GRENÓN NÉSTOR. PRESBÍTERO (¿- 1977)

El Pbro. Néstor Delfín Grenón, era  hijo de una de las diez familias franco-suizas que trajo Arón Castellanos para fundar la Colonia Agrícola de Esperanza.
Ingresó al Seminario Diocesano de Santa Fe ordenándose sacerdote en 1926.


Fue muy conocido por su trabajo misionero pastoral dedicado siempre a las necesidades de los fieles más necesitados de los suburbios de la ciudad.
Toda una vida dedicada al servicio de Dios y de la feligresía católica.


Gran parte de su apostolado la ejerció en Esperanza, junto a su hermano Nicolás, también sacerdote, donde dejaron  una impronta muy fuerte.
Por otra parte, el pasado 1 de noviembre, el padre Grenón, cumplió 55 años de sacerdocio.


Por ese motivo y por sus 80 años de edad, aparte de haberlo conocido quiero presentar mis mejores palabras y reflexiones de Néstor  Grenón, como ministro comprometido con su vocación y su comunidad, para mayor gloria de Dios.


El 1 de noviembre de 1920 fue ordenado sacerdote, junto a otros cinco compañeros por monseñor Nicolás Fasolino (quien luego fuera cardenal), en la hoy basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.


Sin dudas María fue la Reina y la Madre de su sacerdocio, de modo que tuvo  una gratitud especial para su protección maternal durante toda su vida.
Respecto a su trabajo pastoral, el P. Néstor destacó que su primer destino fue Villa Ocampo.


Cuando se creó la Diócesis de Reconquista, los sacerdotes que eran de la región de Santa Fe (capital) tuvieron  la opción de partir o de quedarse.
Varios de ellos  se  quedaron  en el norte de nuestra provincia o en su lugar de origen,  trabajando y continuando con su  ministerio.
Ellos en los diversos destinos siempre priorizaron su  vocación de pastor.


Por ello acompañaron a las comunidades que Dios ponía en su camino.


 El entonces padre Néstor fue  Teniente Cura de la Iglesia Catedral y el 16 de noviembre de 1941 tomó posesión de la Parroquia Ntra. Sra. De Lourdes, cargo que ocupó hasta su muerte en junio de 1977.


Mientras su hermano Nicolás prefirió volver a Esperanza, el lugar de origen de ambos, mi biografiado tuvo como objetivo ser padre y pastor, viviendo sus realidades, animando y siendo instrumento de Dios para la salvación de los hombres y para la gloria del Señor.


El padre Grenón decía: “Yo por una parte acepto mis limitaciones… solamente me siento profundamente feliz y contento de haber realizado una vida en este ministerio, en esta vocación. Dios ha cumplido.


Todo lo bueno lo hizo Dios y me usó como instrumento en muchas cosas”.


Asiente Guadalupe Palacio de Gómez que el padre Grenón decía: “Debo reconocer que la vocación sacerdotal llena la vida de una persona. Yo tuve de chiquito el llamado de Dios que se manifestó a través de tres tíos sacerdotes, dos tíos abuelos, primos de las distintas ramas de la familia, también sacerdotes, de manera que el estímulo de verlos a ellos contentos, fue realmente uno de los signos del llamado del Padre Celestial”.


Claro, los tiempos cambian pero también en cada tiempo Dios tiene sus gracias para poder realizar llamados  a vocaciones.


El Señor junto a María, sigue necesitando de los hombres que le digan sí para poder llegar al mundo y trabajar por la salvación de los mismos.
De manera que si alguno siente por ahí que le parece que Dios lo necesita, no se lo niegue.


De su vida, su amor y sus capacidades con toda alegría, vale la pena ser sacerdote.
Toda persona debe emplear la vida  al servicio de Dios y del prójimo.


Como sacerdote es sin duda  donde se puede hacer muchísimo bien, de manera que toda vocación es noble, pero al mismo tiempo, Dios actúa muy fuerte a través de aquellos que llama y consagra en esa vocación.

 

Bibliografía:
Información de la O.7847 de mayo 2005.
Más la expuesta en el texto.

Grenón Néstor. Pasaje. Topografía.
Corre de N-S a la altura de Bv. Seguí 6200.
Se le impuso ese nombre por O. 7847 de mayo de 2005.
Con anterioridad se denominó pasaje 1820.


Recuerda a Grenón Néstor: Presbítero argentino, hijo de una de las diez familias franco-suizas que trajo Aarón Castellanos para fundar la colonia agrícola de Esperanza (Santa Fe).
Se ordenó sacerdote en 1926. Fue reconocido por su trabajo misionero pastoral dedicado a las necesidades de los fieles mientras estuvo al frente de la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes (Santiago 1169).