FIRPO ROBERTO (1884 - 1969)

Roberto Firpo nació el 10 de mayo de 1884 en la localidad de Las Flores (provincia de Buenos Aires), durante la primera presidencia de Roca cuando la sociedad porteña se dividía en dos estratos sociales: los ricos, muchos de ellos cercanos al poder y la clase asalariada que luchaba denodadamente por lograr condiciones dignas de vida.

Firpo había nacido en el seno de una familia de clase media pero con la premisa que su hijo una vez cumplido el ciclo primario debía comenzar a trabajar.

Debió realizar durante su primera juventud múltiples oficios: changarín, albañil, obrero del calzado y metalúrgico hasta que entró en los talleres Vasena.

Considerando que esas tareas lo mantenían en una constante mediocridad y la insatisfacción sería la mejor palabra para definir su permanente estado de ánimo.

Más es en la fábrica Vasena donde trabaría amistad con un joven herrero que por las noches estudiaba música y ejecutaba el bandoneón, Juan Bautista Deambroggio,  quien tiempo después lo conectara con su profesor de piano y teoría musical, Alfredo Bevilacqua, prestigioso músico de las primeras épocas del tango, autor de la pieza Independencia.

Como tantos otros comenzó tocando en lugares de mala muerte de la ribera, entre taitas, malevos y cuchillos componiendo simultáneamente su primera obra Gaucha Manuela (1908) y El Amanecer, probablemente en 1910.

Dos años después cumplía  su sueño de llevar el tango al centro de la ciudad, al ser contratado para actuar en el café La Castellana, un lujoso negocio de la Avenida de Mayo. Ese año y el siguiente, asociado con Genaro Spósito, descolló en varios locales céntricos con lo que generó un interesante fenómeno social. Muchos aristócratas o personajes de fortuna quedaron prendados del tango a través de las actuaciones de Firpo.

En 1913, se produjo su entrada triunfal al mundo del tango deslumbrados por su estilo inédito y atípico. Los directores del "Armenonville", local inaugurado dos años antes en la Av. Alvear (actual Libertador) decidieron que el director de la orquesta fuese electo por los concurrentes habituales al lugar. La propuesta era codiciada ya que el Armenonville representaba la fuga del tango de espacios lúgubres, prostíbulos y modestos cafetines hacia un próspero y opulento cabaret.

Tras su triunfo en el Armenonville surgieron sus composiciones más conocidas como Sentimiento criollo, La marejada y particularmente Alma de bohemio.

Con el éxito de Firpo el piano adquiriría en el ambiente tanguero un protagonismo que hasta entonces le había faltado irrumpiendo también un nuevo estilo de interpretación.

El maestro siempre mantuvo hasta su realización, la tendencia a entroncar el estilo popular con la música culta que remataría al componer el tango sinfónico, "Cabaret de cristal" en 1932.

Cadícamo relata : "Firpo era grande y dulce para todos. Poseía una fuerza de atracción que los testigos de su vida declaraban excepcional. Todo eso no provenía solamente del prestigio de su arte sino de su simpatía y cordialidad... Sus grandes amigos fueron Bachicha, Arolas, Canaro y los oscuros músicos sin gloria que no ignoraban su genio y sentían por el admiración y amistad."

Entre las muchas versiones acerca de la historia de La Cumparsita, créese que Firpo le hizo un par de arreglos menores y la estrenó pocos días después aclarando, con nobleza y honestidad quién era el autor: Gerardo Matos Rodrïguez. Así nacía el himno de los tangos en 1916, en Montevideo.

1918 fue un período memorable de su vida pues estrenó el tango "Mi noche triste", de Castriota y Contursi, considerado el primer tango hecho para cantar.

A juicio de Horacio Ferrer "a principio de los años 20 fue cuando Firpo alcanzó una definitiva madurez interpretativa y musical, destacando en ese sentido las versiones de Buenos Aires, Organito de la tarde y Ciudad de San Fernando"

Ferrer sostiene "que sus mejores trabajos orquestales corresponden al período (1926 - 1935), cuando por su conjunto desfiló la flor y nata de la nueva ornada de ejecutantes: los pianistas Osvaldo Pugliese, Armando Federico y los violinistas Antonio Rossi y José Nieso entre otros.

En 1940, volvió a dirigir una orquesta numerosa, aunque desde entonces hasta 1960 se dedicó fundamentalmente a las grabaciones. 

Falleció muy anciano, el 19 de junio de 1969.

 

Bibliografía:


Gobello José: "Letras de tango". Selección 1897 - 1981. Editorial Meralma / C.E.C. Buenos Aires, 1997.

Firpo Roberto. Calle. Topografía:


Corre de N. a S. paralela a Julio Sosa 8800.


Carece de designación oficial.


Recuerda a Roberto Firpo (1884 - 1969), un maestro del piano de consagrada carrera que jamás otro compositor haya tenido en el ambiente tanguero.