FERNÁNDEZ NÉSTOR CORONEL (1832 – 1896)

El coronel Néstor Fernández nacido en Rosario, 20 años después de la creación de la Bandera (1812) y 20 años antes de que Rosario fuera declarada ciudad (1852).

Como apunta Juan Zocchi en su obra “Segunda Libertad”: “Rosario era colocada muchas veces de contramano en el curso de la historia patria, olvidada en los iniciales planes porteños destinados a imponer la civilización de Buenos Aires a la barbarie del interior y sin embargo la primera en sufrir las consecuencias de esas sangrientas disputas entre caudillos que terminaran en Pavón, pavón casi en las puertas de Rosario”.

El coronel Fernández fue un hombre dispuesto a elevar el perfil de su tierra natal.

Bautizó su adolescencia en la Compañía ligera de Guardias Nacionales de Rosario, enrolándose a fines de 1851.*cuando la ciudad se pronunciara en contra de Rosas, en el hueco de Cardozo.

Luchó junto al general Justo José de Urquiza alistado en el Ejército Grande durante la batalla de Caseros ( 3 de febrero de 1852) y formó parte del Ejército de la Confederación Argentina actuando en Cepeda y Pavón en forma bravía y combativa logrando convertirse en una figura señera en los campos de batalla entre quienes buscaban nuevas alternativas después de Pavón (1861).

Al año siguiente le fue asignada la defensa de las fronteras de Rosario a fin de preservar el ganado, los alimentos o armas que los indios arrasaban en sus embestidas llevándose mujeres y niños como cautivos. Las zozobras de la población empezaban cuando se percibían movimientos de guaycurúes en las cercanías.

Fernández con sus milicianos vigilaban de noche detrás de las empalizadas y de día salían patrullando caminos polvorientos y amenazantes porque los indígenas eran muy hábiles en el manejo de los caballos y elementos para el ataque.

Al estallar la Guerra del Paraguay, el coronel Fernández siempre dispuesto al combate se presentó como voluntario pero quedó en la reserva; pero en 1867 intervino en el movimiento revolucionario contra el gobernador Oroño.

Al asumir Poder Ejecutivo de la República, Julio A. Roca (1880 – 1886) se identificó con el poder arrollador del presidente y de igual forma con su concuñado Juárez Celman (1886 -1890).
El último durante su gestión presidencial descuidó los intereses del pueblo, interesándole sólo la gente allegada al poder. A fines de 1889 los signos de la crisis se tornaron agoreras y como se preveía el 26 de julio de 1890* estalló un movimiento antijuarista llamado “Revolución del parque".

Se enfrentaron fuerzas subersivas comandadas por el general Manuel J. Campos y civiles por Leandro L. Alem y las tropas leales al gobierno nacional a las órdenes del coronel Eduardo Racedo concentradas en la plaza Libertad.

En éste último cuerpo asistió el coronel Néstor Fernández.

Un millar de muertos y heridos tendidos en las calles fue el saldo del enfrentamiento que culminó con el triunfo del ejército del gobierno.

Tal contienda desencadenó la renuncia del presidente de la nación y el retiro de las fuerzas armadas a las que pertenecía el coronel Néstor Fernández.

Cuando viejo comenzó a desmoronarse su ímpetu de guerrear y su bravura desmedida. En la quietud de su hogar lo sorprendió la muerte un día de 1896.

Bibliografía:
Fernández Néstor.”Ha recibido una importante donación el Museo istórico Provincial. Diario La Capital, 12 de noviembre de 1939.

Fernández Coronel. Calle. Topografía:
Corre de S. a N. entre Bv. Avellaneda y la calle Cordiviola, desde la calle Almafuerte a Av. Génova.
Se le impuso ese nombre por D.. 27.463 del año 1962.
Recuerda al militar rosarino que combatió en Caseros, Cepeda y Pavón y en la represión del grupo liderado por Leandro L. Alem en 1890.