FALKNER TOMÁS (1702-1784)

En 1751, llegó  al poblado don Tomás Falkner, un médico recibido  en Londres,, a quien se le puede adjudicar, sin sospechas de ningún tipi, el rótulo  de primer médico matriculado de Rosario.


Jesuita misionero nació en la ciudad de Manchester, Inglaterra el 6 de octubre de 1702, en un hogar calvinista.


Hizo sus primeros estudios en su ciudad natal, y luego, siguiendo los pasos de su padre, realizó estudios medios en el Mánchester Grammar School, pasó a Londres con el fin de estudiar medicina en la Universidad de Saint Andrews de Edimburgo.

falkner.html


Allí, Falkner fue alumno del prestigioso anatomista Richard Mead, y, según algunas fuentes, de Isaac Newton.


Poco después de terminar sus estudios, la Royal Society de Londres le asignó su traslado al Río de la Plata para hacer un estudio exhaustivo de las propiedades y aplicación medicinal de plantas y aguas americanas.


 Gracias a la amistad con un capellán, se empleó como médico de a bordo en un barco dedicado al tráfico de esclavos y así, tras pasar por Guinea, llegó a Buenos Aires, hacia 1730.


La ciudad, que dependía del Virreinato del Perú, tenía por entonces unos 10 000 habitantes.


Poco después, en ocasión de caer gravemente enfermo, Falkner traba relación con un sacerdote de la Compañía de Jesús, quien lo socorrió y, con el tiempo, logró hacerle abjurar del calvinismo.


 Dos años después ingresó en la orden de los jesuitas y tomó sus primeros votos en Córdoba, sede del noviciado de la Provincia Jesuítica del Paraguay.


 Por indicación de sus superiores estudió lógica, filosofía y teología. En 1738 hizo renuncia de sus bienes, y al año siguiente se ordenó sacerdote.


Luego, durante tres años, se preparó como misionero. Durante su estadía en Córdoba ejerció la medicina, ganando reconocimiento, e instaló la primera botica o farmacia de esa ciudad. Por su prédica la Universidad de Córdoba introdujo cambios en los programas de los cursos de filosofía y ciencias.


Al terminar su preparación Falkner recorrió como misionero y médico, varias provincias.


 Entre 1740 y 1744 se desempeñó en Santiago del Estero y Tucumán.


Luego se lo destinó, con el padre José Cardiel, a fundar misiones o reducciones con la finalidad de evangelizar a los indios de la actual provincia de Buenos Aires, entre 1744 y 1747.


Cuando la Compañía de Jesús destacó a sus ínclitos misioneros a las llanuras de la actual provincia nombrada, se encontraron con los famosos “aucas”, poco propensos a alistarse al sosiego de la doctrina cristiana.


Después se fracturaron en dos entidades indígenas racialmente distintas, por el idioma que hablan, eran los pampas allentiac y los pampas millcayac.


Habitaban en las serranías de la provincia de Buenos Aires. En las inmediaciones de Tandil, - según Falkner - tanto unos como otros migraban desde esas tierras hasta la orilla del mar océano para enterrar sus muertos.


Este jesuita misionero había sido destinado por su congregación junto al padre José Cardiel. Ambos comprendieron la utilidad del manejo de la lengua guaraní, lengua principal en el Río de la Plata para adoctrinarlos.


Y durante una década ambos religiosos recorrieron el amplio espectro de la zona sur de la provincia de Buenos Aires llegando hasta los márgenes de los ríos Colorado y Negro.


La fundación de Nuestra Señora del Pilar, la segunda de las Misiones jesuitas de la Pampa, ubicada en la actual Sierra de los Padres, cerca de Mar del Plata, contaba con el apoyo del cacique Felipe Yahatí, pero debió abandonarla en 1751 cuando los pampas arreciaron con sus malones al levantarse contra Buenos Aires.

Ese año Falkner pasó a San Miguel de Carcarañá, en Santa Fe, donde encontró restos fósiles de un gliptodonte, que estudió y describió.


Este fue el primer hallazgo paleontológico registrado en el actual suelo de Argentina.


En 1754 volvió a Córdoba, donde entre 1756 y 1767, enseñó matemática en la la Docta.


A él se debió en 1764, la fundación de la cátedra respectiva en la Universidad. Fuera del ámbito universitario, tuvo una vasta actuación como médico y botánico.


En esa ciudad mediterránea lo sorprendió la expulsión de los jesuitas.


 Y  en junio de 1767 fue apresado y enviado al destierro, junto a otros cuarenta miembros de su orden, por aplicación de un decreto de las políticas regalistas del Conde de Aranda, ministro del rey Carlos III de España.


El padre Guillermo Furlong en su obra “Los jesuitas y la cultura rioplatense” refiriéndose a Falkner manifestó: “Este hombre singular ha dejado huellas indelebles en nuestra historia habiendo llegado como cirujano hereje, y partido como misionero jesuita en la nave de los desterrados de 1767.


Enviado a Cádiz, España, donde pasó a Italia y finalmente a Inglaterra.


En su tierra natal, Falkner, en 1774, a los 72 años, dio a conocer su obra Descripción de Patagonia y de las partes adyacentes de la América meridional,​ de carácter etnográfico, que escribió en gran medida basado en su memoria.


En esa obra incluyó un mapa que actualizaba el conocimiento geográfico de la época; también conteniendo indicaciones claras y precisas sobre las ventajas de ocupar la Patagonia.


La publicación despertó ansias de dominio en algunos gobiernos de Europa.


 Esto movió a la corona española a fundar en 1779 el fuerte de Carmen de Patagones.


Al momento de su muerte, el 30 de enero de 1784, Falkner había preparado otros cuatro volúmenes de dos obras que quedaron inéditas: Observaciones botánicas y de mineralogía de productos americanos y un Tratado de enfermedades europeas curadas con drogas americanas.


En Argentina, el Lago Falkner, en la Patagonia, y el gran cerro que domina este lago, fueron nombrados en su honor.

lago.html

 

Bibliografía:

Schobinger Juan: “Esquema de la prehistoria argentina”. Barcelona, 1959.

 

Falkner. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. entre las calles Huemul y Nahuel Huapí, desde la calle Lista hacia el sur.

Se le impuso ese nombre por D. 19381 del año 1956.

Recuerda  a Tomás Falkner (1707 –1784), jesuita inglés que recorrió el país desde el Chaco a las costas patagónicas y publicó un libro  con sus observaciones.