EBUSSY CLAUDE (1862 -1918

Era de estructura pequeña y enjuto de carnes pero grande y excesivo musicalmente. Su genio no reconocía limitaciones, como si una fuerza de la naturaleza lo empujara a crear.


Apasionado, tormentoso y contradictorio en sus composiciones, parecía perfilado en un drástico juego de luces y sombras.


La música emanada en su madurez, lo encajan como uno de los grandes compositores de las postrimerías del siglo XIX y comienzos del XX.


Figura clave del impresionismo musical, Debussy llevó a sus últimas consecuencias los presupuestos románticos, logrando composiciones donde la profundidad del sentimiento corría parejo con una atmósfera infaltable de sensualidad.


Destacó por la creación de sonidos innovadores, nunca escuchados, que, mostrando su entero potencial en sus composiciones para piano, lograron crear una sensación onírica en su musicalidad característica.


Muchas grandes mentes del siglo XIX como el escritor Marcel Proust, encontraron inspiración en su música.


Achille-Claude Debussy nació el 22 de agosto de 1862  en Saint-Germain-en-Laye, Francia, formándose musicalmente en París a los nueve años.


Inicialmente, fue destinado a la clase de piano de Marmontel y a la de solfeo de Lavignac.


Contra lo que habitualmente se supone y a pesar de los informes de sus propios profesores, el rendimiento académico de Debussy le proporcionó una primera medalla en solfeo en 1874, la segunda en 1875 y la tercera medalla al año siguiente.


Sus resultados en la asignatura de piano fueron muy inferiores, y solo en 1877 obtuvo un segundo premio. Mucho peores fueron sus experiencias en la clase de armonía de Emile Durand, en la que había ingresado en 1877.


Pero fructífero fue  su desempeño en la clase de acompañamiento de Auguste Bazille, durante el curso 1879-1880, en la que consiguió el primer premio.


En octubre compuso su primera obra extensa, un Trío para piano en sol mayor y el 28 de diciembre de 1880, Debussy se matriculó en la clase de composición de Ernest Guiraud.


En 1883 y 1884, su actitud desafiante se acentuó y son numerosas las anécdotas sobre su heterodoxia, especialmente en el plano armónico.


En 1883 realizó un primer intento para obtener el Premio de Roma con la cantata Le Gladiateur, sobre texto de Émile Moreau, pero solo alcanzó el segundo premio.


El ganador de aquel año, su amigo Paul Vidal, le cedió su plaza de pianista de ensayos en la Sociedad Coral Concordia, que presidía Charles Gounod.


El 27 de junio de 1884, la cantata L'enfant prodigue (El hijo pródigo), sobre texto de Edouard Guinand, le proporcionó el primer premio: la pensión con estancia de tres años en la Villa Mèdicis.

En 1879 viajó a Florencia, Venecia, Viena y Moscú como músico privado de Nadejda Von Meck, mecenas de Chaikovski y  durante su estancia en Rusia conoció la música de Alexander Borodin, Mili Balakirev, aunque se apartó de esos modelos clásicos introduciendo elementos nuevos que informaron su peculiar estilo traducido en el empleo de escalas de tonos, triadas, formación de  acordes con armónicos, indecisión tonal, melodías no dinámicas y acordes de noventa entre otras combinaciones.

Debussy ganó en 1884 el codiciado Grand Prix de Roma por su cantata "El hijo pródigo". de acuerdo con los requisitos del premio se instaló en la villa Médicis durante dos años presentando otras nuevas composiciones como la suite sinfónica Printemps" y una cantata "La señorita elegida",basada en el poema "La doncella bienaventurada" del escritor británico Dante Gabriel Rossetti.

En 1893 sus creaciones tomaron una verdadera valoración, entre ellas: "Cuarteto en sol menor"(1893) y "Preludio a la siesta de un fauno" (1894), que sería su primera composición orquestal escrita a los 32 años años, basada en un poema del escritor Stephane Mallarmé.

Debussy fue un consagrado lector de Charles Baudelaire y Paul Verlaine, cuyos contenidos plasmaron su música.
Su obra tenía esencial afinidad con los escritos de esos maestros de la literatura, así como con las obras de los pintores impresionistas, pues Debussy era un ser soñador y atípico porque sólo frecuentaba gente con capacidad para crear arte con su pluma, el pincel o sus sueños.


Su ópera "Pelléas y Melisandra" (1902) basada en la obra teatral del belga Mauricio de Maeterlinck le otorgó un reconocimiento sensacional tanto del público como de la prensa europea.

En los años  comprendidos  entre 1900 y 1918 compuso el maestro casi en forma exclusiva obras para piano como "Estampas"(1903), Líle joyense" (1904), "Imágenes"(dos series, 1905, 1907) y otros preludios.

Un verdadero genio, que tradujo su temperamento al tratar al piano no como instrumento de percusión sino como una viva expresión de su vida interior atormentada y desconforme consigo mismo.


Pese a ello, con cuarenta y pico de años, soportó con entereza un cáncer, con todas sus complicaciones, durante casi una década, hasta que su vida se apagó en París el 25 de marzo de 1918.


Los fragores del la Primera Guerra Mundial lo encontró componiendo música de cámara, algunas sonatas para violín y piano, violoncello y piano, flauta, viola y arpa, cuyas estructuras se aproximan al estilo neoclásico.


El gran compositor ruso Igor Stravinsky calificó a Debussy como "el primer músico del siglo" y para muchos críticos sigue siendo el más original.

 

Bibliografía:
Enciclopedia Universitas. Tomo I, pág. 180; Tomo 7, pág. 111; Tomo12, pág. 97 y sig.

Debussy. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. desde 1200 hasta 1299 a la altura de Entre Ríos 4200.
Carece de designación oficial.
Recuerda al gran maestro Claude Achille Debussy (1862 -1918) un verdadero snob de la música selecta.