GARRIDO DE LA PEÑA, CARLOTA (1870- 1958)

En el año 1899 la primera médica de nuestro país, la Dra. Cecilia Grierson concurre en Londres a las sesiones del Segundo internacional del Consejo de mujeres.


En esa reunión se compromete  a crear en la argentina una filial de dicho Consejo, lo que hace en Buenos Aires el 25 de setiembre de 1900, a la que asistieron  miembros  de sociedades benéficas.


Desde un principio los objetivos del mismo no fueron el sufragismo sino la educación.


Desde principios del siglo XX, la mujer estuvo  confinada al hogar,  más recién a mediados de la centuria, con la creación de las escuelas normales, gracias al estadista  sanjuanino Domingo Faustino Sarmiento, tuvo acceso al proceso enseñanza aprendizaje.


La revista escolar  Nº30 de Rosario, declaró: “La educación recién empieza y no concluye, las puertas están solamente abiertas a Las ciencias, a la literatura, a la historia, más todavía  hay mucho que aprender, pues el camino es muy largo”.


Carlota Garrido fue quien eligió para estudiar, un camino nuevo y distinto: la escritura.

carlota.html


La edición n° 18 de la revista El Pensamiento, en el diario El Orden, nos dice:
“Carlota, a pesar de haber nacido en Mendoza, se radicó muy tempranamente, en su adolescencia, en Coronda.
Estudió para ser maestra y con esta profesión trabajó en la Escuela Normal de Maestros Rurales de la ciudad”.​


En esta ciudad se casó con Ángel de la Peña, de quién enviudo a los 26 años, y tuvo cuatro hijos, pero por  su espíritu fuerte pudo elaborar su dolor y seguir adelante.


El 15 de junio de 1895 fundó la revista El Pensamiento, al que dirigió en su existencia, y era definido como el “Semanario de lectura amena, costumbres, asuntos religiosos y sociales, crónicas de salón y de modas, bibliografías, etc.”, que funcionó hasta un año incierto de los años 1900.


En esta revista nombrada como “la primera publicación dirigida por una mujer en la provincia”, colaboraron las peruanas Clorinda Matto de Turner, Carolina Freyre de Jaime,​ y Margarita Praxedes Muñoz; la chilena Fiora Donoso Gioz y la uruguaya Lola Larrosa de Ansaldo, además de las santafesinas Macedonia Amavet, Mercedes Pujato Crespo y Ángela Geneyro.


​En 1902, junto a Carolina Freyre, fundan La Revista Argentina (1902-1905).​


Como periodista solía escribir artículos para algunos de los mayores diarios del país, como Los Principios de Córdoba, La Nueva Época de Santa Fe, El Cívico de Salta, La Acción y La Capital de Rosario y en otros medios como la Revista del Consejo Nacional de Mujeres, Revista de Derecho, Historia y Letras de Buenos Aires, entre otros.


Todos estos artículos los recopilaría en su libro “Hojas dispersas” (1920).​


Publicó su primer libro en 1913, Corazón Argentino. Diario de un niño, novela que hizo hecha a imitación del célebre Corazón, diario de un niño de De Amicis, que fue usado largamente en el sistema escolar, y tuvo más de seis ediciones.​


En 1917 abandonó definitivamente la docencia para dedicarse a la escritura.​


También trabajo para Semana Gráfica, una revista semanal que se publicó entre 1922 y 1924 y dónde escribió junto a personalidades como Gabriela Mistral o Alfonsina Storni, en la sección “Temas de la sociedad (Entre nosotras)”, posteriormente denominada “Temas femeninos (entre nosotras)”, una sección claramente femenina.


Su novela Entre dos amores fue premiada en España y Luz en el sendero le valió una mención honorífica del papa Pío XII. ​

Falleció el 19 de julio de 1958 en su ciudad adoptiva, Coronda.


El diario El Litoral publicó en esa fecha: “Se apaga con ella una noble existencia, una maestra de vocación y una escritora de fina sensibilidad, que supo captar, en su tiempo, todo lo bello y humano para volcarlo en sus obras”.

Ideales
Carlota tenía una acentuada tendencia religiosa católica, combinando una actitud reaccionaria hacia el feminismo, que serían  las nuevas actitudes femeninas, y su ideología fuertemente conservadora, con su intención de reforzar valores como el pudor, la sencillez, la pureza, la fe religiosa y el patriotismo.


Para ella, el concepto de mujer era el mismo que el de una madre, pero como educadora, cumplía una función primordial como pilares de la familia, organización básica de la sociedad.


Legado
Es el diario El Orden quien la nómina “primera periodista santafesina” en 1951.


 En el marco de un estudio para que se creara n hemerotecas que resguardaran el patrimonio periodístico de la ciudad de Santa Fe, un cronista del diario fue a entrevistar a Carlota, instalada en Rosario y con 81 años, para conseguir su apoyo.


Luego de esta entrevista es cuando los empleados del diario se enteran de la revista El Pensamiento, siendo así la primera publicación dirigida por una mujer en la provincia, con lo cual se haría  público,  el reconocimiento.​


La Escuela Estatal N° 844 de Coronda fue nombrada “Carlota Garrido de la Peña” en su honor.

 

 

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto`.
Garrido de La Peña. Pasaje. Topografía:
Se  le impuso ese nombre por O.8071 de Noviembre de 2006.

Recuerda Carlota Garrido de la Peña (Mendoza, 2 de agosto de 1870 - Coronda, 19 de julio de 1958), periodista, escritora y maestra argentina, conocida por ser la primera periodista mujer santafesina.