GRANADEROS DE LOS. CAMINO

Fue el lunes 16 de marzo - exactamente una semana después de haber arribado el coronel San Martín al puerto de Buenos Aires (9 de marzo de 1812) en la fragata Canning procedente de Inglaterra, cuando constituyó el Regimiento de Granaderos a Caballo.


El Libertador Inmediatamente después de llegar, se presentó al Primer Triunvirato ofreciendo sus servicios y su capacidad y táctica adquirida en el ejército español.


Bajo el Decreto del 16 de marzo de 1812 el Gobierno le encargó la formación de ese Escuadrón de Caballería, aunque el nombre tradicional aparecería por primera vez en un documento del 7 de diciembre de ese año.


Don José de San Martín venía de un teatro de operaciones y experiencias, donde su espíritu reflexivo, observador e intuitivo lo incitaría a  establecer en Argentina, la organización de los Granaderos, cuerpo que hubo creado el ministro francés  Louvois y el rey Luis XIV.


Por esa época, allá cada compañía de infantería contaba con  cuatro destacamentos de granaderos a caballo.


  A su semejanza se aplicó la tradicional selección física de sus hombres: debían ser  jóvenes  de talla elevada, buen cuerpo  y gran agilidad.


Desde un principio  los granaderos  portaban hacha y sable y su nombre propiamente  dicho se origina en la circunstancia de que utilizaban un saco llamado “granadera” porque  contenía doce granadas o proyectiles huecos de hierro fundido, esféricos, con un orificio por donde se introducía la carga explosiva.

Armando Alonso Piñeiro explica: "El glorioso regimiento estuvo desde siempre muy estrechamente ligado a las preferencias del Libertador, acaso porque, como muy bien se ha dicho, toda su formación estrictamente militar se basó en la organización de los granaderos , cuerpo originado en Francia, 1667, durante el reinado de Luis XIV".


El particular afecto del Libertador por el Regimiento de Granaderos se exteriorizó innúmeras veces, como en el hecho de que usara en público precisamente el uniforme de los granaderos, circunstancia rescatada por el coronel Gerónimo Espejo en sus memorias.


En aquella época era el uniforme  más modesto entre los diversos cuerpos, sin los adornos ni los colores  de otros ceremoniosos  trajes.


La casaca  era de paño azul, de faldas largas con sólo el vivo rojo y dos granadas bordadas al remate de cada faldón. Pantalón  de punto de lana azul de paño  bastante ajustado y encima de la bota de montar.

granadero.html


Los escuadrones formados por San Martín fueron cuatro, el primero estuvo listo un día después de la disposición del Triunvirato, el segundo quedó integrado el 11 de setiembre, el tercero recién para el 13 de diciembre de ese mismo año; mientras el último recién se formó en diciembre de 1813.


San Martín se preocupó no sólo en hacer de los granaderos, un soldado marcial y con estampa militar en lo externo y plástico sino que desde el primer día despertó en ellos la idea del deber el sentido de la responsabilidad, la obediencia y el respeto tanto desde los soldados al jefe como de los mismos a los mandos.


La trayectoria gloriosa de los granaderos instruidos por San Martín en El Retiro en la plaza de Marte, comenzó en el Combate de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813.


Desde ese año hasta 1824 - esto es de San Lorenzo hasta Ayacucho - el Regimiento se desempeñó en veinte campañas, sus soldados participaron en 110 acciones de guerra y conquistaron un total de 22 condecoraciones.


 En 1821 Simón Bolívar  solicitó la cooperación de San Martín  pidiéndole  el envío del batallón Numancia, a fin de reforzar sus tropas, recientemente debilitadas por la derrota  de Sucre en Huachi. De esta manera los soldados sanmartinianos se trasladaron al norte de Sudamérica para auxiliar  a otra ala  de la común  empresa americana por la liberación  continental.


En el año 1824 los granaderos sanmartinianos participaron en la batalla de Junín, para luego actuar heroicamente en la victoria de Ayacucho.


De todos los que San Martín instruyera en los cuarteles porteños del Retiro sólo volvieron a estas tierras del Río de la  Plata,  en 1826,  sólo siete héroes., conducidos por  por el coronel  Félix Bogado, vieja gloria paraguaya que se había formado en el Cuerpo.


Los demás quedaron en los campos de batalla, cimentando con su sacrificio la libertad que fueron defendiendo por doquier.


Cuando volvieron esos siete hombres, San Martín ya no estaba en la Patria.


Afirma el historiador Piñeiro : “Extinguido con la conclusión de la guerra de emancipación americana, el Cuerpo de Granaderos renació, sin embargo, al cumplirse exactamente noventa años de la gesta de San Lorenzo.  El 25 de Mayo  de 1903, el presidente Julio A. Roca decretó  la restauración del Ilustre Cuerpo, que hoy  encarna la memoria viva  de la Patria.

granaderos.html

 

 

 

Bibliografía:
Piñeiro Armando Alonso: "16 de marzo 1812: Creación del Regimiento de Granaderos a Caballo" en Cronología Histórica Argentina. Ed. Depalma. Buenos Aires 1981.
"Los Granaderos de San Martín". Artículo de la revista Continente N°17. Bs. As. 15 de agosto de 1948.
Barcia Trelles, Augusto: "San Martín en América". Tomo III. Pág. 132 y siguientes.

Granaderos de los. Camino. Topografía:
Autopista Rosario – Santa Fe y límite Norte del municipio desde Baigorria 1700.
Se le impuso ese nombre por O. 491. Artículo 1° designase con el nombre de Camino de los Granaderos al antiguo camino a San Lorenzo. Sendero (que los rosarinos suponen) sirvió de paso a San Martín con su ejército en su marcha a San Lorenzo, en febrero de 1813.
Podemos descubrir el recorrido sanmartiniano de 1813 hacia San Lorenzo por calle Vélez Sárfield, tomaron la actual avenida Alberdi, que se transforma en boulevard Rondeau, y al llegar a la calle Baigorria, doblaron a la izquierda. Continuando al llegar a la calle Camino de los Granaderos, giraron a la derecha.
Esta calle es también coincidente con el antiguo camino colonial indudablemente tomaron las fuerzas de San Martín. Precisamente como en ese lugar se encontraba una amplia zona de ombúes, se cree que los granaderos descansaron el día 2 de febrero.