DEL CAMPO, ESTANISLAO (1834-1880)

La poesía gauchesca tuvo su origen en los “vivaques” o descansos entre los combates de la revolución, en las coplas cantadas al son de la guitarra de los payadores y soldados.


Hoy llamamos gauchesca, a una manera característica de componer versos, representando las ideas y costumbres del hombre de campo argentino, del antiguo paisano, denominado gaucho.


Los temas de esta poesía son muy variados, episodios de la vida del gaucho, descripciones de la pampa y del paisaje.


Algunas veces son canciones breves, otras poemas largos como “Santos Vega” de Ascasubi, “Martín Fierro” de Hernández y ·El Fausto” de Del Campo.
Estanislao del Campo Brizuela había nacido el día 7 de febrero de 1834 en la ciudad de Buenos Aires, capital de la entonces Confederación Argentina,


Estanislao descendía de una familia de hidalgos coloniales y de unitarios, siendo el primogénito del teniente coronel Juan Estanislao del Campo y Maciel Lacoizqueta -pariente del virrey-marqués Nicolás del Campo y descendiente de los Van de Velde flamencos, de los Rodríguez de las Varillas de Salamanca sevillanos y del maestre de campo general Manuel Maciel y Cabral de Alpoin.


En 1840 su padre -el teniente coronel Del Campo- emigró a Montevideo para unirse al ejército del general Juan Galo Lavalle, dejando a sus dos hijos de seis y cuatro años de edad con su esposa Gregoria Luna Brizuela, pero al ocurrir el fallecimiento de dicho general, tras la derrota en Jujuy en 1841, formó parte de la comitiva que trasladó sus restos hasta la ciudad boliviana de Potosí, refugiándose luego en Chile.


Estanislao del Campo hasta 1849, año del retorno de su padre a Buenos Aires luego de su autoexilio, hizo sus estudios en la Academia Porteña Federal de la calle Florida, dirigida por Florentino García, y en 1850 fue empleado como dependiente de comercio, trabajando de esta manera en las tiendas de Manuel Albornoz y de Mariano Brantes, y luego en la barraca de Balcarce.


En esos empleos tuvo la oportunidad de tratar con gente de campo, especialmente con aquellos despectivamente llamados “orilleros” que se iban ubicando en los suburbios de la ciudad, y fue cuando se empezó a familiarizar con las formas de hablar en la campaña bonaerense.


Después su vida transcurrió en ambientes urbanos y desde joven tomó parte en las contiendas cívico-militares de la época, así intervino activamente en las luchas combatiendo a las órdenes de Mitre; dedicándose también a las letras y al periodismo desde su juventud.


 Por entonces aparte de su conocido diálogo “Luz y sombra”, toda su producción poética fue reunida en un volumen con el título de “Poesías”.


Entre las composiciones figuran además de su obra principal, décimas gauchescas de intención política, epigramas y letrillas, como poemas escritos en lengua culta.


Pero puede decirse que, en ciertas formas, el lenguaje gauchesco se presentaba como más castizo que la moderna lengua castellana... De las poesías gauchescas de Estanislao del Campo, sin duda la de mayor éxito fue el poema “Fausto” (Impresiones del gaucho Anastasio el Pollo).

En dicho poema, el escritor narra que Anastasio el Pollo fue el payador que había venido a la ciudad de Buenos Aires a cobrar unas lanas. Como sus deudores se demoraron, deambulando por la urbe, una noche se dirigió al teatro Colón, compró su entrada ocupando un sitio en la galería más alta, allí donde iba la paisanada.


Se representaba la ópera “Fausto” de Gounod, y el rústico gaucho azorado por el desarrollo del drama musical, internamente no supo si se trataba de una ilusión o de una realidad.


A los pocos días al encontrarse con otro paisano amigo, don Laguna, le cuenta el punzante drama, según lo siente y lo interpreta. Describe la pasión de Fausto, su pacto con el diablo, sus desdichas y su muerte.


Estanislao del Campo fue un representante típico del espíritu porteño de aquellos tiempos. Su forma de escribir fue bondadosa y su ironía cordial. Mostró al gaucho con todo su poder de deslumbramiento y no se burló de él como algunos creyeron, hasta el mismo autor del Martín Fierro.


Puede decirse que todo el poema “Fausto” transmite una calidez que nace de la comprensión hacia el gaucho de nuestra campaña.


Ricardo Rojas considera “Al Fausto como “un poema de transición entre la poesía nativa de forma gauchesca y la poesía culta de asunto nativo.”


No alcanzando los cincuenta años, su salud comenzó a deteriorarse y después con dolencias mayores hasta  fallecimiento el 6 de noviembre de 1880, en la ciudad de Buenos Aires.


Un fragmento de su poema refiriéndose al paisaje porteño lo describe así:
¿Sabe que es linda la mar?
¡La viera de mañanita
cuando a gatas la puntita
del sol comienza a asomar!

 

estanislao.html

 

Bibliografía:
Obligado, Pedro Miguel: “Los poetas gauchescos” en Historia Argentina de Levillier. Bs. As. 1968.
Estampilla de Personalidades I, emitida el 23 de marzo de 1985 por la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos, Volante N° 574, Buenos Aires.  

Del Campo. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde Ameghino hasta Lamadrid a la altura de Av. Uriburu 1400.
Se le impuso ese nombre por D. N° 21924 del año 1958.
Recuerda al poeta gauchesco Estanislao del Campo, autor del famoso poema “Fausto”.