FONTANA LUIS JORGE (1846 - 1920)

Transcurría el año 1846. En América del  Norte se fijabam  los límites entre Canadá y Estados Unidos. En Europa la noticia del año era  la ocupación de Cracovia por los austríacos. Aquí en el Río de la Plata, continuaba a el sitio de Montevideo y el bloqueo anglo francés del puerto de Buenos Aires.


El levantamiento efectivo del puerto porteño se hizo en 1848, gracias  al manejo  de Rosas, quien tras una serie de negociaciones firmó la paz con Inglaterra en 1849  y con Francia, en 1850.Estas naciones lograron sólo  una parte de sus objetivos, ya que si bien se pactó el retiro de las fuerzas argentinas del Uruguay, debieron reconocer la soberanía  de la Confederación sobre los ríos interiores.(Así se llamaba por entonces nuestra Patria).


 El manejo del conflicto internacional y su resolución aumentaron el prestigio de Juan Manuel de Rosas, que ya  gobernaba con mano dura.


Pese a su arrogancia no dejó de prestar atención preferencial a otro caudillo, don Justo José de Urquiza, que tenía aptitudes independientes y se mostraba ser un  renovador.


 Don Luis María Fontana, abogado de la secretaría privada de Rosas, recibió con alegría el nacimiento de su único hijo Luis Jorge.


Familia que vivía sin altibajos hasta que después de Caseros, como otros tantos hogares rosistas llevados a perder sus empleos, debió trasladarse a Carmen de Patagones.


Allí creció  el niño contemplando el desierto patagónico y curioseando su flora y su fauna.


En 1859, con sólo trece años de edad siendo ya un buen jinete ingresó como soldado en la Comandancia Militar de Río Negro recibiendo al año siguiente su bautismo de fuego en un choque con un malón.


En 1876 Lucio V. Mansilla, gobernador del Chaco ordenó a su secretario de gobierno, Luis J. Fontana, para que explorara la costa del río Paraguay, entre los ríos Pilcomayo y Bermejo para establecer una ciudad que fuera asiento de las autoridades y fuerzas militares.


Este remitió a su superior datos técnicos sobre latitud, longitud, altura sobre el nivel del mar (en relación con el meridiano de París) describiendo el predio elegido para la fundación de la futura capital, y características topográficas que lo convirtieron sin proponérselo en un tardío conquistador.


Tomó posesión oficial del lugar, el 8 de abril de 1879, donde se levanta la actual ciudad de Formosa; en el predio sobre el cual había reunido un sinnúmero de informaciones.


A fines de 1879, el presidente Avellaneda le encomendó la apertura de un camino que partiera de un punto del Chaco, frente a la ciudad de Corrientes, y que, atravesando la selva llegara hasta Salta.


El biógrafo de Fontana, Lorenzo Amaya escribe: "Abriendo picadas, cruzando esteros, soportando lluvias torrenciales, cuidándose por igual de las fieras y el salvaje, después de mil penurias y peripecias (entre los cuales se cuentan dos heridas de lanza y de bala, que casi inutilizaron el brazo izquierdo de Fontana), la expedición pudo arribar al fuerte Gorriti en la frontera salteña”.


Ese mismo año ya repuesto y de nuevo en Formosa, ocupando el cargo de secretario de la gobernación publicó su libro "El Gran Chaco".


Guiado por su espíritu aventurero y científico en 1884  inició una expedición,   a fin de reconocer la jurisdicción territorial entre los 42° y 46° de latitud sur. Así marchó costeando el río Chubut a recorrer valles precordilleranos de la Patagonia, dejando aflorar su espíritu científico, desecó plantas, recogió piedras del inconmensurable desierto, realizó a su vez relevamientos topográficos y anotó variantes climáticas. 


El presidente Roca, por decreto del 14 de junio de 1886, ordenó imprimir oficialmente mil ejemplares del informe que aquél hiciera con el título de "Viaje de Exploraciones en la Patagonia Austral", para difundir convenientemente sus resultados.


El 14 de setiembre de 1894, dijo adiós  a las tierras del sur, renunciando a su cargo de gobernador del Chubut, con el objetivo de hacer asistencia social  en un pueblo llamado “Desamparados”, no lejos de la ciudad de San Juan.


Allí trabajó con vehemencia y placidez a su vez, los 20 años siguientes,  hasta su  fallecimiento el 18 de octubre de 1920, a los 74 años.


 EN síntesis, Carrazoni afirma: "Esta es la historia de un argentino que fue naturalista, militar, explorador, cartógrafo, fundador de ciudades, pueblos y colonias, legislador y gobernante. Lo conocieron y respetaron Mitre, Sarmiento, Avellaneda y Roca. Recorrió gran parte del país, haciendo grandes contribuciones de diverso orden a las provincias de Formosa, Chaco, Chubut y San Juan, y se alejó de su destino, ante la tristeza de los pobladores, con los bolsillos vacíos y una bolsa de libros, algunos escritos por él. Por todo eso, su vida resulta un verdadero ejemplo".

 

Bibliografía:
Enciclopedia ilustrada de la lengua castellana. Tomo II.
Carrazzoni José Andrés: "Jorge Luis Fontana, crónica de una vida azaroza." Revista Todo es Historia. Rosario, octubre de 1995.

Fontana. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 2800 al 2899 y desde 3100 al 3999, a la altura de Lazarriaga 2300; Av. Juan Granel 2400.
Se le impuso ese nombre por D. N°24209 del año 1959.
Con anterioridad se denominó  calle Gallo y después Progreso.
Recuerda a Luis Jorge Fontana , Luis Jorge Fontana (Buenos Aires, 19 de abril de 1846 - San Juan, 18 de octubre de 1920) militar, explorador, geógrafo y escritor argentino, primer gobernador del territorio nacional del Chubut, y fundador de la ciudad de Formosa..