo), y el puerto de San Fernando con un dique de carena que fue el primero construido en el país.

 

En 1876 fue nombrado director de las Obras del Riachuelo donde construyó un puerto para barcos de gran calado. Hasta entonces debían fondear a varios kilómetros de la costa.

Luego de 1880 Huergo se vio involucrado como protagonista en un debate crucial sobre las características del nuevo Puerto de Buenos Aires.


Huergo diseñó para ello un sistema de dientes oblicuos instalado en el centro de la costa de la ciudad con un canal de acceso desde el Riachuelo.


Sin embargo el diseño de Huergo fue rechazado, y el puerto fue construido, gracias a la aprobación del presidente Roca, por el diseño de eslabones presentado por Eduardo Madero, un comerciante sobrino de Francisco Bernabé Madero, vicepresidente de la Argentina y fundador de la ciudad de Maipú.


El Ingeniero John Hawkshaw, inglés, miembro de la Royal Society era el que elaboró el plan presentado por Madero.


Huelga decir, que el proyecto aprobado fracasó. El diseño de Huergo fue utilizado más adelante cuando se amplió el puerto, pero ya no era suficiente para revertir el daño causado por el diseño original.


Huergo prestó atención especial al desarrollo de una ingeniería que facilitara la navegación interior del país. De hecho su tesis universitaria había sido sobre Vías de comunicación.
En esa dirección realizó los estudios que se utilizaron para canalizar el río Bermejo, diseñó un canal de navegación de Córdoba al río Paraná, realizó las obras portuarias de Asunción (Paraguay).


 También duplicó la capacidad del embalse del Dique San Roque, realizó obras de modernización de la ciudad de Córdoba, y realizó diseños para la explotación de la cuenca hullera y carbonífera de Mendoza, en especial de Salagasta, y el Dock Sur del Riachuelo.


Fue también diputado y senador provincial, y ministro de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, realizando también una larga labor docente y universitaria. Fue parte del cuerpo de autoridades de la Universidad de Buenos Aires desde 1874 hasta 1906.

En 1910, ya anciano, aceptó la dirección honoraria del primer yacimiento de petróleo descubierto en la Argentina, en Comodoro Rivadavia, vislumbrando su importancia potencial y con el fin de evitar que terminara siendo explotado por empresas extranjeras.


En ese sentido puede considerárselo un precursor de la empresa YPF, creada en 1922, luego de su muerte.

Fue cofundador y presidente del Instituto Geográfico Argentino, del Centro Nacional de Ingenieros (hoy Centro Argentino de Ingenieros) y de la Sociedad Científica Argentina.

Fue también presidente del extraordinario Congreso Científico Internacional Americano de 1910.


Falleció en  Buenos Aires el 4 de noviembre de 1913, a los 76 años de edad.

 

Bibliografía:

Cabrejas Francisco P: Biografía del ingeniero civil Luis A. Huergo, Buenos  Aires, 1950.

Canal Huergo. Diario “Los  Principios”.  Córdoba, 20 de noviembre de 1944.

Información tomada del art. “Rosario bajo agua” del  Sr. Eusebio Fernández, Diario La Capital, 24 de abril 1996.

 

Huergo   Ingeniero. Pasaje.   Topografía:

Corre de N. a S a la altura de Av. Uriburu 400.

Carece de designación oficial.

Recuerda según palabras de Angel Gallardo “Huergo ha sido el primer ingeniero argentino no sólo por el orden cronológico, sino por sus virtudes y su labor profesional.