GARZÓN EUGENIO CORONEL (1796 - 1851)

 

El Gral. Lavalle inició en 1840 la campaña libertadora del régimen rosista hacia el interior, buscando el apoyo del litoral junto al Gral. Lamadrid y así decidió ocupar por asalto la ciudad de Santa Fe, persiguiendo a López , que se internó en el Chaco,dejando la ciudad con setecientos soldados de infantería a las órdenes del oriental Eugenio Garzón.

El 23 de setimbre , Lavalle ordenó al general Iriarte tomar la ciudad, quien debió sostener una lucha de dos días para lograrlo. Garzón y sus principales jefes y oficiales fueron enviados por Iriarte a Aquino, donde Lavalle tenía su cuartel. Iriarte en sus "Memorias" describe tal hecho como una aberración, pues la indisciplina era tanta porque los soldados forzaban las casas forzando sus puertas, mientras las calles estaban llenas de ebrios en su mayor parte.

Gobernaba bajo su protección don Pedro Rodríguez del Fresno, plaza que antes se encontraba comandada por el Gral Garzón, uno de los jefes más distinguidos del ejército de Oribe.

Este luchó con denuedo y valentía al ataque, pero tuvo que rendirse ante el número y disciplina de las tropas unitarias que después de aceptarle una capitulación honrosa, le tomaron prisionero trasladándolo al cuartel general de Lavalle junto a los nueve oficiales que lo habían acompañado hasta entonces.

Garzón y sus compañeros continuaron algunas semanas completamente incomunicados, mientras las fuerzas invasoras hacían desmanes, produciendo a su vez quebrantos en los bienes de los fieles federales.

Lavalle desde su campamento no podía dominar a su soldadesca porque el número de desaforidos era inmenso, hasta que la sociedad santafesina reaccionó formándose una comisión de damas prestigiosas encabezada por la distinguida matrona, doña Joaquina Rodríguez de Cullen, quien apoyada por algunos de los jefes del comandante unitario argumentó que el Gral. Eugenio Garzón, oriental de origen, era hombre de bien, aunque en realidad lo era, obteniendo el perdón de los prisioneros.

Lavalle si bien escuchó los requerimientos de la dama santafesina llamó al jefe de sus hombres, el coronel Elías, y le expuso:... "amigo mío. Nosotros debemos ser terribles y formidables sobre el campo de batalla y allí es donde debemos mostrar a los enemigos nuestra superioridad y ascendiente, pero después del calor del combate debemos ser sensibles, humanos y generosos. El Gral. Garzón y sus compañeros de infortunio, son hijos del pueblo oriental y pertenecen a las familias más distinguidas del suelo que sirve de asilo a nuestras familias y amigos (exilados del gobierno rosista). El mismo presidente Rivera, unitario y enemigo de estos desgraciados, desde el momento que supiera que habían sido inmolados, nos calumniaría y diría que fueron víctimas inocentes de un odio oculto hacia su país."

Entonces optó por enviarlos al campamento de Oribe.

Continuó en el ejército federal desempeñando el cargo de Jefe de Estado Mayor hasta pocos días antes de la batalla de Arroyo Grande en que se retiró del mismo por desinteligencias con su jefe.

Distanciado de Oribe, Garzón se plegó al Gral. Urquiza que preparaba la invasión a la República Oriental y en ella actuó desempeñando un rol de mucha importancia, pues debido a sus condiciones innatas: carácter y pericia militar llegó a ser un colaborador eficiente en la campaña contra el régimen rosista.

Después de la batalla de Caseros, aparece sólo por accidente en los sucesos argentinos.

Su valor y entereza en situaciones límites lo hacen merecedor del respeto de la posteridad.

 

 

Bibliografía:

Información obtenida de "MONOS Y MONADAS". Rosario, 26 de junio de 1910. N°3.

Cafferata Antonio F: "Motivos históricos y anecdóticos." Rosario, 1932.

 

Garzón. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. desde 100 Bis al 1200 Bis; desde 100 al 3399, a la altura de Juan José Paso 2700, Av. Eva Perón 6000 y 27 de Febrero 6000.

Carece de designación oficial.

Recuerda al guerrero de la Independencia Eugenio Garzón (1796 - 1851), que también intervino en la guerra contra el Brasil.