FLORIDA Batalla de la (Librada el 25 de mayo de 1814)

El general Belgrano después de la derrota de Ayohuma, donde sus hombres quedaron exhaustos y deshechos (14 de noviembre de 1813) al tiempo de evacuar el territorio del Alto Perú, dejó como gobernador de Cochabamba y comandante general  de las armas patriotas a retaguardia del enemigo al coronel Antonio Alvarez de Arenales.


Éste ordenó de inmediato a los comandantes de patrulla  de mantener en vilo al enemigo apoderándose  a su vez de todo el arsenal  posible, porque nuestras tropas sólo peleaban  con un armamento paupérrimo, sables herrumbrados, aparte mal uniformados más con la plena convicción de vencer.


Arenales ante la imposibilidad  de sostenerse en Cochabamba, emprendió la retirada  seguido por el ejército enemigo y en el pueblo de Chilón  con real capacidad de manejo de sus hombres  formó un batallón de infantería  con 165 fusiles  y dos escuadrones de caballería  incorporándosele algunos caudillos con sus partidas sueltas.


Alarmado el jefe español Pezuela con este movimiento despachó una columna con 600 veteranos  al mando del coronel Blanco con la orden de batir a Arenales, subyugar a Santa Cruz   y ocupar en nombre del rey los territorios de Moxos y Chiquitos. (Hoy territorio boliviano).


El  4  de febrero chocaron ambas fuerzas y los nuestros fueron vencidos. El 24 de mayo hallábase Arenales ayudado por  Warnes en el punto preciso donde se dividen los dos grandes sistemas hidrográficos del Amazonas y del Plata  entre el río Grande o Guapey y el Pilcomayo, marchando  al abrigo de selvas espesísimas  que sólo eran transitables  por angostos desfiladeros.


Dejaron en su entrada una partida de observación* para cubrir la retaguardia  y atraer al enemigo a una emboscada.
Al día siguiente las tropas nacionales llegaron al lugar denominado La Florida sobre el río Piray. Éste en territorio boliviano corre de oeste a este y es de poco caudal. Sobre su margen derecha  se elevaba un montículo de dos metros y  a su pie hacia el sur se hallaba el pueblo de la Florida, que debía dar su nombre  al memorable combate- nos hace referencia Mitre en su Historia de San Martín, pág. 141.


Los jefes argentinos se dispusieron a enfrentar al enemigo, situándose Arenales  con la artillería en el descampado  por la derecha y Warnes  al mando por la izquierda.


. Al desembocar al llano Blanco adelantó sus guerrillas haciendo avanzar  la infantería con fuegos sobre toda la línea.  Fue entonces cuando  la infantería patriota con un fuego fulminante  puso en derrota  al enemigo.


 Arenales en un acto de arriesgo  imprudentemente  se lanzó  como un águila guerrera  en persecución de los fugitivos españoles  cuando un grupo que huía, desató una ráfaga de tiros sobre su cuerpo causándole catorce heridas. Lo dejaron .abandonado creyéndolo muerto. Conducido por sus soldados,  se consoló de su gravedad  al contar los trofeos de esa guerra.

 

Bibliografía:”La guerra de la independencia en el norte argentino” Eudeba, Buenos Aires,  1989.

Florida. Calle. Topografía:
Corre  de N. a S. desde 100 - 300 ; 100 a 100Bis a la altura de Humberto Primo y  Juan José Paso 1400.
Carece de designación oficial.
Recuerda al triunfo argentino denominado La Florida, librado el 25 de mayo de 1814  contra fuerzas realistas.
Nuestra ciudad tiene también un balneario con este nombre.

 

 Balneario la Florida de Rosario

El padre Rogelio Barufaldi publicó su segundo libro "El Barrio La Florida" en homenaje al barrio que lo cobijó más de cuarenta años donde recoge la historia y los testimonios entre 1889 y 1989 del rincón más norte de Rosario.


El origen de La Florida se remonta a fines del siglo pasado, cuando en 1889 un grupo de rosarinos compraron los terrenos ubicados al norte de la comuna de Alberdi a un mendocino de apellido Sasma. Uno de ellos, don Esteban Segundo Frugoni urbanizó la zona y fundó un pueblo que llamó La Florida. Ese hombre también donó los terrenos para la escuela, la iglesia y el juzgado que rodeaban a la plaza principal.


 Un año después las tierras de Alberdi, Nuevo Alberdi, Sorrento y La Florida ingresaron al departamento Rosario".


Afirma Mikielievich: "Escauriza es sinónimo de La Florida, pues el ingeniero agrónomo Carlos Germán Escauriza en 1926  comenzó a construir el balneario, haciendo excavar una bajada para que los carruajes pudieran bajar al río. Un año después colocaría boyas y banderines como límites, estableciendo un servicio de vigilancia a cargo de sus hijos.


Vladimir Escauriza de 77 años tiene su historia ligada a los orígenes de La  Florida. Su padre Carlos  le dio vida  a la Fundación La Peña,  balneario privado inaugurado el 8 de noviembre de 1928. Cuatro años después fue cedido a la Municipalidad, que pasaría  a regentearlo hasta hoy. Este señor guarda celosamente  los escritos originales  destinados al intendente de entonces, demócrata Esteban Morcillo – clarifica  Pedro Squillaci en el artículo del diario La Capital:  “Cuando La Florida  se remonta a fines de la década del 20 era una pradera  y las mujeres se bañaban vestidas”.


El historiador Wladimir C. Mikielivich nos dice: *Su origen se debe al ingeniero agrónomo  Carlos Germán Escauriza quien comenzó a construirlo en 1927 con boyas y banderines como límites estableciendo un servicio de vigilancia de guardavidas  y dos canoas a cargo de sus hijos. También construyó guardarropas  y casillas de madera para desvestirse.


Todos los servicios eran gratuitos y obedecían al interés de Escauriza por atraer la población hacia el norte  de la ribera del Paraná.


Para facilitar  el acceso al balneario construyó  una bajada a la playa, la que motivó  la imposición de su nombre.


Hasta entonces pocos eran los habitantes  que aprovechaban el balneario porque preferían bañarse en las piletas del Saladillo y en distintos lugares de ese arroyo, más porque le atribuían propiedades curativas. En el transcurso de los  años se fueron introduciendo mejoras que permitieron el aumento del caudal de bañistas, más después de la construcción  y pavimentación de la avenida Eudoro Carrasco.


Hoy es la Florida uno de los lugares más pintorescos de la ciudad por su extendida playa donde el  pica en la piel y los pies se hunden en la arena.


En la actualidad combatir el calor en La Florida es una costumbre habitual de los rosarinos que ignoran que el barrio nació hace casi 100 años y el balneario, ochenta.