DE NITO JOSÉ (1887 – 1945)

La presencia de un piano en las casas familiares de comienzos de siglo o la habilidad de alguno de sus habitantes - sobre todo si eran inmigrantes - para ejecutar un instrumento musical de viento, un acordeón, una mandolina o una guitarra , hizo que comenzaran a aparecer las primeras ofertas de enseñanza de música, sobre todo a través de muchos italianos que – habiendo arribado en algunos casos como integrantes de una compañía lírica - se radicaron aquí .

Ya por los años del Centenario comenzaron abundar los conservatorios, dirigidos por excelentes instrumentistas. De ese modo se establecería Albert Santángelo que dirigía el primer conservatorio a a fines del siglo XIX, algo que imitaría poco después Alfredo Bernardelli.

A esos nombres pueden agregarse algunos imborrables como Sebastián Grignolo, Alfredo Donizetti, Luis Provesi y Pascual Romano.


Igual prestigio alcanzarían el francés Leo Clelerot, Alejandro Rissone, cuyo Instituto Fomento de las Bellas Artes en Entre Ríos al 1000 gozara de enorme reconocimiento.
Al conservatorio del profesor José Caiano asistió varios años José De Nito empezando sus estudios musicales muy tempranamente bajo su dirección.


La ciudad en los almacenes de música podía adquirir pianos, acordeones, flautas, mandolinas, los que se empeñaban en satisfacer las apetencias musicales de los rosarinos.
A los De Nito, aconsejado por músicos italianos de trayectoria, conocedores de sus conocimientos y aptitudes, a los 24 años se trasladó a Nápoles para perfeccionarse con los profesores Vicente Romaniello y Genaro Nápoli ingresando prontamente al Real Conservatorio de Música de San Pietro a e Maiella.


En 1902 ganó por concurso una beca real, que no aceptó porque de haberlo hecho era obligación renunciar a la ciudadanía argentina.Dos años después obtendría el puesto de “maestrito” ayudante de la clase de teoría musical y solfeo del profesor César Bernardo Bellini y al año siguiente con el mismo título, ejercería en las clases de piano del profesor Alejandro Longo.


Al descubrir sus dotes musicales, la Unión Artística napolitana lo ungió presidente del área lírico – dramática y 4 años después se lo elevó al puesto de maestría de composición y director de orquesta en las clases de los profesores Camilo De Nardos y José Martucci, que por entonces representaban la más alta expresión en el arte de la pauta.


El célebre Pablo Serrao le llamaba su alumno predilecto y todo el abanico de profesores que se sucedieron en el Real conservatorio de Nápoles tuvieron una especial deferencia y admiración para el maestro rosarino.


Además de ejecutor y compositor, De Nito ejerció la crítica artística en publicaciones periódicas mientras se encontraba en tierra napolitana.


Fue diplomado en julio de 1909 y al año siguiente regresó a su ciudad natal. Aquí fue profesor de composición y piano en el Conservatorio Romano y de composición en el Conservatorio Martinoli.


Más tarde junto a su hermano Humberto dirigió en nuestra ciudad una filial del Conservatorio Beethoven de Buenos Aires.


Por su temperamento jamás buscó editor para sus obras, por lo cual la mayoría de ellas permanecieron inéditas.


Fue autor de estudios críticos, apuntes de psicología musical, varios poemas sinfónicos y composiciones orquestales.


Nació en Rosario el 12 de noviembre de 1887 y falleció en la misma el 24 de agosto de 1945.

 

 

Bibliografía:
Diario “La Nación”, 1916.
Mikielievich Wladimir C: “José De Nito” en Diccionario de Rosario: Tomo XXXVI

De Nito José. Pasaje. Topografía:
Corre de E. a O. en la manzana rodeada por las calles Cochabamba, Gutemberg, Pasco y Carriego.
Se le impuso ese nombre por D. 21677 del año 1958.
Recuerda al maestro y compositor José De Nito (1887 – 1945) que consagró su vida a difundir el arte musical en Rosario.