FALKNER TOMÁS (1702-1784)

Jesuita misionero nacido en la ciudad de Manchester, Inglaterra el 6 de octubre de 1702. Después de realizar estudios medios en el Mánchester Grammar School, pasó a Londres con el fin de estudiar medicina.


Concluida su carrera y en mérito a su capacidad y dedicación la Royal Society de Londres le asignó su traslado al Río de la Plata para hacer un estudio exhaustivo de la propiedades  y aplicación medicinal de plantas y aguas americanas.


Fue así que llegó a Buenos Aires  en 1730 y apenas hubo arribado enfermó de gravedad siendo atendido por un sacerdote llamada Sebastián de San Martín que no sólo curó los males de su cuerpo sino que despertó en él su vocación religiosa.


Renunciando a su fe protestante adquirida en el hogar paterno, ingresó a la Compañía de Jesús en el 14 de marzo de 1732.


Ordenado en 1740 se dedicó con fervor al ejercicio de su profesión curando religiosos y seglares que provenían de lugares distantes para su sanación.


Cuando la Compañía de Jesús  destacó a sus ínclitos misioneros a las llanuras de la actual provincia de Buenos Aires, se encontraron con los famosos “aucas”, poco propensos  a alistarse al sosiego de la doctrina cristiana.


Después se fracturaron en dos  entidades indígenas racialmente distintas, por el idioma que hablan, eran los pampas allentiac y los pampas millcayac.


Habitaban en las serranías de la provincia de Buenos Aires. En las inmediaciones de Tandil, - según  Falkner -  tanto unos como otros migraban  desde esas tierras hasta la orilla del mar océano para enterrar sus muertos.


Este jesuita misionero había sido destinado por su congregación junto al padre José Cardiel. Ambos comprendieron la utilidad del manejo de la lengua guaraní, lengua principal en el Río de la Plata  para adoctrinarlos.


Gracias al apoyo de los caciques Mauke y Tschua Tuya fundaron la primera población  de esa zona serrana que llamaron Nuestra Señora del Pilar.


Y durante una década ambos religiosos recorrieron el amplio espectro de la zona sur de la provincia de Buenos Aires llegando hasta los márgenes de los ríos Colorado y Negro.


 En 1761 fue destinado a Córdoba trabajando por la formación espiritual de los pobladores indígenas y hasta de sus compatriotas radicados en la región.


Desde su llegada a Cádiz hasta su muerte acaecida en enero de 1784 se dedico a atender infinidad de pacientes quienes le atribuían aparte de su excelso ejercicio de la medicina poderes divinos de curación, Había sido uno de los jesuitas apresados y embarcados rumbo a España, por resolución del rey de España Carlos III en 1767.


El padre Guillermo Furlong en su obra “Los jesuitas y la cultura rioplatense” refiriéndose a Falkner  manifestó: “Este hombre singular ha dejado huellas indelebles en nuestra historia habiendo llegado como cirujano hereje, y partido como misionero jesuita en la nave de los desterrados de 1767. Recorrió desde Salta hasta las proximidades del Tierra del Fuego llevando desde la choza del indio a la acaudalada casa su ciencia de médico, como su consejo y auxilio espiritual en calidad de ministro de Dios”.

 

Bibliografía:

Schobinger Juan: “Esquema de la prehistoria argentina”. Barcelona, 1959.

 

Falkner. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. entre las calles Huemul y Nahuel Huapí, desde la calle Lista hacia el sur.

Se le impuso ese nombre por D. 19381 del año 1956.

Recuerda  a Tomás Falkner (1707 –1784), jesuita inglés que recorrió el país desde el Chaco a las costas patagónicas y publicó un libro  con sus observaciones.