GARMENDIA JOSÉ GRAL. (1841 - 1925)

 

Garmendia es hasta hoy, entre nuestros escritores de temas históricos el que se ha preocupado de satisfacer del modo más completo, la viva curiosidad de los argentinos por los sucesos militares de la guerra del Paraguay, tan discutidos, tan censurados y tan exaltados a la vez.

En sus páginas trató la técnica y la ejecución de la guerra, animada por la gran fuerza moral de los personajes que la condujeron y los sacrificios con que fue realizada.

El Gral. José Garmendia nació en Buenos Aires el 9 de marzo de 1841 en el seno de un hogar formado por José Ignacio de Garmendia y Aturralde, casado en segunda nupcias con doña Teresa Alsina.

Educóse en su ciudad natal concurriendo al Colegio de San Carlos hasta 1859, estudios que abandonó para ofrecer sus bríos de adolescente a la patria, al participar en la campaña que culminó con la batalla de Cepeda, hallándose el 25 de octubre de ese año frente a San Nicolás y en el sitio que el Gral. Urquiza pusiera a la plaza hasta el tratado del 11 de noviembre.

Ascendido a teniente segundo en 1861 formó parte del ejército de Buenos Aires que invadió la provincia de Santa Fe, asistiendo a la batalla de Pavón.

Cuando estalló la guerra con el Paraguay, prestamente se incorporó al primer batallón de la División Buenos Aires asistiendo a todas las operaciones de esa guerra dejando la traza indeleble de su valor. Atacado de cólera regresó a su terruño y apenas mejorado volvió al teatro de operaciones hasta su terminación.

En dos oportunidades debió marchar a Entre Ríos con motivo de la rebelión jordanista en 1870 y 1874.

Por entonces los ataques indígenas eran tan intensos, que los pobladores de la frontera oeste de nuestro país, tenían permanentemente en sus oídos la algarabía trágica del malón, entonces Garmendia se armó ferozmente en contra de éstos logrando pérdidas significativas en las huestes de los caciques Pincen y Alvarito Rumay.

Durante el segundo gobierno de Roca comenzó una ardua tarea castrense: presidente de la Comisión reformadora del manejo del arma de infantería y de la Comisión redactora del Código militar.

En 1912 consideró que había llegado al guerrero su merecido descanso volcándose a componer una vasta bibliografía. Entre sus libros merecen citarse: "Recuerdos de la guerra del Paraguay" (1883), "La cartera de un soldado" (1889), "Estudios históricos y militares sobre las campañas de Aníbal" (1898) y "La campaña de Humaitá" (1901).

Cuando había dejado atrás el fragor de las armas escribió "Gloriosa cripta", "Arreboles del ocaso", "El casamiento de doña Juana Ortiz de Zárate" y la "Enciclopedia militar".

Vicente O. Cutolo expresa: "Mereció en los años postreros de su existencia un prestigio consular, considerándosele un símbolo viviente de la patria vieja."

 

 

En la paz de su hogar debió su pensamiento tocar el fondo mismo de las cosas y las palabras del Eclesiastés, que debieron hacerse para él, profundas como las aguas en el remanso.

Murió en Buenos Aires el 11 de junio de 1925.

 

Bibliografía:

Ugarteche Félix: "El Gral. de División José Ignacio Garmendia." Buenos Aires, 1916.

 

Garmendia. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde Av. Fausta 300 Bis hasta Checoeslovaquia. Barrio Saladillo.

Se le impuso ese nombre por Decr. 21794 del año 1958.

Recuerda al Gral. José Garmendia (1841 - 1925), autor de numerosas obras de carácter histórico.