GAMBARTES LEONIDAS (1909 – 1963)

“Hablo en el lenguaje de la pintura, que es universal, pero hablo como un hombre de América” supo decir alguna vez uno de los grandes artistas plásticos de Rosario, Leónidas Gambartes.

Nacido en Rosario el 13 de febrero de 1909, era hijo de padre tucumano y madre riojana, quienes narraron al niño cuentos y leyendas de origen rural, fascinándolo con relatos de hombres transformados en pájaros o lobizontes. Hechizos y conjuros como el payé, sortilegios, mitos y una relación estrecha entre el hombre y la tierra imágenes que poblaron su imaginación, y que al madurar plasmaría en sus obras.

Creció pese a la modestia de su hogar, dotado de posibilidades de formarse para crecer y pintar también el suburbio rosarino y su gente, gente ensimismada y de pocas palabras pero que a su alrededor flotaba como un aura, el resplandor de un misterio.

Se aproximó a esa gente tallada en piedra dura, roqueña y para recoger su mensaje, se animó a bucear en el sueño y la ironía, ese misterio que volcaría en cartones humorísticos, dibujos y óleos oníricos.

Fue un autodidacta que durante largos años combinó su pasión por el arte con el trabajo primero en una oficina y luego como cartógrafo, oficio con el que se ganaría la vida jubilándose poco antes de morir.

Desde su juventud participó activamente en los nucleamientos plásticos que desde entonces signaron la proyección nacional e internacional del arte moderno en Rosario.

En 1933 fundó junto a Antonio Berni, la Mutualidad de Estudiantes y artistas plásticos independientes de Rosario y en el 50 integró el emblemático Grupo Litoral, constituido con el propósito esencial de vivificar el ambiente artístico local, y valorar un arte de concepción moderna y distinta.

En sus obras se valió de la acuarela, de témpera, del óleo, pero también experimentaría con el cromo al yeso.
Sobre esa base en el soporte, pintada a la acuarela o al óleo, haría aparecer el blanco de fondo por un rayado de la superficie y mediante esa textura y la transparencia lograría una singular armonía en colores planos, a la vez vibrantes y terrosos.

Su creación fue multifacética porque no sólo compuso obras geniales en tela sino llegaría a ilustrar libros y cuentos. La Editorial Bonino de Buenos Aires editó en 1954 un libro con reproducciones en negro y en color, prologado por el juicio crítico de Manuel Mujica Láinez, Córdoba Iturburu y Roger Plá, en castellano e inglés.

En 1956 sería invitado a la Bienal de Venecia, la de Porto Alegre y a la Exposición panamericana de Washington, en la que la Fundación Rockefeller adquirió el cuadro “Formas mágicas” para su salón permanente en New York.

Figuró entre los máximos exponentes en la muestra del Sequiscentenario de la Revolución de Mayo y el primer premio en los salones de Industrias Kaiser Argentina.
Falleció en nuestra ciudad en marzo 1963, en la casa paterna ubicada en calle Catamarca 2655.

La Nación, en sus columnas en ocasión de su muerte expresó: “Desde sus primeros apuntes naturalistas hasta el surrealismo onírico y sus celebrados cromos al yeso, Gambartes tuvo personalidad indiscutible. Expresó plásticamente con sabiduría y lirismo singulares, la mitología sudamericana, con sus demonios y hechiceros, sus leyendas y su desolado paisaje, con su honda y siniestra vida secreta. Su técnica, a veces minuciosa, fue producto de esa fe en la expresión misma, en su caudal representativo, con algo de goyesco en su libre manifestación pictórica y humana.
El estremecimiento de todo ello se muestra en sus dibujos y pinturas con una expresión muy individualista, como lo son sus “Personajes mágicos”, “Mitología mágica” Y “Formas Payé” entre otras, todas en cromo al yeso.”

Bibliografía:
Manuel Mujica Láinez: “Misterio y luz de Gambartes”. La Nación en su edición del 31 de marzo de 1963.
“Gambartes Leónidas”. Diario La Capital en su edición del 31 de marzo de 1963.

Gambartes. Cortada. Topografía.
Corre de N.O. a S. E. desde la calle Palestina hasta Baigorria 1900. Parquefield.
Se le impuso ese nombre por D. 4672 del año 1977.Anteriormente se denominó “34”.