ENTRE RÍOS

Entre Ríos es una de las veintitrés provincias que componen la República Argentina. Políticamente forma parte de la Región Centro, y geográficamente es un componente de la Mesopotamia argentina, conformada por los ríos Uruguay y Paraná en el Litoral argentino.
Limita al sur con la provincia de Buenos Aires, al oeste con la provincia de Santa Fe, al norte con la provincia de Corrientes y al este con la República Oriental del Uruguay. La capital provincial es la ciudad de Paraná.

 

A menudo se la considera como una provincia de carácter "insular", por estar rodeada por ríos y arroyos. Sus principales accesos están constituidos por puentes y un túnel subfluvial. La red de agua superficial y profunda, a través de acuíferos y apta para el consumo inmediato, es hasta 12 veces mayor que en cualquier otra provincia argentina.

 

Antes de la llegada de los primeros exploradores españoles, el territorio del actual Entre Ríos estaba ocupado por diversas etnias, tales como los chanás-timbúes y los guaraníes.


Estos grupos eran principalmente nómadas y se caracterizaron por ser cazadores, agricultores, pescadores y fabricantes de armas (arcos y puntas de flecha), así como diestros en la fabricación de canoas, (de acuerdo al medio geográfico que ocupaban). Los segundos se ubicaron en la región sur de la provincia donde conformaron una cultura homogénea de tipo sedentario.


Como parte del Imperio español, Entre Ríos fue integrante del Virreinato del Perú, dentro de la jurisdicción de las ciudades de Buenos Aires y Santa Fe. Los primeros colonizadores se establecieron en el actual Departamento de La Paz, a orillas del río Paraná.


El territorio quedó incluido en la gobernación del Río de la Plata en virtud de la Cédula Real del 16 de diciembre de 1617, que subdividió la gobernación originariamente otorgada a Pedro de Mendoza.

Los indígenas del territorio entrerriano fueron vencidos y reducidos por el gobernador Hernandarias. Luego de una expedición contra los charrúas de la Banda Oriental ordenada por José de Andonaegui se procedió a fundar las primeras villas en Entre Ríos. En 1783, poco después de creado el Virreinato del Río de la Plata, el virrey Juan José de Vértiz y Salcedo ordenó a Tomás de Rocamora la organización del territorio entrerriano, procediendo a fundar las villas de San Antonio de Gualeguay Grande, Concepción del Uruguay y San José de Gualeguaychú.

En 1810 las villas entrerrianas adhirieron de inmediato a la Revolución de Mayo, que dio inicio al proceso independentista, y el pueblo de La Bajada (Paraná) brindó apoyo logístico y de milicianos a Manuel Belgrano durante la Expedición Libertadora al Paraguay.


La relación con Buenos Aires se deterioró luego del armisticio firmado en 1811 con el virrey establecido en Montevideo, Francisco Javier de Elío, por el cual Buenos Aires acordó la ocupación realista de las villas de Gualeguay, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay y toda la Banda Oriental, a cambio del levantamiento del bloqueo a su puerto.


Las villas entrerrianas comandadas por caudillos locales como Francisco Ramírez, Eusebio Hereñú, y Gregorio Samaniego, lograron derrotar a los realistas que habían procedido a ocuparlas y a partir de entonces.


 Entre Ríos asumió una posición fuertemente federal. Debido a estas desavenencias con Buenos Aires, Entre Ríos no envió representantes al Congreso de Tucumán, apoyando en cambio el organizado por José Gervasio Artigas en Concepción del Uruguay el 29 de junio de 1815 (Congreso de Oriente).


El mismo declaró la independencia de las provincias que constituían la Liga Federal o Confederación Unión de los Pueblos Libres de todo poder extranjero, no reconociendo la autoridad de España, Portugal ni Buenos Aires.

La provincia estuvo bajo la protección de Artigas hasta que Francisco Ramírez asumió el liderazgo de la causa federal en territorio entrerriano.

 Junto a Estanislao López, de Santa Fe, se enfrentó a los unitarios del director supremo José Rondeau, venciéndolos en la Batalla de Cepeda de 1820.
Esta batalla llevó a la disolución del gobierno nacional y a la firma del Tratado del Pilar entre las dos provincias triunfantes y Buenos Aires.

Dicho tratado enemistó a Ramírez con Artigas, quien no participó de las negociaciones. Ramírez creó en 1820 la República de Entre Ríos, un estado federal autónomo que incluía además de la actual Entre Ríos a la actual Provincia de Corrientes y las antiguas misiones jesuíticas del noreste de esa provincia. La República de Entre Ríos se disolvió el año siguiente, luego del asesinato de Ramírez.


Para el Pancho  Ramírez, seguramente república de Entre Ríos  haya significado provincia integrante de un todo.


