DEL CARRIL HUGO (1912- 1989)

Entre nosotros ocupó un lugar de privilegio en el plantel de cineastas dignos.


Hugo del Carril desde la oficina de una compañía de seguros donde comenzara como modesto empleado, pasó a transformarse en cantor popular, escalón donde llegan tantos que no pasan de allí.


Piero Bruno Hugo Fontana Bertani nació  en Buenos Aires, el  30 de noviembre de 1912, más conocido como Hugo del Carril, el gran cantante de tangos.


 Favorecido por su figura apuesta y varonil más su real capacidad y talento se convirtió en lo que en el lenguaje popular se llama “galán cantor”, llegándosele a considerar el sucesor de Gardel.

hugo.html


Inició su carrera como actor y cantante de estribillos de tangos a los quince años y posteriormente formó el “Trío París” junto a Emilio Castaing y Martín Podestá.
En los años 1930 hizo dúo con un cantor amigo hasta la muerte de éste, años después, además de estudiar taquigrafía.


 Allá por el año 1936 con “Los muchachos de antes no usaban gomina” llegó al cine después de recorrer un largo camino orientado siempre hacia una constante superación.


Para un hombre sin mayores aspiraciones eso hubiera sido la culminación de su carrera pero Hugo del Carril buscaba algo más , lo cual logró  al  convertirse en un verdadero intérprete de cine, llegando simultáneamente a ser un reconocido actor que además sabía cantar.


 En el año 1937 fue contratado para interpretar el tango Tiempos viejos en la película Los muchachos de antes no usaban gomina y entre 1938 y 1939 participó en Madreselva, La vida es un tango, Gente bien, El astro del tango y La vida de Carlos Gardel.​


En 1945 estrenó junto a Libertad Lamarque La cabalgata del circo, que contó con la participación de la sería después, primera dama Eva Duarte.


Al año siguiente viajó a México, en donde permaneció hasta fines de la década de los cuarenta e interpretó numerosos tangos tales como Compadrón y Che, Papusa,  entre otros.


 Tras su regreso filmó “Pobre mi madre querida”, junto a Emma Gramática y Aída Luz, e Historia del 900 junto a Sabina Olmos.


En la realización de esta última no dejó un elemento librado al azar, adaptó el argumento de la novela de Alfredo Varela “El río oscuro”, convocó intérpretes, técnicos y todos los demás factores que eran indispensables para una excelente obtención de un film.


En definitiva, se llevó a la pantalla una temática que a pesar del paso de los años, aún sigue siendo auténticamente nuestra y que Hugo del Carril supo plasmar con fuerte garra dramático.


Aceptado ya como tal, buscó la línea en la que iba a descollar definitivamente “director de cine.”


Como director emitió sabios mensajes: “no vale el drama de la selva salvaje sino el drama del salvajismo de los hombres desposeídos de sentido humanitario.” “No es el paisaje el que ahoga los desheredados sino el poder de los amos y señores y sus auxiliares.”


Con su talento y defensa de los desposeídos, obtuvo un puesto en la primera fila de los verdaderos defensores del arte cinematográfico nacional.


Al convertirse en productor de sus propias películas como “Las aguas bajan turbias”, obtuvo una independencia que le permitió realizar films que para los mercaderes del celuloide no consideraban rentable.


Sus producciones, apuntaladas por una probidad sin concesiones, se convertirían rápidamente en un ejemplo de lo que puede lograr el deseo de superioridad de un artista.


“Historia del 900” y “Surcos de sangre” marcaron un indiscutible dominio del oficio y “Las aguas bajan turbias” lo colocaron en uno de los mejores exponentes del cine latinoamericano.


Además, grabó la consagrada Marcha Peronista.


En lo personal, padeció la cárcel por razones políticas tras la caída del peronismo, y recién con la llegada de Arturo  Frondizi al poder en 1958 se levantó la prohibición de exhibir su película “La quintrala”.


En 1986 fue nombrado “ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires”.


En lo personal, padeció la cárcel por razones políticas tras la caída del peronismo, y recién con la llegada de Arturo Frondizi al poder, en 1958 se levantó la prohibición de exhibir su película “La quintrala”.


En 1986 fue nombrado “Ciudadano ilustre de la ciudad de Buenos Aires”.


Tres años después, el  13 de agosto de 1989, muró en su querida ciudad de  Buenos Aires.

 

 

 

Bibliografía:
Bettini Juan Carlos: “De la producción cinematográfica nacional” en revista Continente N°68, noviembre 1952.

 

Del Carril. Calle. Topografía:

Corre de N. a S. paralela a Montevideo 8900.

Carece de designación oficial.

Recuerda a Hugo del Carril, cantor, artista, director y productor cinematográfico.