DE PAOLI PEDRO (1897 - 1986)

Nos ilustra Alberto Buela: "Nació este descendiente de piamonteses en Casilda al sur de la provincia de Santa Fe, en la denominada “pampa gringa” el 28 de junio de 1897.
Cursó la escuela primaria en el Colegio de los Talleres del Ferrocarril Central Argentino en Rosario. Fue maestro rural de su provincia, tarea que alternó con la literatura.

Fue delegado del Consejo directivo de la Federación Agraria Argentina y se desempeñó como profesor en escuelas secundarias y del profesorado.

Llevó a cabo una tarea múltiple y multifacética: Durante la primera Guerra Mundial fue como cronista voluntario al frente francés. Trabajó también como bibliotecario. Dictó la cátedra “Historia de los partidos políticos” en la Universidad Nacional del Litoral en Rosario. Con sus trabajos sobre temas de historia argentina se incorporó a la escuela revisionista, que tuvo su sede en el Instituto Juan Manuel de Rosas.

Se destacó, como afirmamos, por ser un periodista perteneciente al ancho campo nacional con vocación por los temas históricos y como interés permanente la denuncia de la masonería en el manejo de la cosa pública en la vida de la república.

Estuvo casado con Agustina Sánchez, quien lo sobrevivió."

Al mismo tiempo ha sido un conocedor y cultor del tradicionalismo criollo , donde destaca la “democracia gaucha”. Al respecto su trabajo Trayectoria del gaucho (1944/1949) debe contarse entre las obras más características sobre esta temática, junto con las de Justo P.Sáenz, Martiniano Leguizamón y Carlos Villafuerte.
Sus trabajos históricos comenzaron con "Los motivos del Martín Fierro en la vida de José Hernández" (1947/1968) donde realizó la crítica histórica al período comprendido entre la batalla de Caseros y la Revolución de 1890, mostrando el influjo de la masonería en la paulatina extranjerización y dominación de la argentina.


Le siguió una extensa biografía del Facundo Quiroga titulada "Vida del Brigadier General Don Juan Facundo Quiroga, víctima suprema de la impostura" (1952) y continuó con Sarmiento: su gravitación en el desarrollo nacional(1964); "El revisionismo histórico y las desviaciones del Dr. José María Rosa (1965); Sarmiento y la usurpación del estrecho de Magallanes. Réplica a las opiniones del prof. Campobassi (1968).

Y su último trabajo en colaboración con el historiador riojano Manuel G.Mercado "Proceso a los montoneros" y "Guerra del Paraguay". Aplicación de la justicia social de clases, Bs.As., Eudeba, 1973/1974.


Llegamos finalmente al único trabajo político partidario de Pedro de Paoli, que es el que reeditamos en esta ocasión: "Peronistas ¿moriremos ahorcados?" editado en 1949 por José Luis Torres y bajo el sello de su editorial: Centro Antiperduélico Argentino.

Es un trabajo breve de 85 páginas que resumen las tesis clásicas de los peronistas críticos, esto es, aquellos que han criticado al partido político por ser un trampolín para escalar posiciones personales y sociales. Aquellos que ven en los parvenu al peronismo a los aprovechadores de los cargos y canongías que ofrece semejante movimiento de masas. Sobre todo si se puede llegar a las cercanías del General Perón, rodeado según sus propias palabras de “adulones y alcahuetes”.

La tesis de este trabajo es que “son estos quienes están frenando la Revolución, echándole arena a los cilindros de su mecanismo(p.13)... es hora de llamar a los verdaderos peronistas y alejar a los infiltrados”(p.83). En realidad la historia política del partido justicialista puede leerse en su curso de medio siglo de vida bajo el hilo conductor de: auténticos peronistas.

Debe abstenerse la desfachatez, la mediocridad, la deshonestidad, la ramplonería, la trapisonda, la incapacidad y, sobre todo, la traición a los principios y valores que encarna el peronismo fueron, son y todo indica que serán las mejores cartas de presentación para ocupar un cargo en el partido, en una lista partidaria o en un cargo gubernamental. Estas tres posibilidades se han visto cubiertas durante el medio siglo que lleva de vida, salvo honrosas excepciones, por los mismos y reiterados nefastos personajes que generación tras generación se multiplican a sí mismos, tapando, estorbando e impidiendo la llegada de los mejores a los cargos políticos.