El 29 de setiembre de 1820, publicó un documento, “Bando de dieciséis capítulos” abarcando aspectos de la  administración política y económica de su terruño.
Existe una placa  de bronce en la plaza de su lugar de nacimiento, Concepción del Uruguay, que reza:
“Al general Francisco Ramírez. Ley 30 de octubre de 1827”.
Proclamó la Independencia de Entre Ríos, el 12 de febrero de 1811.
Derrotó a los invasores de nuestra provincia en 1816, 17 y 18.
Prestigió la Unión Federal de la América del Sud. 1820 –21.
Nos salvó de la monarquía protegida por el extranjero. Febrero de 1820.

Perseverando en su credo republicano federal, haremos la felicidad de la provincia y de los pueblos de América”.

Entre Ríos no aceptó la constitución unitaria de 1826 impulsada por Buenos Aires, pero colaboró durante la Guerra del Brasil (1825-1828). Luego de algunos cambios de gobernadores la provincia quedó a cargo de Pascual Echagüe (1832-1841), cercano al gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas.


En 1841, se generó en la provincia un foco de resistencia contra Rosas al cual Echagüe enfrentó, siendo derrotado por el general José María Paz. Justo José de Urquiza se hizo cargo entonces de la gobernación de la provincia. La primera colonia agrícola de la provincia fue San José, fundada en 1857 por Urquiza.


Justo José de Urquiza, “otro entrerriano depura cepa”  en décadas posteriores lucharía denodadamente por la grandeza de su provincia,  a través de sus actuaciones  aumentaría  su compromiso con el resto de la Nación,  al involucrarse en la batalla de Caseros.


Sería primer Presidente Constitucional de los argentinos (1852 -  1860) declarando la ciudad de Paraná, capital provisional de la República.


La Convención Constituyente  que dictó la Constitución Entrerriana en 1860,  lo eligió gobernador de Entre Ríos en el año 1860, quien volvería a serlo en el período 1868 – 1870, año en que fue asesinado.


Durante la gran ola de inmigración europea de 1853-1930 Entre Ríos fue una de las provincias en donde mayor cantidad de inmigrantes se establecieron, formándose gran cantidad de colonias agrícolas.


 Los inmigrantes de distintos orígenes  y  distintos credos,  junto a los  criollos compartieron trabajos y sacrificios más ahorros forzados, forjando  un gran pueblo en esa generosa y bendita  tierra entrerriana.

 

Bibliografía:

Luna Félix: Los caudillos. Edit. Planeta. Buenos Aires 1994.

 

Enlaces externos[editar]

Colabora en Commons. Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre la Provincia de Entre Ríos.

Sitio web oficial de turismo Entre Ríos.

 

Entre Ríos. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. desde 100 hasta 6300 a la altura de Córdoba 1300, Bulevar . Seguí 1300, y Arijón 1300.

Se le impuso ese nombre por O.. 3 del  año 1905.

Recuerda a la pujante provincia argentina de Entre Ríos. 

 

LA PRESENCIA VASCA EN LOS MOMENTOS MÄS IMPORTANTES DE LA HISTORIA DE ROSARIO:

Nos informa al respecto  Felipe O. Eyheraguibel en la revista ”Rosario, la fuerza de su historia” Año 3, diciembre de 2002:

La ciudad de Rosario cumple en este año 2002, 150  años de la declaración  como ciudad (1852). En su historia  desde las primeras décadas estuvieron presentes “los vascos ya que en 1731, con la intervención de Bruno Mauricio de Zabala, se creó el Curato del Pago de los Arroyos, siendo su primer cura párroco don Ambrosio Alzugaray.

 En 1786 se fundó el Colegio de San Carlos, siendo su director fray Francisco de Altolaguirre.


Uno de los primeros pobladores de la zona según Pedro Tuella (considerado el primer historiador de Rosario), fue el vasco Pascual Zabala, muerto a los 130 años.


Julián Navarro, cura de la Capilla del Rosario, acompañó a San Martín como capellán en San Lorenzo (1813) y el granadero Baigorria, en la misma batalla murió por salvar a su comandante.


En 1823 cuando se le dio a Rosario, el título de Ilustre y Fiel Villa, Cayetano de Echagüe firmó el acta correspondiente.


Nuevamente Cayetano de Echagüe como secretario y Urbano de Iriondo, como presidente, sancionaron la ley que el 3 de agosto de 1852 otorgó el título de ciudad de Rosario, siendo presidente de la Confederación, el general Justo José de Urquiza.


También atestiguan esta presencia: Prudencio María de Gastañaduy (gobernador en 1810), Melchor Echagüe, Camilo Aldao, Rodolfo Goyeneche, Tiburcio E. Aldao, José Arteaga, Julián Bustinza, Marcelino ayo y José Esquivel. Personas que que ocuparon un lugar preeminente en los primeros años  de Rosario”.


En 1911 entre un puñado de vascos surgió la idea de fundar el Comité  Nacional  Vasco, primer peldaño de lo que sería el Zazpirabat fundado el 14 de julio de 1912, centro vasco ubicado en calle Entre Ríos 400.