Gorostiaga Jose Benjamín

La historiografía oficial argentina considera que el “padre” de la Constitución Nacional fue Juan Bautista Alberdi. Sin embargo una considerable corriente revisionista considera que todo el texto constitucional sancionado en 1853 fue redactado por Gorostiaga, mientras que la influencia de Alberdi fue nula.


Designado por el caudillo Manuel Taboada como convencional constituyente por la provincia de Santiago del Estero el 9 de agosto de 1852, José Benjamín Gorostiaga tuvo una relevante participación en el Congreso Constituyente que sancionó la Constitución federal en 1853.


José Benjamín Gorostiaga nació en Santiago del Estero, el 26 de marzo de 1823. Hijo de Pedro Pablo Gorostiaga, hombre de trayectoria política en su provincia, y de María Bernarda de Frías Araujo.


 Emigró con su familia a la ciudad de Buenos Aires, como consecuencia del regreso del caudillo federal Felipe Ibarra.


Benjamín realizoría sus estudios en el Colegio Jesuita, y en esta misma institución, dicta clases de filosofía.


Estudió jurisprudencia en la Universidad de Buenos Aires, doctorándose con una tesis sobre “Derechos hereditarios de los ascendentes legítimos”.


Desde 1847, ejerció la profesión de abogado en un prestigioso estudio de la ciudad.


Luego de ocupar un cargo en la Academia de Jurisprudencia, tras la caída de Rosas, el gobernador de la provincia, Vicente López y Planes lo nombró Ministro de Hacienda, en 1852.


Dispuso  la confiscación de los bienes de Rosas, y organizó las finanzas de la provincia, alterando el sistema monopólico por un régimen económico de tinte más liberal.
 Defensor del Acuerdo de San Nicolás que sienta las bases para la organización constitucional de los estados provinciales.


Al ser este acuerdo rechazado por Buenos Aires, Gorostiaga se acercó al general Urquiza en calidad de asesor.


Electo Constituyente por su provincia a la Convención que debía reunirse en Santa Fe, se desempeñó como miembro informante de la Comisión de Negocios Constitucionales, en el Congreso reunido en Paraná.


Desde este cargo defiende el proyecto de Constitución que emana de la Convención de Santa Fe y del cual es uno de sus principales redactores.


Durante las sesiones en las que se discute el proyecto de la Carta Magna, es uno de los principales oradores, argumentando con profundo conocimiento del derecho y defendiendo los principios que estructuran dicho texto y que le dan forma, actualmente, a nuestro sistema político republicano y federal.


Colaboró con el gobierno de Urquiza cumpliendo algunas misiones diplomáticas, concretando importantes acuerdos comerciales y es el encargado, debido a su experiencia como Ministro de Hacienda, de uniformar el sistema monetario dentro del territorio de la Confederación.


En 1854 se radicó en la ciudad de Buenos Aires y se dedica a ejercer su profesión por algún tiempo.


Después del Acuerdo de San Nicolás fue elegido diputado en la Convención Constituyente de Santa Fe. En ésta fue elegido miembro de la Comisión redactora del proyecto de Constitución junto con su amigo Juan María Gutiérrez.


Sería la de principal redactor de la Constitución y la de miembro informante de la Según Jorge Vanossi, la tarea más memorable de Gorostiaga en aquella oportunidad:


Comisión de Negocios Constitucionales, participando constantemente en los debates, llevando la voz de la defensa del Proyecto de Constitución.
La Constitución de 1853 tenía 107 artículos, de los cuales toda la doctrina (el preámbulo y la parte orgánica, es decir, la distribución de los tres poderes y la función de los tres poderes) es autoría exclusiva de Gorostiaga, quedando en duda quién fue el autor de la parte dogmática que constaba de 31 artículos.


Según las tablas de equivalencias de los artículos de la Constitución de los Estados Unidos de América, que realizó Ernesto Padilla, 60 artículos de este cuerpo legal fueron reproducidos literalmente en la Constitución Argentina. La parte dogmática comprende solamente a los artículos 1, 2, 5, 14, 15 y 19 al 29; por tanto, en 17 o 18 artículos del total de 107, habría alguna una duda sobre si los hizo o no Gorostiaga.