Pedro de Paoli citó una y otra vez la frase de Perón: La revolución se hace con los audaces y el gobierno con los capaces. La revolución iniciada en 1945 se abortó, no llegó a su plenitud y nunca llegaron los capaces a ejercer el gobierno. El peronismo tuvo cinco experiencias de poder 1946-1955; 1973-1976; 1989-1999; 2002 hasta el presente. Así gobernaron sucesivamente Perón, Cámpora, Isabelita, Menem, Duhalde y Kirchner . De todos ellos salvo el caso del general Perón, el resto son hombres absolutamente menores, sin el mínimo trabajo espiritual sobre sí mismos y menos aún sobre sus adláteres.

Ignoran supinamente, y en algunos caso hasta desprecian la vida del espíritu. Al respecto conviene recordar lo afirmado por de Paoli aquí: Nuestra Revolución no tiene mística, carece de espíritu. No se ha hecho la revolución en los espíritus. Es totalmente materialista, solo se habla de mejoras materiales, sueldos, jubilaciones...Lo que da proyección a una revolución, lo que la hace permanente es el espíritu(p.31). Y éste, aunque nos duela, hay que decirlo con todas la letras no alumbró en el peronismo nunca. Hubo atisbos, pero no pasó de buenas intenciones con cursos de adoctrinamiento que repitieron mecánicamente “la monserga peronista” para entretener a la gilada, mientras que con los cargos se quedaban los vivos y ventajeros de siempre.


Pero Pedro de Paoli, no se quedó simplemente en la crítica sino que como buen tradicionalista argentino esbozó su propia teoría de lo que debería ser la Revolución peronista. Una Revolución hiere algo, va contra alguna cosa, lesiona algunos intereses...(p.23) sin olvidar lo que dijimos más arriba, que una revolución se torna permanente si se funda en el espíritu, afirmando que Nuestra Revolución que es, intrínsecamente, tradicionalista, patriótica, con arraigo en el pasado y con proyección hacia el futuro.

Nuestra Revolución es de argentinos auténticos, integralmente argentinos sin conexión con fuerzas o intereses foráneos(p.33).Porque a diferencia de Europa “ nosotros no tenemos en nuestro pasado lejano, un recuerdo de esclavitud, de oprobio, de explotación de los más por los menos. Nuestro pasado lejano es la aldea con pretensiones de ciudad, con artesanos de vida holgadísima, y de una vida tranquila y feliz. De una campaña con rebaños de centenares de miles de cabezas, con una extensión de tierra ilimitada sin dueño y con un habitante el gaucho, arquetipo de la raza, que era símbolo de libertad, de hidalguía, de coraje, de virilidad. De altivez, de integridad moral y de limpieza de espíritu.

La explotación del hombre por el hombre, la esclavitud, el hambre, la supresión de la libertad, etc., no estuvieron nunca en el pasado argentino; no pertenecen a nuestra historia; jamás han sido cosas inherentes a nosotros”(pp.47/48).

Su interpretación de la revolución peronista está dada en clave criolla que bien puede resumirse en esta otra estrofa del Martín Fierro:

Tiene el gaucho que aguantar
Hasta que lo trague el hoyo,
O hasta que venga un criollo
A esta tierra a mandar.

Finalmente el sentido popular de la revolución peronista lo encuentra allí donde dice Fierro:

Más Dios ha de permitir
Que esto llegue a suceder,
Pero hay que comprender
Para hacer bien el trabajo,
Que le fuego para calentar,
Debe ir siempre desde abajo.

Murió en Mercedes, provincia de Buenos Aires el 15 de junio de l986.

Bibliografía:
Estudio introductorio a la segunda edición del libro "Peronistas ¿moriremos ahorcados?" de Pedro de Paoli, Ed.Theoría, Bs.As. 2006.-
alberto.buela@gmail.com

De Paoli Pedro. Pasaje. Topografía:

Corre de N. a S.a la altura de Bv. Seguí 00.

Carece de designación oficial.

Recuerda al notable escritor y periodista peronista Pedro de Paoli ( 1897 - 1986).