ESPARTACO (113 a.C – 71 a.C)

Espartaco nació en Tracia, antigua región de la península balcánica. Al ser conquistada por Roma, al llegar a adulto debió enrolarse en las fuerzas tracias del ejército romano.

Así obligadamente adoptó el oficio de gladiador, es decir, a luchar contra otros gladiadores o ya con las fieras en el circo - siempre con riesgo de su vida- para divertir a la sociedad corrupta y ociosa de Roma.

De carácter fuerte, generoso y amante de la libertad, no pudiendo soportar el verse obligado a servir a los conquistadores desertó y huyó a las montañas favorecido por las tinieblas, portando cuchillos y cadenas, más no tardaron en ser capturados.

Enseguida fue conducido con otros desventurados a la escuela de adiestramiento para gladiadores que Léntido Baciato tenía en Capua.

En el 73 a C. consiguió escapar con otros 70 esclavos desencadenando una rebelión en el sur de Italia.

Refugiado en la zona del Vesubio, aprovechó sus conocimientos militares y sus innegables dotes organizativas que formó un verdadero ejército de 70.000 hombres.

El propósito de Espartaco no era destruir y devastar, sino conducir a los esclavos al otro lado de los Alpes para ser libres en sus respectivos países, pero sus seguidores dividiéndose en bandas se dedicaron al saqueo.

El Senado con el objeto de destruir a los sublevados mandó contra ellos fuertes legiones, las cuales fueron vencidas seis veces. Hecho que hacía pensar en una insurrección general de todos los esclavos.

Finalmente en el 71 a.C. cuando fue nombrado precónsul Marco Licinio Craso, Roma envió un séptimo ejército integrado por 40.000 hombres altamente pertrechado, que debía llevar a cabo un astuto plan como sería construir en el istmo sur de la península italiana un valle atrincherado que llegara del mar Tirreno al mar Jónico para encerrar las fuerzas de Espartaco.

Éste decidió romper el cerco enemigo, lo cual en principio lograría, pero después las legiones de Craso, reforzadas con la llegada de las tropas de Pompeyo resultaros victoriosas.

Espartaco enervado y dispuesto hacia el final mató a su propio caballo diciendo a sus soldados:”Si vencemos tendremos caballos en cantidad, si somos vencidos, no necesitaré ni éste”.

A su alrededor la lucha se hizo encarnizada más el gladiador continuaba dando golpes contra el enemigo que lo acosaba por todos lados hasta que combatiendo de rodillas lo ultimaron el al año 71 a J. C.

El Senado dispuso que a lo largo de la Vía Apia que unía Capua con Roma fuesen crucificados más de 6.000 esclavos rebeldes y que sus cuerpos fuesen expuestos durante meses para escarmiento de los sobrevivientes.

Con ello se desvanecía la esperanza de libertad que Espartaco había infundido entre millones de víctimas de la esclavitud romana.

Bibliografía:
Enciclopedia Estudiantil. Edción Codex, 1964.


Espartaco. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. en la manzana rodeada por las calles Rueda, San Nicolás, Amenábar y San Nicolás.
Se le impuso ese nombre por D. 21705 del año 1958.
Recuerda al jefe de esclavos rebeldes así llamado, que murió heroicamente en la batalla de Síndaro en el año 71 a C.