FRANCO RAMÓN (1896 – 1938)

Nacido en 1896, fue hijo de Nicolás Franco y Salgado de Araújo, capitán de la Marina, y de María del Pilar Bahamonde y Pardo de Andrade, y hermano de Nicolás, Pilar, María de la Paz y Francisco.


 Era el más joven de los hermanos. A diferencia de sus hermanos, Ramón era el hijo que más se parecía a su padre Nicolás, destacando por su carácter extrovertido, carismático, despreocupado y rebelde.


​ Su madre esperaba que se dedicara a la vida eclesiástica, aunque finalmente optó por la carrera militar, como ya habían hecho sus otros hermanos. Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1911.​


En 1914 fue destinado como oficial de infantería al Protectorado de Marruecos, prestando servicio en el cuerpo de Regulares.


​ En 1920 fue destinado a la Aeronáutica militar como alumno de la escuela de pilotos, obteniendo el título de aviador y siendo destinado a la base de hidroaviones de Atalayón (Melilla), actividad en la que pronto destacó por su apoyo a las tropas de tierra.


Sus actuaciones en África pronto le convirtieron en uno de los pilotos más populares de la Aeronáutica militar. En 1924, recibió la Medalla Militar por sus actuaciones durante la Guerra del Rif.​


Sus éxitos en la aviación le animaron a organizar un "raid" aéreo hacia Sudamérica, el luego conocido como "Vuelo del Plus Ultra".


Antes de la realización del mismo, existía el antecedente de la primera travesía aérea del Atlántico sur en 1922, en un vuelo que fue desde Lisboa a Río de Janeiro (la capital brasileña de entonces) y que fue emprendido por los portugueses Gago Coutinho y Sacadura Cabral.


Sobre la base de estos precedentes se organizó la nueva travesía, que con un Dornier Do J "Wal" debería llegar hasta la capital argentina, Buenos Aires.


Además de Ramón Franco, participaron con él otros tres tripulantes: el capitán Julio Ruiz de Alda, el teniente de navío Juan Manuel Durán y el mecánico Pablo Rada.


El 22 de enero de 1926, el hidroavión Dornier Wal Plus Ultra partió desde la localidad onubense de Palos de la Frontera, comenzando una travesía que iba a durar en total 59 horas y 39 minutos. El 10 de febrero llegaron a Buenos Aires, después de haber recorrido 10.270 km y haber parado en Las Palmas de Gran Canaria, Río de Jainero, Recife y Montevideo.


Este vuelo pasó a la historia como uno de los grandes raids de la aviación española, así como en la historia de la aviación mundial. Para Ramón Franco este vuelo supuso convertirse en un héroe popular en la España de los años 1920.

Con motivo del éxito obtenido en el vuelo del Plus Ultra, fue nombrado gentilhombre de cámara con ejercicio del rey Alfonso XIII.


Ramón Franco con los tripulantes del "Plus Ultra": Durán, Ruiz de Alda y Rada.


En el verano de 1929 organizó un nuevo "raid" aéreo que atravesaría el Atlántico norte, aunque el hidroavión Dornier que empleó en esta ocasión tuvo una avería mecánica a la altura de las islas Azores.


 La avería se produjo en mitad del océano Atlántico, teniendo que ser rescatada la tripulación por un portaaviones británico. Este imprevisto supuso la cancelación del proyectado vuelo y a su vez un descrédito para el hasta entonces héroe de la aviación.


Unas posteriores declaraciones que hizo respecto a este incidente le valieron enfrentarse con el general Miguel Primo de Rivera; automáticamente, pasó a convertirse en un opositor de la dictadura de Primo de Rivera y la monarquía, lo que le valió ser detenido y encarcelado en varias ocasion.


En diciembre de 1930, junto con otros aviadores como Ignacio Hidalgo de Cisneros, se sublevó contra la monarquía en el aeródromo militar de Cuatro Vientos. Después de despegar con un avión, llegó a amenazar con bombardear el Palacio Real de Madrid,​ aunque al final sólo arrojó proclamas revolucionarias.


 Tras el fracaso de la sublevación, marchó al exilio junto a otros aviadores rebeldes, volando hasta Lisboa.​

Con el advenimiento de la Segunda República no sólo fue rehabilitado y repuesto en su empleo, sino que el gobierno provisional republicano le nombró Director general de la Aeronáutica Militar, recuperando también su antigua condición de héroe.


A pesar de su nuevo puesto militar, Franco participó en las elecciones generales de 1931 presentándose en dos circunscripciones: Sevilla-capital y Barcelona.


En la primera se presentó por el Partido Republicano Revolucionario (PRRev) junto a otros candidatos como el andalucista Blas Infante, mientras que en la segunda lo hizo como independiente federalista.


 En los días previos a los comicios electorales participó en los sucesos conocidos como el complot de Tablada, unos hechos todavía no esclarecidos del todo, a los que además se sumó un aparatoso accidente durante un mitin electoral en Lora del Río. Estos incidentes le valieron ser destituido de su cargo, que tan brevemente había ejercido.​

 

Tras solicitar voluntariamente su baja en el Ejército, Ramón Franco se dedicó a la política. A diferencia de su hermano Francisco, Ramón acogió de buen grado la llegada de la República, pues se declaró desde las tribunas: republicano antimonárquico, más no comunista.


