GARDELLI RAÚL (1919- 2002)

Nació en Carmen del Sauce en 1916. Periodista. Fue Jefe de redacción del diario La Capital y director de La Tribuna. Publicó El árbol, el yermo y los libros (1964), Memorias olvidadas (1991), La botella compartida (1997), y Conmovida memoria (2002). Murió en 2002.

Transcribo el articulo del escritor Marcelo Castaño dentro de la revista “La Capital 140 Aniversario” Titulado “Cuando el oficio brilla.
 
Hombre de profunda cultura, fue jefe de Redacción de la capital y autor de textos entrañables donde el rigor se abrazaba estrechamente con la erudición y una inconfundible ironía.

Mil novecientos noventa y dos. El hombre ingreso a la unidad coronaria (no era la primera vez que sorteaba la muerte ni seria la ultima), y muchos, el entre ellos pensaron que no viviría diez años mas como ocurrió. Pidió papel y  esbozo lo que sería más tarde una nota conmovedora sobre las enfermedades de la infancia, publicada el 13 de octubre de 1992 en La Capital y rememorada el día de su muerte.

Raul Gardeli fue así de autentico, y la anécdota lo pinta de cuerpo entero como un hombre que no podía dejar de generar escritos, plasmar ideas, moldear figuras, recordar historias que se volvían textos.

Fue periodista y escritor, dicen que empezó su carrera de escritor siendo grande algo que es verdad sólo a medias, porque sus columnas ya estaban llenas de literatura aunque se volcaran en papel prensa.

Se lo recuerda como un gran cultor de la amistad, del  dialogo franco, de la enseñanza, aunque siempre tuviera la capacidad de poner a  su interlocutor en un plano de horizontalidad intelectual.

gardeli.html

Era un hombre ávido de dialogo, sobre todo con los más jóvenes, un hombre- en palabras de Mario  Acoroni – de personalidad discreta, despojada de acartonamientos, de fina inteligencia y cortesía.

Luis Etcheverry lo definió alguna vez como un hombre admirado y respetado por todos los que lo leen y lo conocen, mucho más todavía por aquellos que hacen periodismo, que aprendieron “Los secretos de un oficio que nunca termina develarse en plenitud par quien lo asume con responsabilidad y mente abierta.

Nació en 1916 en la zona rural de Carmen del Sauce, pero a los 3 años ya era rosarino.

En 1939 conoció La Capital donde empezó  a trabajar llegando a  jefe de Redacción y tras retirase siguió como colaborador.

También dirigió la Tribuna y fundó la Revista de Artes e Ideas.

Fue director de cultura de la municipalidad y trabajo en el área cultural de la Bolsa de Comercio.

De sus columnas en este diario se destacó la sección “De un Quizá vano discurrir” con reflexiones que iban desde la infancia a la vejez, de la literatura a las relaciones filiales, o sobre las cartas que le enviara Victoria Ocampo, con quien tuvo amistad.

Cuando pisaba el medio siglo publicó su primer libro que se llama “El Árbol de Yermo y los libros”, elogiado por Manuel Mujica Láines, Cesar Tiempo y Arturo Capdevilla.

Pasaron 27 años hasta publicar “Memorias olvidadas” (1991).


Los últimos años de su vida terminaron por ser los más fructíferos de su literatura, con “Esa puerca soledad” (1996), “La botella compartida”, al año siguiente y “Conmovida memoria” (2002).


Un año antes de su último libro volvió a terapia y allí escribió “Memorias inciertas, casi irreales”.


Cuando presentó “Conmovida memoria” empezó a despedirse de su vida literaria.


Dijo que era el último libro y en esa etapa de su vida solicitaba compañía, aunque fuera para tomar un café.


Falleció el 30 de noviembre de 2002.


Nos dice Fernando Toloza: “La imagen que lo seguirá definiendo para siempre es haber leído a Borges por primera vez en una caja de fósforo, cuando era un niño”.

 

 

Bibliografía

Marcelo Castaño. Artículo "Gardelli, Raúl. Cuando el oficio brilla".
La expuesta en el texto  
R. Gardelli. Calle. Topografía.
Corre de E. a O. desde 7700 a 8100 paralela a la Av. Central que se extiende desde Bv. Wilde hasta calle Donado.
Se le impuso ese nombre por O. 7591 del 2 de octubre de 2003. Con anterioridad era la calle N 0 1405.