DESMOCHADOS

Hacia 1757, entre las escasas compañías de tropas de línea destacadas para hacer frente a los indios en el extenso Pago de los Arroyos, – aseveran Eudoro y Gabriel Carrasco – se encontraba una a las órdenes del Maestre de Campo don Domingo Correa, quien residía en el Carcarañá.

Más tarde el 18 de setiembre de 1775, el mismo Correa compraría a la Junta de Temporalidades una amplia porción de tierras sobre las dos márgenes del río, las que habían pertenecido con anterioridad a la Compañía de Jesús.

Fue mucho antes de esa compra de Correa que la semidesierta región situada sobre ambas costas del Carcarañá, que ahora abarca distritos de los departamentos San Lorenzo, Iriondo y Caseros, comenzó a ser llamada el Desmochado o los Desmochados.

En 1776 el virrey Cevallos dispuso que se establecieran fuertes en Guardia de la Esquina, Melincué y Desmochados.

Sin duda San Martín pensaba llevar su esposa a Chile, pero desgraciadamente doña Remedios Escalada comenzaba por entonces a sentir los primeros síntomas de la enfermedad que cuatro años después la llevaría a la tumba. Decidió por ello partir desde Mendoza a Buenos Aires, el 23 de febrero de 1819.

Para que su esposa hiciese un viaje en condiciones de absoluta seguridad hizo el General que la acompañase una escolta, escribiendo al mismo tiempo al General Belgrano para que éste le deparase los auxilios necesarios.- Archivo de San Martín. Tomo VI, pág. 23.

Belgrano que se hallaba negociando un armisticio con las tropas de Santa Fe, al ser notificado del viaje de doña Remedios, enseguida despachó una escolta a cargo de su sobrino Pedro Calderón, quien para un mayor salvoconducto se contactó con el capitán Paz.

Belgrano que se hallaba negociando un armisticio con las tropas de Santa Fe, al ser notificado del viaje de doña Remedios, enseguida despachó una escolta a cargo de su sobrino Pedro Calderón, quien para un mayor salvoconducto se contactó con el capitán Paz.


Se refiere el General José María Paz, que “siendo comandante de Dragones del ejército de Belgrano acampado en la posta de la Candelaria, recibió orden de su jefe de acudir en socorro de doña Remedios Escalada de San Martín, hallándose de viaje de Mendoza a Buenos Aires y que, según noticias de un chasqui estaba sitiada en la posta de Desmochados por un destacamento de 300 montoneros e indios, acaudillados por Estanislao López.

"Con cuarenta soldados en misión de urgencia llegó a Desmochados, con incertidumbre ante la posible reacción de los rebeldes, encontrando a la joven en la choza de la posta que le daba precario albergue .Mercedes se hallaba azorada y confusa, lo que se sumaba a su delicada salud y delicada tez blanquecina.”


Acampaban en la posta de Los Desmochados, hombres vestidos con chiripá colorado y botas de potro, con el cuerpo a medio vestir – para disipar el calor reinante – mientras otros estaban cubiertos con taparrabos de cuero y cabeza emplumada montados en caballos indómitos, nerviosos y portando cuernos y bocinas que hacían de trompetas.

Dado que en el campamento sitiador ya se conocía el resultado del armisticio firmado en el Rosario por López, Viamonte y Belgrano, la chusma permanecía en el lugar, poco distante del rancho - que hacía las veces de posta - jugando al monte o la cañita, tomando mate y relojeando a la dama del vestido blanco, mangas infladas y cabeza cubierta con una mantilla de encaje, joven criatura que de no haber llegado el socorro, podría haberlo pasado muy mal.

Paz con sus Dragones, conocedor de ambos mundos, con tacto y manejo de relaciones humanas, dispuso acompañar al carruaje donde viajaba doña Remedios, libre del ataque de los indios, pasó por nuestra ciudad hasta alcanzar el derrotero a Buenos Aires.

La solicitud cumplida por Belgrano, el Gral. Paz recuerda así en sus Memorias: “Buenos cuidados he tenido con la señora de usted...” La señorita Remedios con la preciosa y viva Merceditas pasó de aquí felizmente y según me dice el conductor del pliego (el chasqui) había seguido bien hasta Buenos Aires”.

Bibliografía:
Pacífico Otero José: “Historia del Libertador:Don José de San Martín”. Tomo IV. Pág. 93 y sig. Sopena. 1949.
Paz José María: memorias póstumas Tomo I. Pág. 347.

Desmochados. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. entre las calles Cochabamba y Pasco, desde la calle Colombia a la de Méjico.
Se le impuso ese nombre por D. 24.464, del año 1960.
Recuerda el antiguo distrito de ese nombre que formó parte del departamento