FONTANA LUCIO (1899-1968)

Sus ancestros fueron magníficos artistas, Gerónimo Fontana, padre de Luis y abuelo de Lucio y su socio Scarabelli, hacían decoraciones y pintura de paredes con gran perfección imprimiendo sensibilidad a las figuras y sutiles claroscuros.

Lucio nació en nuestra ciudad el 19 de febrero de 1899 y fue enviado por su padre a Milán, con el propósito de incentivar  las fibras del arte que pugnaba en su espíritu. De regreso en 1921, concretó varias realizaciones de carácter académico.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, con cuarenta años,  trabajó intensamente en un importante conjunto de cerámicas esmaltadas, esculturas de bronce y de yeso policromado.

Posteriormente mantuvo una estrecha amistad con Julio Vanzo, y juntos ofrecieron una exposición en Galería Renom en 1940, que provocó tanta resonancia como indignación. 

Nos dice Isidoro Slullitel en su "Cronología del arte en Rosario: “Su obra daba forma a muñecos coloreados terribles y más o menos antropomórficos que suscitaron resistencias y censuras de parte de los académicos, los clásicos y los formalistas."

Esa forma de crear no era nueva, porque ya en Italia había participado del movimiento: Abstracción - Creación que rompía con los viejos moldes ocasionando el anatema de sus maestros.

En el XXXII Salón Nacional de Bellas Artes, celebrado en 1942 con su bronce "Muchacho del Paraná" alcanzó  el máximo reconocimiento y en eI Salón de Artistas Rosarinos organizado por la Sociedad de Artistas plásticos con el patrocinio de Gobierno de Santa Fe, hizo suyo el  primer premio Municipalidad de Rosario, con su yeso "Intermezzo".

Además, enseñó en las escuelas nacionales de Bellas Artes y en el Taller Altamira, que compartió con los consagrados Emilio Pettoruti, Jorge Romero Brest y otros pintores y grabadores.

En ese tiempo recuerda Pettoruti en su autobiografía: "su compañero de Altamira comenzó  a hablar de un arte espacial inexistente  y de obras proyectadas  en el firmamento.

Ideas de Fontana que constituyeron un gran aporte  a la vanguardia de la posguerra: el espacialismo.

En 1946 publicó los fundamentos preliminares  de ese movimiento  con el título de Manifiesto Blanco.

En abril de 1947 Fontana viajó nuevamente a Italia con el propósito de permanecer algunos meses en Milán, pero nunca retornó.

La intención de su obra era introducir al contemplador en una dimensión estética y espacial inédita, acorde con la "nueva era". Los tajos y agujeros realizados con violencia y sensualidad sobre las telas constituyen lo más significativo de la obra madura del maestro, quien se debatió  a lo largo de su vida en la búsqueda de nuevas formas artísticas, anticipándose a producciones difundidas posteriormente.

En 1966, el Instituto Di Tella dedicó a Fontana una gran exposición individual, más el homenajeado no pudo estar presente por problemas de salud.

Volvió a Europa, para dejar en ella las postreras producciones de su rica alma de selección.

Cuando falleció  en  septiembre de 1968 en su residencia de Comabbio, próxima a Varese, Lombardía, contaba casi setenta años  conservando aún  como todos los artistas de verdad, sus ideales intactos.

La placa “El Sembrador" ubicada en Avenida Belgrano de nuestra ciudad fue ejecutada  por este  maestro.

 

Bibliografía:


López Anaya Jorge: "Centenario de Lucio Fontana". Diario La Nación  en su edición del 14 de febrero de1999.
"Lucio Fontana". Diario La Capital de Rosario en su edición del 7 de septiembre de 1968.

Fontana. Cortada. Topografía:
Corre de N. a S. entre Schiaffino (ex 20) y Baigorria al 2300. Barrio Parque Field.
Se le impuso ese nombre por D. 4672 del año 1977.
Recuerda a Lucio Fontana (1899-1968), el  rosarino artista plástico más controvertido del siglo XX.