DIAMANTE

Ocupa una de las regiones más bellas en un lugar geográfico tomado desde el siglo XVIII como referencia por cualquier navegante, expedicionario o guerrero. Punta Gorda -  como se la denominaba  servía como puerto natural mientras el río surtía de una excelente pesca, mientras sus montes proveían de leña y caza. Recursos que atrajeron una corriente colonizadora del oeste y se formaran los primeros asentamientos.

En las alturas de Punta Gorda – antiguo dominio de minuanes y charrúas - se erigieron en 1812 varias baterías, al igual que en Rosario, con el objeto de repeler el ataque de las escuadrillas españolas que incursionaban por el Paraná. En 1819 y 1821 , Francisco Ramírez, eligió el mismo punto para vadear el río en sus marchas contra Buenos Aires y lo mismo haría el general Lavalle en 1840.

En 1832 se asentaron familias guaraníes de la zona de Mandisoví que se sumaron a los escasos primitivos lugareños. Una ley promulgada, cuatro años más tarde por el gobernador Pascual Echagüe, el 1° de marzo de 1836, dispuso en el predio de  Punta Gorda, la fundación de un pueblo que llevaría el nombre de Diamante. El texto legal extendía el área de la planta urbana  a 10 cuadras sobre la ribera e indicaba las dimensiones de la plaza, las manzanas y cuadras y chacras aledañas.  

Más el delineamiento definitivo recién se realizaría en 1848. Mismo año en que  se instalaron las primeras autoridades: el comandante Luis Hernández y el administrador de rentas Manuel Agulla, habilitándose el puerto para operaciones de importación – exportación y,  erigiéndose la primera iglesia y arribando en 1851 el correo semanal que vincularía al poblado con el interior entrerriano.

          Diamante adquirió notoriedad nacional a fines de 1851, como consecuencia de la concentración en su terreno, del Ejército Grande del general Urquiza que se dirigía hacia Caseros, batalla donde fuera vencido Juan Manuel de Rosas  - que cambiaría el destino del país - Se lo designó cuartel general y en el puerto fondeó la escuadra brasileña mientras arribaban Mitre, Aráoz de Lamadrid, Sarmiento y otros. Por ello fue declarada Lugar histórico por Decreto N° 112.765 del 4 de febrero de 1942.

La pequeña villa juró la Constitución Nacional el 9 de julio de 1853, más reanudadas las luchas intestinas  en tres ocasiones1853 – 1859  y 1861, Urquiza partió de ese puerto en campaña militar, y producida su  muerte , se sucedió un período turbulento en el cual Diamante cayó en poder de las tropas de Ricardo López Jordán, en julio de 1870, para ser reconquistada por el Ejército nacional el 23 de agosto de ese mismo año.

Más tarde llegarían los inmigrantes, “hombres rubios que al amparo de garantías constitucionales” se organizaron en aldeas alrededor de las iglesias conservando su religión, usos y costumbres.

Dedicados particularmente a labrar la tierra, relegaron a la ganadería como  actividad secundaria, generalmente en manos de criollos.

Eligieron Entre Ríos debido a la posibilidades que les brindaba la tierra, la cercanía de los ríos y las promesas del gobierno argentino.

Cuatro años más tarde, un contingente de alemanes establecidos en una especie de triángulo cuyos vértices fueron las ciudades de Paraná , Diamante y Crespo, con numerosos poblados en su interior vieron coronados sus esfuerzos al producirse en 1886 un opulento embarque de trigo.

Gradualmente Diamante fue creciendo,  nacieron sus industrias y el comercio comenzó a tener mayor relevancia, gracias a su puerto de aguas profundas y firmes caminos que la unen con Paraná y a través de ella con el litoral , haciendo factible su producción hacia el exterior.

Agrega Lizi Domínguez: “Hoy, pesca, sol y playa son algunas de las atracciones que apuesta a la industria sin chimeneas”. ¿A que se refiere? Nos dice: “La apuesta más fuerte al turismo encabezada en Diamante por la Administración de Juan Carlos Darrichón, es el proyecto del parque termal. Para eso la comuna adquirió al Ejército Argentino un terreno de 160 hectáreas al norte de la ciudad, en la periferia del casco urbano.” 

Bibliografía:

“Punta Gorda” en Lugares históricos argentinos. Pág. 189. Buenos Aires. 1950.

Lizi Domínguez: “Diamante: turismo con riqueza histórica”. Artículo del diario La Capital del 8 de agosto de  2006.

 

Diamante. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S. desde 5300 hasta 5.399 a la altura de Nuestra Señora del Rosario 500.

Lleva ese nombre desde su apertura.

Recuerda a la ciudad homónima de Entre Ríos, desde donde eeel Ejército Grande de Urquiza atravesó el Paraná rumbo a Caseros, para derrotar a Rosas.