ECHEVARRÍA VICENTE ANASTASIO (1768-1857)

En el último tercio del siglo XVIII, época en  que nació Echevarría, Rosario era una pequeña aldea conocida como la Capilla del Rosario.

Aquel poblado tenía su centro de referencia en la Capilla, solar de la actual catedral de la ciudad, y estaba enmarcado en la región llamada Pago de los Arroyos, denominación qe respondía  a las características geográficas de la misma área abarcaba la zona que, a partir del río Carcarañá  hacia el sur  hasta la cañada de las Hermanas en la actual localidad de Ramallo. Y estaba surcada por cauces de arroyos que desembocaban por la margen derecha al rio Paraná.

En aquel pueblecito nació el 22 de enero de 1768 don Vicente Anastasio Echevarría, hijo legítimo del vasco Fermín Echevarría y de la rosarina doña María Tomasa Acevedo.


La educación elemental no faltaba desde 1731, ya que el párroco Alzugaray era maestro e impartía enseñanza.
Sus padres lo enviaron a Buenos Aires, al hogar de su tío paterno, don José, quien gozaba de un alto nivel social en la entonces capital del Virreinato, para completar  su educación media.


Anastasio Vicente cursó en el Real Convictorio Carolino, creado por el virrey Vértiz, donde fue compañero de Juan José Paso.
De allí partió al Alto Perú a la Universidad de Charcas para doctorarse  y terminar ordenado sacerdote, según los objetivos de su tío y protector.


El viaje fue azaroso por las lluvias, cruce de corrientes de agua o cauces secos más las detenciones en las precarias postas.


Si no le fue fácil llegar a la antigua Chuquisaca, mucho más difícil sería sostenerse durante toda la larga carrera (quince años), más en aquella Universidad  de Charcas se graduó como bachiller en 1790 y como abogado en 1793, es decir   trocó la sotana por la toga. Al no continuar con sus estudios teológicos se produjo un quiebre definitivo con su mecenas, quien empecinadamente  no comprendió  las cuestiones de vocación.

Nos ilustra Miguel Angel De Marco: "Vicente Anastasio Echeverría, fue el único rosarino que participó en el Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810. Al título de fundador de la patria libre, que le corresponde por su intervención en la magna asamblea y por el vigoroso peso de su voto en el sentido de que caducara la autoridad del virrey Cisneros, se agregan muchos otros que lo ubican entre los próceres de la emancipación americana".

Hablando y escribiendo era fino, suave y en todos los casos un excelente expositor, buscador de la palabra precisa y del adjetivo exacto.

Daba la impresión de una perfecta apacibilidad. Sin embargo internamente era un elector compulsivo, sobre todo en los espacios de su vocación y el amor, dispuesto a tomar decisiones fuertes como lo demostraron el hecho de recibirse de doctor en leyes y de casarse con su prima María Antonia desafiando las imposiciones familiares; a tal punto que su tío y tutor, que había querido verlo clérigo, se opuso tenazmente al casamiento en virtud del vínculo, lo que desató un pleito que duraría tres años, y resolviera favorablemente el obispo Lué.

A partir de 1806 sería largo y fecundo su desempeñó como hombre público destacándose en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones británicas, incluso transportando un cañón desde Arroyo de Medio. Méritos militares que serían premiados por Real Orden, concediéndosele el comisariato de guerra y con la confianza del virrey Cisneros se le incluyó entre sus consejeros.

Después de la Revolución de Mayo se hubo desempeñado como conjuez de la Audiencia o Cámara de Apelaciones criolla.

Tuvo en 1811 una destacada actuación al acompañar a Manuel Belgrano en la firma del tratado de paz con el Paraguay, obteniendo pleno éxito.

Entre otras funciones, se destacó como consejero de Estado. En ese carácter, recibiría en 1814 la capitulación de los realistas en la plaza de Montevideo, que se había mantenido por cuatro años invulnerable a los intentos patriotas de tomarla. De ahí que en su vejez se hiciera retratar portando en sus manos, las llaves de aquella ciudad.

El doctor Echevarría, comprometió bienes y haciendas en el apresto de la corbeta Halcón, y manifestó su vocación de armador de buques corsarios, pues la costumbre y la legislación establecían cierta ayuda estatal a los armadores, consistente en la entrega de armas y municiones para aprovisionarlas embarcaciones de guerra.

 

El bergantín que armara La Argentina, del que se hiciera cargo de los gastos del alistamiento tuvo como comandante a Hipólito Bouchard, que al mando del mismo daría la vuelta al mundo haciendo hizo tremolar la bandera argentina por los cinco continentes.

Echevarría ciudadano invariable, enamorado de la libertad y de las leyes no descansó nunca, participando en las principales asambleas constituyentes del país, ejerciendo cargos diplomáticos, sería también sabio miembro fundador del Instituto Histórico y Geográfico del Río de la Plata, fundado en 1854 por el entonces joven coronel Bartolomé Mitre, quien lo calificaría: "jurisconsulto versado en los negocios prácticos de la vida"

Murió el 21 de agosto de 1857. Sus restos fueron trasladados en 1829, a bordo de la cañonera Paraná, y sepultados en uno de los muros de la Iglesia Catedral de Rosario.

 

Bibliografía:

De Marco Miguel Angel: "Un rosarino en el Cabildo Abierto del 22 de Mayo: Vicente Anastasio Echevarría". Revista Rosario, la fuerza de su historia. N° 5. Rosario, 2000.

Del Geso Ernesto: “Vicente AnastasioEceverría. Prócer rosarino”. Pág. 19 y sig. Ediciones Pedro Tuella. Rosario,2013.

 

Echevarría: Cortada. Topografía:

Corre de N. a S. desde 500 hasta 699 a la altura de San Lorenzo 4800.

Se le impuso ese nombre por Ord. 24 de 1928 y Decr. 24341 del año 1960.

Recuerda al Dr. Vicente Anastasio Echevarría (1768 - 1857) uno de los hombres fundantes de Rosario.