Pero las 40 intervenciones que tuvo en los debates de la Convención Constituyente y la defensa de todos ellos y la autoría del informe de la elevación, hacen pensar que si él no los redactó en su integridad, fue muy importante en la sanción de los mismos.


Su influencia en la Constitución argentina ha sido expuesta por Vanossi en su libro La influencia de José Benjamín Gorostiaga en la Constitución Argentina y en su jurisprudencia, donde demuestra, como trabajo de tesis, la influencia que tuvo Gorostiaga en el proceso de la sanción de la Constitución argentina de 1853.

Gorostiaga también trabajó en la implementación de la Constitución de 1860, efectuada a través de las principales leyes sancionadas, justo cuando fueron organizados los poderes nacionales a partir de 1862, como miembro del Congreso Nacional, y a través de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, órgano que Gorostiaga llegó a presidir, marcando un capítulo distintivo de la jurisprudencia constitucional argentina.


Luego de la Batalla de Cepeda se vuelve a reunir una Convención Constituyente, en 1860, con el objetivo de introducir las reformas a la Constitución que el Estado de Buenos Aires exigiera como condición para incorporarse al seno de la Confederación.


Concretada la reunificación política del país tras la Batalla de Pavón, se reunió  un nuevo Congreso Nacional en Buenos Aires en el que Gorostiaga ocupó una banca como representante de Santiago del Estero, siendo nombrado vicepresidente de este cuerpo legislativo.


A partir del año 1865, junto con Alberto Larroque y Juan María Gutiérrez se ocupa de la redacción de un proyecto para organizar el sistema educativo en todos sus niveles.


Entre 1870 y 1873, Gorostiaga fue nombrado Constituyente provincial a la convención que debía reunirse para reformar la carta bonaerense. En este cuerpo presenta un proyecto sobre reforma del sistema electoral junto con Rufino de Elizalde, Bernardo de Irigoyen y Luis V. Varela. Continuando con su tarea en el ámbito educativo, en 1872 interviene en un conflicto universitario aportado su trabajo a la normalización de la universidad.


Como experimentado jurisconsulto fue propuesto por el presidente Bartolomé Mitre, en 1865, para ejercer el cargo de ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Al año siguiente es designado por el Poder Ejecutivo bonaerense para ocupar la dirección del Banco de la Provincia.


 Luego de su paso por esa entidad financiera se reincorpora a la Corte Suprema por designación de Sarmiento, pasando a ser presidente del alto tribunal desde el 1° de Diciembre de 1877.


Desde este cargo es una de las personalidades que, durante la crisis de 1880, propicia un acuerdo entre las partes en disputa por el conflicto de la federalización de Buenos Aires.


En 1886 el sector mitrista y el Partido Católico, opositores del régimen roquista, le proponen a Benjamín Gorostiaga postularse al cargo de presidente de la Nación, ofrecimiento que rechazó.


Al año siguiente se retiró de la función pública. Tras los acontecimientos revolucionarios de 1890, Gorostiaga fue un firme partidario de la Unión Cívica.


Murió en la ciudad de Buenos Aires, el 3 de octubre de 1891.


Cutolo cita a Víctor Gálvez quien describe a Gorostiaga en sus “Memorias de un viejo”: “tenía la barba negra, el cabello ensortijado y compacto, el ojo de mirada ardiente y expresiva, rasgos muy acentuados en su fisonomía le daban el aspecto de un hombre resuelto.


Su voz clara y sonora era notable, y como orador gozó de fama… Era afable, pero algo grave: la afabilidad parecía estudiada, su carácter natural era áspero y tal vez altivo. Es hijo de sus obras; su fortuna y su fama se la debe a sí mismo”.

gorostiaga.html

 

Bibliografía:
Mikielievich Vladimir C:  Diccionario de  Rosario (Obra inédita).Año 1994.

Gorostiaga, José Benjamin. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. a la altura de Biedma y Presidente Quintana al 1700.

Carece de designación oficial.


Suponemos que es en honor a José Benjamín Gorostiaga (1822-1891), abogado y político argentino, uno de los autores de la Constitución de 1853. Participó de la Asamblea Constituyente y fue entre otros cargos, Ministro del Interior del Presidente Justo José de Urquiza y de Hacienda durante el gobierno de Domingo Faustino Sarmiento.