GUAMINÍ

Palabra araucana que significa "Valle bajo."

En las postrimerías del siglo XVIII la zona de Guaminí era lejana, desértica y escasa de buenos pastos. Desde la asunción a la presidencia de Nicolás Avellaneda (1874), las tribus indígenas dominaban una extensión de sesenta y cinco leguas de territorio bonaerense que se extendía al sudoeste de la línea de fortines, desde donde se hallaban emplazadas las tropas el gobierno para preservar a las poblaciones civilizadas del acoso de los malones.

A fines de 1875 recrudecerían las sucesivas oleadas salvajes que devastaban Tapalqué, Azul, Tandil entre otros poblados, arreando haciendas y cautivas.

Apremiado por los acontecimientos, el propio ministro Alsina se trasladaría al teatro de la lucha en el sur de Buenos Aires y en abril de 1876 como columna de contención designó al coronel Marcelino Freyre como jefe de una de las fuerzas de la Expedición al desierto, tocándole acampar en la Laguna del Monte.

El 24 de mayo de ese año en medio de las soledades del desierto, mientras las tropas aprestaban la indumentaria para asistir al día siguiente, según la tradición castrense, a la contemplación de la salida del sol presentando las armas al son de los acordes del Himno Nacional, el santafesino Marcelino E. Freyre fundaba el pueblo de Santa María de Guaminí, en el que permanecería casi tres años posteriores.

Ante la retirada indígena después del despiadado ataque de Masayé a la columna de Alsina, el coronel Freyre no haría otra cosa que ordenar el zanjeamiento de los cuadros de las tiendas del Regimiento 2 de caballería y Batallón 7 de Infantería, haciendo levantar un gran torreón en medio del espacio entre ambos cuarteles, una habitación de adobe para la comandancia y otra menor para el telégrafo cuya línea ya venía extendiéndose desde el fuerte Lavalle por el Capitán de ingenieros Santiago Buratovich - una plaza de nuestra ciudad honra su nombre –

La primera construcción sólida, cuando ya se habían levantado hornos de ladrillos, sería un espacioso salón destinado a hospital inaugurado en 1877.

En la obra "Soy Roca", Félix Luna explica: "Guaminí toma el nombre de una laguna de forma alargada que se extiende en la mitad del campo. La Legislatura de la provincia de Buenos Aires se la concedió a Roca en 1881 como premio a sus servicios en la Conquista del desierto".

La ley provincial emitida por el gobierno de Buenos Aires salió sin inconvenientes, pues en una resolución nacional similar premiarían a los jefes, oficiales y soldados que participaron en la Conquista, aunque sancionada omitiéronlo a Roca.

La donación implicaba entonces una cuantiosa inversión para ponerla en estado de rentabilidad y la enormidad de su extensión era más un clavo que un regalo. Roca no quiso desprenderse de esos campos por arduos que fueran, se sentía capaz de hacer explotables esas tierras.

Todos estos hechos serían la génesis de Guaminí, hoy floreciente cabeza de partido.

 

 Bibliografía:

"El cincuentenario de la fundación de Guaminí". Información obtenida del diario La Capital en su edición del 24 de mayo de 1926.

 

Guaminí. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 7200 hasta 7399 a la altura de la calle Nicaragua hasta Méjico al 600Bis.

Se le impuso ese nombre por D. 4669 de setiembre de 1977.

Recuerda la localidad bonaerense fundada por el santafesino Marcelino E. Freyre.