En las elecciones del 28 de junio de 1931 salió elegido diputado tanto por la circunscripción de Sevilla como por la de Barcelona, aunque renunció a su acta por la capital hispalense, convirtiéndose en diputado por Barcelona e integrándose en el grupo parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), partido que lo respaldaba. En un mitin durante la campaña electoral en Barcelona se había llegado a declarar partidario de una "Federación de Repúblicas Ibéricas".​

Para las elecciones generales de 1933 no volvió a presentarse. Por el contrario, solicitó y le fue concedido su reingreso en la Aeronáutica Militar. El nuevo gobierno radical de Alejandro Lerroux, buscando mantenerle lejos, lo nombró agregado aéreo en la embajada española en Washington (Estados Unidos).

 

En julio de 1936, al producirse la sublevación militar contra la República en la que tomaba parte su hermano, seguía ocupando su puesto en la embajada de Washington.


En vista de la situación existente en España, se puso en contacto con un antiguo amigo suyo, preguntándole sobre un hipotético retorno a la zona republicana y ponerse a las órdenes del gobierno.

Después de algunos titubeos, en el mes de octubre Ramón Franco dio un giro de 180º  se trasladó a Portugal y pasó a la zona dominada por los sublevados, uniéndose a ellos.

Lo cierto es que su hermano, ya convertido en "generalísimo" de los sublevados, lo destinó a las Baleares, ascendiéndole al rango de teniente coronel y nombrándole comandante de la base de hidroaviones de Pollensa, Mallorca.


 Este nombramiento no fue recibido con buen agrado por los oficiales de la "Aviación Nacional", la fuerza aérea de los sublevados, quienes no olvidaban el pasado republicano e, incluso, revolucionario de Ramón Franco.


El malestar fue tal que provocó una protesta escrita del comandante en jefe de la Aviación Nacional, el general Alfredo Kindelán, que en una carta con fecha de 26 de noviembre de 1936 manifestaba el descontento existente entre los pilotos y oficiales "nacionales" por el nombramiento, sugiriendo al «generalísimo» que Ramón no ocupara ningún puesto de mando activo.

 

Lo cierto es que, como comandante en jefe que era Kindelán, el nombramiento se había hecho sin consultarle, y para su indignación la carta nunca fue contestada.

 

Ramón falleció en octubre de 1938 durante un vuelo que llevaba a cabo desde la base de Pollensa al estrellarse el hidroavión de fabricación italiana CANT Z.506 Airone que pilotaba.


Supuestamente, había salido para bombardear el puerto de Valencia.​ Otros autores apuntan a que en realidad se dirigía a bombardear Barcelona, donde estaba teniendo lugar la despedida de las Brigadas Internacionales.


Partió de la base con muy malas condiciones atmosféricas y con un avión cargado con cerca de mil kilos de bombas y, al adentrarse en una tormenta y no ser capaz de dominar el aparato, cayó en barrena sobre el mar.

Desde entonces, su muerte ha dado lugar a rumores de que hubiera podido ser víctima de un sabotaje, ​ bien procedente de quintacolumnistas republicanos o de elementos próximos al bando sublevado, que verían en él un personaje molesto debido a su pasado, su prestigio en la aviación y su parentesco con el líder de los sublevados. Según su hermana, fue asesinado por la masonería porque quería publicar un libro antimasónico que se llamaba “La burla del grado 33”.

 

Tras su muerte fue ascendido al rango de coronel de forma póstuma.​

 

En Argentina, en la ciudad de La Plata, desde 1926, la calle N° 65 se denomina Comandante Ramón Franco. En la ciudad de Rosario hay un pasaje de tres cuadras que lo conmemora.

 

 

Bibliografía:
Zavala, José María: Franco, el republicano: la vida secreta de Ramón Franco, el hermano maldito del Caudillo, Ediciones Altera, 2009.
Álvarez Rey, Leandro: Los diputados por Andalucía de la II República (1931-1939), Centro de Estudios Andaluces. 2010.
Franco Salgado-Araujo, Francisco: “Mis conversaciones privadas con Franco”, Ed. Planeta, 2005.

Franco. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde Republica Dominicana  hasta Iguazú 400.
Carece de designación oficial.
Recuerda  a Ramón Franco Bahamonde (Ferrol, 2 de febrero de 1896-mar Mediterráneo, 28 de octubre de 1938) militar, aviador y político español. Hermano más joven del general Francisco Franco, pasó a la historia por la hazaña del vuelo del Plus Ultra, hecho que le convirtió en un héroe de su época.

 

8 de marzo de 1926, el Plus Ultra en Rosario


La tripulación del hidroavión “Plus Ultra”, que días atrás había arribado a Buenos Aires, fue agasajada eufóricamente por la colectividad española de Rosario, convocada por la comisión constituida al efecto por don Angel García (Uno de los fundadores de Tienda La Favorita). Una multitud dio la bienvenida a los aviadores, acomáñándolos desde el aeródromo hasta el palacio municipal, donde fueron recibidos por el intendente Manuel V. Pigneto y el jefe político Juan Cepeda. La plaza 25 de Mayo quedó por completo colmada.


Durante los tres días que permanecieron en la ciudad participaron de banquetes en el Club Español, la Casa de Galicia y el Consulado de España. También se le tributaron homenajes en el Jockey Club y el teatro Colón.


La tripulación estaba liderada por el comandante de infantería Ramón Franco, hermano menor del futuro gobernante de España, el “Generalísimo Francisco Franco, quien murió años más tarde en un accidente de aviación en las islas Baleares.
El hidroavión fue donado por el rey de España a la Argentina y se encuentra en el Museo de Luján.