GONZÁLEZ CASTILLO JOSÉ (1885 - 1937)

 

Alberto Campazas y Nicolás Baclini en su obra: "Crónicas históricas de la ciudad de Rosario" declaran: "En cuanto a Centrál Córdoba, José González Castillo, rosarino amante del fútbol, viendo desempeñarse a los jugadores del club expresó con admiración "atacan como un malón, para agregar como un malón charrúa". De ahí en más se los conoce con ese apodo Los charrúas.

González Castillo fue periodista, poeta y dramaturgo en términos generales, pero dicho en detalle escribió de todo. En distintos momentos de su vida, de su pluma surgieron sainetes, dramas, comedia, tragicomedias, zarzuelas, revistas, cuentos escénicos para niños, monólogos, adaptaciones, traducciones y letras de tango.

¿Cómo pudo hacer esto en su corto período de vida?, si murió a los 52 años.

Con sólo 22 años logró que los hermanos Podestá, ya consagrados por entonces representaran en el Apolo su primera obra: "Del fango" (1807.)

Simultáneamente a muy temprana edad compuso el tema musical de la película Juan Moreira, producida por el cineasta don Mario Gallo, aprovechando sus relaciones con Max Glucksman.

Su producción constituida por 77 piezas; entre ellas "El grillete", "Luigi", "Entre bueyes no hay cornadas", "El pobre hombre" y "La mala reputación" fueron escritas entre 1909 y 1919 donde hizo una contemplación sardónica de problemas sociales de lacerante verdad.

Algunas obras las compuso en colaboración de consagrados escritores como García Velloso, Pedro E. Pico, Alejandro Berrutti y Alberto Vacarezza. Con éste último autor de "El conventillo de la paloma" lo unió una gran amistad denunciando el uso y abuso de las orquestas de tango instaladas en plena acción escénica.

Al tesón del dramaturgo García Velloso quien creara la Sociedad de Autores o Círculo Argentino de Autores se le sumó el profundo esfuerzo de González Castillo que fuera varias veces presidente de dicha institución.

Creador del Boletín oficial de Argentores en el año 1935 ejerció su dirección hasta poco antes de su muerte ocurrida en 1937.

Su hijo Cátulo Castillo dijo: "Siempre tuvo mi padre un carácter alegre y dinámico. No estaba nunca quieto y tenía aptitudes para todo: dibujo, carpintería, política, artes gráficas, propaganda, gremialismo... Nos quiso hacer estudiar, pero siempre fuimos rebeldes, seguramente por herencia de él..."

La calle Boedo, fue entonces el refugio de sus últimos años y no hubo bodegón o café que no conociera.

En ese barrio su vida se apagó el 22 de octubre de 1937 y en su casa de Boedo múltiples placas recuerdan su paso y su quehacer por ese amado lugar.

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

Del Pino, Diego en su artículo: "José González Castillo y el mundo literario de Boedo" en revista Todo es Historia. Junio 1993.

Alen Lascana Luis C: Revista Todo es Historia N°46. Febrero 1971.

 

 

González Castillo. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 4600 al 4699, y desde 4800 al 4999, a la altura de Av. Uriburu 1200 y Esteban de Luca 1200.

Se le impuso ese nombre por Decr. N°21748 del año 1958 y por Decr. N°24565 de 1960 se extendió el mismo nombre al tramo que corre desde Uriburu a la calle Israel.

Con anterioridad de denominó Amberes.

Recuerda a José González Castillo (1885 - 1937), dramaturgo rosarino autor de múltiples obras.