FERRAROTTI JUAN LUIS (1883 – 1945)

Durante la primera presidencia de Yrigoyen (1916 – 1922), consultados en sus inquietudes  multitudinarias  se concretó el advenimiento al ejercicio de la vida política de los numerosos núcleos  ciudadanos pertenecientes  a las clases medias y populares, consultados  en sus inquietudes  y en sus anhelos de mejoramiento social, política desarrollada por el radicalismo.


Uno de los más severos críticos del radicalismo, y al mismo tiempo fiel observador  de la realidad argentina, Ibarguren, nos ha dejado escrito en sus Memorias:”Ese gobierno de Yrigoyen fue, en nuestra historia, muy representativo, no porque significara el de una mayoría electoral, sino porque entregó la suerte del Estado y de sus resortes políticos  al dominio de un vasto estrato de la sociedad argentina  que hasta ese momento jamás había gravitado ni ascendido al poder, y que constituía una de las capas básicas  en que se asentaba la nueva   Argentina  de la inmigración…

 
El doctor Ferrarotti  nacido  en Buenos Aires  el 20 de abril de 1883  por su origen pertenecía a la alta sociedad porteña  de raíz italiana, que aún conservaba  el sentido de las etiquetas sociales ganadas con tesón y esfuerzo.


Se graduó  de abogado en la Universidad de la Plata donde después por sus méritos sería catedrático hasta que decidió radicarse en Rosario al ofrecerle cátedras en la Facultad de Ciencias  Económicas.

Más nunca dejó de militar en el partido radical porque siempre  supo ver  y lo vivió en carne propia que el radicalismo siempre fue un puente entre las clases emancipadas  y los hijos de la inmigración los  que tuvieron la posibilidad  de proyectarse en el quehacer nacional.


En ese régimen de gobierno había militado desde joven  Juan Luis Ferrarotti quien fue electo diputado nacional en 1918 y reelecto diez años después.
Después del golpe de estado del 6 de setiembre de 1930, fecha en que se produjo el derrocamiento de Yrigoyen, los  días del doctor Ferrarotti días fueron transcurriendo entre su profesión  y su casa, sin graves problemas que afrontar, mientras afuera rugía el temporal del primer gobierno de facto.

Después sobrevino la década del 30 donde la mancha del fraude  no dejó de teñir otros aspectos de la vida argentina.

 
Clarifica Félix Luna  en el fascículo X de “Argentina se hizo así: “Años en los que existían  unos pocos partidos políticos: el radicalismo que se consideraba mayoritario y era dirigido en ese momento por Marcelo T. de Alvear, una figura prócer, respetada por todos; el conservadorismo, que se había unido recién en 1931, pero que tenía hombres importantes, aptos, buenos administradores; el Parido Socialista, que aunque sólo tenía vigencia en la Capital, en su estado mayor tenía nombres de primera línea – Alfredo Palacios, Enrique Dickman, Nicolás Repetto , Mario Bravo y el pequeño Partido   Demócrata Progresista  en Santa Fe, que llegó a ser gobierno con Luciano Molinas , de 1932 a 1935, cuya intervención por parte del gobierno de Justo fue uno de los hechos más injustificables de la década."


El doctor Ferrarotti no fue partidario del partido surgente después de la revolución de 1943, donde un coronel llamado Perón desde la Secretaría de Trabajo y Previsión decretaba nuevos estatutos para diversos gremios, estableciendo aumentos de salarios y proyectando algunas normativas importantes aprobadas después.


El 3 de julio de 1945 su vida se extinguió  plácidamente, después de haber actuado cuarenta años  en la vida pública y civil de nuestra ciudad.

 

Ferrarotti, doctor Juan Luis. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. entre la calle Ortiz y la Av. 25 de Mayo (Avenida de Circunvalación) desde la calle Bertolé a la Deán Funes.

Se le impuso ese nombre por O. 915 del año 1952.

Recuerda al abogado Juan Luis Ferrarotti, pensador y sociólogo, que fue electo gobernador de la provincia de Santa Fe, renunciando al cargo antes de ocuparlo, dando una lección de ética política.

Con anterioridad se denominaba calle Trece.